Solicita información

El desafío de las Humanidades. El saber actual y contemporáneo

¿Qué pueden hacer por ti las Humanidades? Igor Barrenechea, coordinador académico del Máster de Humanidades de UNIR explica la capacidad de análisis y visión 360º que aporta esta disciplina en el mundo actual.

En un mundo global, en donde la tecnología y la revolución digital han cobrado un marcado protagonismo, impera la creencia, en ciertas jóvenes generaciones, de que las Humanidades han quedado obsoletas. Hablar de Aristóteles, Sócrates o Platón, de las artes arquitectónicas o pictóricas, parecen cosas del pasado. No digamos la Historia o el cine en blanco y negro, parajes que muchos chicos y chicas creen que de nada sirven, aunque estén en permanente contacto con ellos (directa o indirectamente) a través de la cultura que habitualmente consumen.

Las Humanidades parecen haberse convertido en pocas décadas en unas herramientas vetustas y trasnochadas, descompasadas al ritmo de los tiempos actuales. Uno se acuerda instintivamente y le viene a la mente una biblioteca llena de hermosos, pero polvorientos volúmenes, que son más dignos de observar y admirar por sus bonitas cubiertas que de consultar porque parece que su información ha quedado obsoleta en ellos, frente a un mundo cambiante y conocimientos inmediatos gracias a las nuevas tecnologías.

Señalaba el escritor inglés Edward George Bulwer-Lytton (1803-1873) con suma claridad: “Mientras haya libros no existe el pasado”. Sin duda, tales volúmenes conservan los saberes y los pensamientos de gente que hace tiempo está criando malvas y que poco o nada pueden enseñarnos sobre los desafíos del presente (como si se creyera que ellos nunca tuvieron su propio presente ni sus propios desafíos tan humanos como los nuestros) … Se nos impone una visión instantánea de la realidad y de nosotros mismos.

Si no estamos informados de los últimos acontecimientos, entonces, parece que nos hemos quedado atrás devorados por el peso de las noticias actuales (muchas de ellas intrascendentes o más una crónica de sucesos fácilmente olvidables que acaban en el sumidero de la Historia).

Las ideas fundamentales siempre estarán ahí omnipresentes

 

La pasmosa sensación que nos recorre a muchos docentes, escritores, intelectuales, científicos e investigadores es que somos amantes de un tiempo irrecuperable. Los libros se han convertido en objetos vintage, frente a los e-book. Pero no es así, la incomprensión o la preeminencia de ciertas percepciones es mera fachada.

Libro

Todavía se publica mucho y abundantemente en papel (sobre temas de mucho interés, aunque también de cosas horrendas, propias de la prensa amarilla); pues todavía hay demasiado que pensar y asumir del pasado porque no es algo de lo que podamos desprendernos tan fácilmente como creemos. Es una maleta que portamos, nos guste o no (cómo la vamos llenando es asunto nuestro).

Somos hijos de una época, sí, y aunque hemos sustituido las máquinas de escribir analógicas por ordenadores o tablets, las ideas fundamentales siempre estarán ahí omnipresentes (qué somos y de dónde venimos), son baluartes de una sabiduría atemporal y humanista. Y, sobre todo, desvela que la única manera de que el mundo digital y virtual, que parece haber sustituido a las grandes bibliotecas de piedra o saberes, llame nuestro interés, reside en llenarlo de contenidos.

Otra cosa es si son valiosos o evanescentes, y si contamos con el criterio para cribarlos en su tremenda avalancha. Cierto es que habrá quien opte por leer noticias que son de paso, pero no siempre es así. Las cuestiones actuales preocupan y mucho.

El mundo de hoy no se puede entender sin el pasado

El cambio climático, la pandemia, la guerra en Ucrania, la violencia yihadista en el Sahel, la crisis económica, los debates políticos o los enfrenamientos ideológicos, la situación de la mujer, el carácter y actitudes de la nueva juventud, su formación, hacia dónde se encamina la Humanidad (entre guerras, pandemias y la flagrante degradación de la Naturaleza), etc. todo ello es presente, pero la única manera de comprenderlo es, aunque suene a iracunda paradoja, a través del pasado, de la forma en que hemos llegado hasta aquí.

El pasado que tuvo un presente, aunque hace tiempo que haya desaparecido. Primero, porque nada perdura para siempre y, segundo, porque el paso del tiempo nos impide congelarlo. Todo él es pasado, presente y futuro en un mismo segundo. Pero nuestra conciencia, sensibilidades sociales o políticas; nuestro pensamiento y forma de entendernos a nosotros mismos en el mundo no son flor de un día, evolucionan y se transforman. Parten de algún sitio. Y ese segundo antes aludido puede ser trascendente, si añadimos otros segundos y ciertas responsabilidades.

Saber y pensar bien es la única manera de salir airosos de la honda oscuridad del incierto futuro mirando a la luz del conocimiento humano. Este conocimiento, la capacidad de análisis, visión 360° del mundo y, en definitiva, saber pensar para entender, son algunas de las capacidades que se adquieren con el Máster en Humanidades de UNIR.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    ¿Cuánto cobra un compositor musical?

    En el salario de un compositor musical influyen diferentes factores: si trabaja de freelance o está contratado, el área hacia donde orienta su trabajo, su experiencia o su prestigio.

    Componer música para videojuegos: recomendaciones

    La música acompaña al jugador a lo largo de toda su experiencia, convirtiéndose en una protagonista más del videojuego, cobrando vida propia y adaptándose a las particularidades de cada historia.

    Actualidad fotográfica en España: agentes, espacios y recursos

    Existen un sinfín de actividades de visibilización para todos los públicos. En este artículo hacemos una revisión de los principales agentes, espacios y recursos disponibles en España para difundir la fotografía artística.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado