Solicita información

Las técnicas narrativas como herramienta de apoyo

Las técnicas narrativas son mecanismos a los que el autor recurre para dar forma a su relato. De todos modos, escribir es un proceso creativo y no debe verse limitado por dichas técnicas.

A la hora de enfrentarse a una hoja en blanco con la intención de comenzar a escribir, el autor cuenta con una serie de técnicas narrativas que pueden facilitarle la tarea, o al menos ayudarle a dibujar el esquema que desea seguir en cuanto al narrador, el espacio, el tiempo, la trama o los personajes de su historia.

Las técnicas narrativas son los diferentes procedimientos a los que el autor puede recurrir para construir su relato. Sin darnos cuenta, a diario, ya usamos de manera instintiva muchas de esas técnicas para comunicarnos. El trasladarlas a la literatura es el siguiente paso, pero nunca deben aplicarse siguiendo estrictamente su definición. Es decir, escribir, sea cual sea el estilo elegido, es un proceso creativo y como tal no debe estar sujeto a férreas normas. En todo ese proceso, el autor ha de sentirse libre a la hora de desarrollar el relato, incluyendo todos aquellos elementos que desee. Las técnicas narrativas le servirán de ayuda, a modo de una útil guía a tener en cuenta pero no deben encorsetar el proceso.

Un texto no será mejor porque el autor haya seguido al pie de la letra las técnicas elegidas. Son un apoyo que no debe condicionar la libertad del escritor.

genios de la literatura

El narrador

Antes de comenzar a escribir, debemos tener claro quién va a ser el narrador, desde qué punto de vista vamos a contar la historia sobre la que queremos escribir, cómo vamos a hacerlo. La elección que hagamos condicionará el texto. Podemos clasificarlos en varios tipos:

  • Narrador protagonista: Su punto de vista es completamente subjetivo, pues cuenta su historia. Emplea la primera persona al escribir.
  • Narrador omnisciente: Es aquel narrador que conoce todos los detalles sobre los personajes y sus acciones. Escribe en tercera persona.
  • Narrador cuasi-omnisciente: Es ajeno a la historia, por tanto, la cuenta desde el punto de vista de uno de los personajes. No sabe qué va a pasar. Utiliza la tercera persona.
  • Narrador testigo: Puede formar parte o no de la trama, pero si lo hace es como un personaje secundario. Cuenta unos hechos en primera persona.

La historia

El siguiente paso es definir los puntos clave de la historia. En un primer momento el autor puede recurrir al tradicional esquema planteamiento-nudo-desenlace, pero a partir de ahí no hay reglas. A medida que el relato se va desarrollando, pueden ir surgiendo nuevos personajes y nuevas tramas que no estaban previstas.

máquina de escribir

Así que entre las cuestiones a tener en cuenta en este punto, están la trama primaria, las posibles tramas secundarias, el final prefijado y los finales alternativos.

  • Historias paralelas: El autor decide contar las historias de más de un personaje, las cuales transcurren en un espacio de tiempo similar pero de manera independiente. Estas historias pueden estar o no relacionadas entre sí, pero siempre mantienen un punto en común.
  • Vasos comunicantes: Varias historias que influyen las unas en las otras.
  • Cajas chinas: Una historia elaborada a partir de más historias, contenidas unas en otras.
  • Iceberg: En el relato aparece reflejada solamente una parte de lo que realmente constituye la historia.
  • Dato escondido: La obra se desenvuelve sin que aparezca un dato clave, que se desvela en un momento determinado.

Los diálogos

Además de la trama, también hay que tener presentes detalles como la estructura que tendrá la obra, en cuántos capítulos y de qué extensión o si habrá o no diálogos.

Los diálogos pueden ser:

  • Diálogos de estilo directo: Aparecen reflejadas las palabras textuales de los personajes.
  • Diálogos de estilo indirecto: El narrador resume las palabras de los personajes.

Si no hay diálogos el autor puede optar por:

  • Monólogo interior: Es el discurso que se produce únicamente en la mente del personaje. No lo pronuncia ni lo hace público.
  • Soliloquio: El personaje conversa en voz alta consigo mismo. Es un recurso especialmente utilizado en los textos teatrales.

monólogo

El tiempo narrativo

El tiempo es imprescindible para articular el texto. Evidentemente, el tiempo de una obra literaria es distinto al tiempo real. La opción más común es el tiempo lineal, en el que un momento sucede a otro, pero el autor puede decidir alterarlo de diferentes maneras:

  • Flashback: Una vuelta a un momento del pasado, durante la narración, de manera repentina.
  • In medias res: El relato comienza en mitad de la historia, normalmente en un momento clave. Permite al narrador avanzar o retroceder en el tiempo.
  • Trasloque: Se producen constantes saltos en el tiempo y sin ningún orden.
  • Flashforward: El narrador cuenta una historia que todavía no ha sucedido, que tendrá lugar en el futuro.
  • Racconto: Saltos en el tiempo siempre hacia el mismo momento del pasado, con la intención de que el lector conozca todos los detalles de este momento.

Cada escritor debe valorar cuáles son las técnicas narrativas que mejor se adaptan a la historia que quiere contar, pues la técnica nunca debe influir en el relato de manera que cambie su significado. El autor ha de ser fiel a su idea y modelarla empleando estos recursos. Aprende las técnicas más adecuadas para tus relatos con el Máster en Escritura Creativa online de UNIR

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado