Martes, 28 julio 2020

Auditoria de prevención de riesgos laborales: ¿en qué consiste?

¿Cómo saber si el Plan de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) de una empresa es el adecuado, eficaz e, incluso, fiable? Uno de los instrumentos más recomendables es una auditoría. ¿Sabes en qué consiste una auditoría de prevención de riesgos laborales? Desde UNIR abordamos sus características y puntos destacados.

¿Cuál es la función de la auditoría de prevención de riesgos laborales?

Llevar a cabo una auditoría de riesgos laborales en una organización nos permite tener una foto actualizada de su sistema de prevención de riesgos. Las tareas que se realizan son el análisis de los riesgos, la valoración de los requerimientos, la detección de errores o puntos débiles y la toma de decisiones dirigidas al perfeccionamiento y mejora del sistema. Es decir: determinar su eficacia y posibles deficiencias.

La auditoría sirve como herramienta para realizar el seguimiento acerca del cumplimiento de las actividades preventivas de riesgos laborales definida por la empresa.

Existen diferentes tipos de auditorÍa de prevención de riesgos laborales, que se pueden distinguir en relación con:

– Los aspectos que se van a auditar.

– El alcance dentro de la organización.

– La metodología utilizada en la auditoría.

 

El proceso de auditoría

En la auditoría se lleva a cabo un análisis documentado y objetivo del sistema de prevención, teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

– La evaluación inicial y periódica de los riesgos, así como los resultados de estas.

– La planificación de actividades preventivas teniendo en cuenta los recursos de que dispone la empresa.

– La adecuación de los procedimientos y medios requeridos para realizar las actividades preventivas necesarias.

Para llevar a cabo la auditoría es importante que tanto los trabajadores como el empresario cuenten con una metodología y procedimientos determinados que incluyan lo siguiente:

– El análisis de la documentación relativa al plan de prevención de riesgos laborales, la planificación de actividades preventivas, y la evaluación de riesgos.

– La visita para el análisis del entorno de trabajo, con la intención de comprobar los riesgos identificados.

– La evaluación de la adecuación del sistema de prevención.

 

¿Qué empresas deben realizar una auditoría de PRL?

No todas las empresas tienen la obligación de realizar auditorías sobre el sistema de prevención de riesgos laborales. Las que no están obligadas son:

– Las de menos de 50 trabajadores.

– Las que no desarrollen actividades de las recogidas en el anexo I del RD 39/1997 que las regula (incluye a aquellas en las que intervienen productos químicos de alto riesgo, fabricación, manipulación y utilización de explosivos, la industria siderúrgica o la construcción naval, entre otras).

– Las que desarrollen las actividades preventivas con recursos propios.

– Las que por la baja complejidad de las medidas preventivas sea clara la eficacia de su sistema de prevención de riesgos laborales.

 

La primera auditoría del sistema de prevención debe realizarse en los doce primeros meses siguientes al momento de realización de la planificación de la actividad preventiva. Las auditorías se repiten cada cuatro años, excepto para las actividades incluidas en el Anexo I del real decreto indicado anteriormente, que será en un plazo de dos años.

Actualmente, muchas empresas se someten a auditorías del sistema de prevención de forma voluntaria para mejorar los procedimientos y las herramientas que utilizan. Es decir, las empresas no están obligadas reglamentariamente, pero les ayuda a mantener un orden y seguimiento de sus procesos a este respecto. Las auditorías de PRL ofrecen a las empresas confianza sobre la eficacia de su sistema de gestión de prevención de riesgos laborales y su capacidad para cumplir los requisitos legales.

Ser auditor de prevención de riesgos laborales

Para poder realizar las funciones de auditor de los sistemas de prevención es necesario tener una titulación universitaria oficial y poseer una formación mínima de 600 horas acreditadas por una universidad con el contenido que se recoge en el anexo VI del real decreto ya citado. Las auditorías las pueden realizar tanto personas físicas como jurídicas que no tengan ningún tipo de vinculación con la empresa, que posean conocimientos sobre la materia y que cuenten con autorización de la autoridad laboral competente.