Martes, 21 enero 2020

Seis tendencias que en 2020 marcarán la ciberseguridad en España

La ciberseguridad cobra cada vez más importancia, en un mundo donde aparecen 350.000 nuevas variantes de malware (virus informáticos) a diario.

Los temidos ransomware (especializados en cifrar nuestros datos confidenciales), troyanos bancarios (utilizados para suplantar identidades y apoderarse de información clave en la banca online) y los backdoors (capaces de hasta grabarnos mediante cámaras sin que nos demos cuenta) se encuentran en la cima de las amenazas actuales. Pero nuevos peligros y mutaciones de ataques emergen con una velocidad asombrosa.

¿Cuáles serán las principales tendencias este año para protegemos de las amenazas del ciberespacio? ¿Cómo contrarrestar los avances, evolución y ‘perfeccionamiento’ de la piratería informática? El informe ‘La ciberseguridad en España’, recientemente elaborado por Google y The Cocktail Analysis, hace hincapié en estas cuestiones. Entre otros puntos, destaca lo siguiente:

1-Contrataciones masivas de profesionales: se necesitan 350.000

Aunque la cifra suene muy elevada, el informe sostiene que en Europa se necesitan al menos 350.000 profesionales del sector. Este escenario prevé contrataciones masivas de expertos, también en España. Eso sí, deben estar perfectamente cualificados, con una formación actualizada que responda realmente a las necesidades del mercado.

En la actualidad, dos tercios de las empresas españolas carecen de suficientes empleados para combatir las amenazas del ciberespacio.

2-Las pymes, uno de los principales blancos de ataques

Tomar conciencia de la magnitud que tienen los ciberataques es una cuenta pendiente de las pymes españolas. El 99,8% no se consideraba en 2019 un objetivo atractivo para los hackers. Traducido, casi 3 millones de empresas en España están aún poco o nada protegidas. Una de las grandes tendencias que marcarán 2020 será el incremento de medidas preventivas por parte de este sector.

No es un tema menor en absoluto, en nuestro país ni en el resto del continente: el 60% de las pymes europeas que son víctimas de ciberataques desaparece en los seis meses siguientes al incidente, muchas veces lastradas por el coste medio del ataque, que suele rondar los 35.000 euros, según el estudio. El segmento de pymes y usuarios particulares fueron los principales objetivos de los ciberataques en 2018, con un total de 102.414 incidentes registrados en España.

3-El 84% de grandes empresas aumentará su presupuesto en ciberseguridad

La otra cara de la moneda la conforman las grandes empresas españolas, sabedoras -a esta altura del partido- que el ciberdelito es una de las mayores lacras que pueden minar su funcionamiento. Por ello, el 84% de las empresas españolas incrementará su inversión en ciberseguridad este año (y los dos siguientes). La media invertirá un piso mínimo de un 10% de su presupuesto informático para acciones preventivas contra el hackeo y la piratería informática.

Conseguir talentos en Ciberseguridad es uno de los grandes retos no solo en el universo de las empresas privadas.

Una de las líneas principales que este año reforzarán las compañías de gran volumen en España pasará por mejorar su protocolo de seguridad, en cuestiones específicas. Por ejemplo, solo el 14% actualiza sus contraseñas con regularidad, y apenas el 21% hace regularmente copias de seguridad de sus archivos y actualiza los sistemas operativos de sus dispositivos. Tienen previsto modificar este escenario de manera radical, para evitar duras consecuencias.

4-El auge de los antivirus de pago podría consolidarse en los dispositivos

Otro dato preocupante y a tener en cuenta es que apenas el 25% de los españoles paga por un antivirus en su ordenador, móvil o tableta. El porcentaje realmente es muy bajo, y contrasta con su percepción de peligro: solo 1 de cada 10 usuarios hoy se manifiesta completamente seguro cuando accede a internet. El 75% considera la ciberseguridad como muy importante.

No son pocos los expertos en la materia que consideran que este puede ser el gran año de despegue de los antivirus de pago: el punto de partida para prever esta tendencia precisamente pasar por la comprensión de la importancia de la ciberseguridad.

Uno de los factores que más influyen en este aspecto es que -ante una mayor protección de las grandes compañías-, cada vez hay más ataques dirigidos a ciudadanos. Muchos dan como un hecho que el antivirus de pago se consolidará entre ellos y llegará a sus dispositivos, debido a una cuestión de imperiosa necesidad.

5-El foco estará puesto en la tipología de ataques: serán más masivos

Como se señala anteriormente, los ataques a grandes empresas (en relativa medida) han disminuido para dejar paso a un mayor número de ataques a pymes y ciudadanos comunes. Este cambio de objetivo define la naturaleza de los ciberataques actuales. Los especialistas en este campo deberán ajustar sus acciones contra los ciberdelitos que acapararán la atención este año.

La media de ataques será menos dirigidos, poco complejos técnicamente y más masivos: se lanzarán a discreción sobre muchas víctimas potenciales.

No obstante, las empresas deben mantener su alerta. Según el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), en España en 2016 el coste medio de un ciberataque rondó los 75.000 euros, lo que supuso unos 14.000 millones de euros de pérdida para todo el tejido empresarial del país, desde las empresas más grandes hasta las más pequeñas.

6-La formación específica, cada vez más necesaria

2020 estará también signado por la imperiosa necesidad de una formación acorde a las necesidades del mercado. La prevención es más importante que nunca y está en manos de los especialistas del sector prevenir las acciones delictivas de redes sofisticadas de hackers. Ataques a dispositivos por voz, reconocimiento biométrico para localizar víctimas, phishing a través de IoT… son algunas de las amenazas que cobran cada vez más protagonismo.

Posgrados como el máster en Ciberseguridad informática online de UNIR garantizan una capacitación realmente a la altura del contexto, y más teniendo en cuenta que la empleabilidad del sector crecerá de manera sostenida, por las características antes mencionadas.