Select Page

Los grandes retos del trabajo en el futuro: qué perfiles buscarán las empresas (y en qué campos deberías formarte)

Por Desarrollo Directivo 24-11-2020

¿Qué tipos de empleos desempeñarán buena parte de los 10.000 millones de seres humanos que habitarán la Tierra antes de 2050? Luis Pérez, profesor de UNIR y experto en análisis del mercado laboral, aporta las claves en este artículo.

La vertiginosa revolución tecnológica en la que se encuentra inmerso el mundo implica enormes desafíos en un horizonte no tan lejano. Los coloquialmente denominados “trabajos del futuro” trazan un escenario global con interrogantes (y también cada vez más certezas) sobre cómo se ganarán la vida las personas en los años venideros, qué profesiones ‘caducarán’, y cómo nos repartiremos las tareas en el ámbito profesional.

En definitiva, qué tipos de empleos desempeñarán buena parte de los 10.000 millones de seres humanos que habitarán la Tierra antes de 2050 (según las previsiones de organismos internacionales como el Banco Mundial o Naciones Unidas). Esto desvela por igual a jóvenes y adultos, a Estados y empresas, y a todo tipo de instituciones (entre las que están incluidas las universidades, por supuesto).

Luis Pérez es profesor de la Facultad de Empresa y Comunicación de UNIR y director de Relaciones Institucionales de Randstad España. Especialista en el análisis del mercado laboral y los Recursos Humanos, se define como “un apasionado en dar forma al mundo del empleo”. Desde su campo de investigación en el ambiente académico y profesional, hace tiempo que viene estudiando y liderando numerosos proyectos sobre los cambios de paradigma que se avecinan el mundo laboral.

–¿Considera que los españoles nos estamos preparando adecuadamente, a nivel formativo y empresarial, para afrontar los retos que planteará el mercado laboral del futuro?

–Los mismos trabajadores intuyen que queda mucho trabajo por hacer. El 61% de los profesionales españoles considera que la formación que reciben por parte de sus empresas no les prepara adecuadamente para afrontar los retos del futuro. Este dato es ocho puntos porcentuales superior que la media mundial (53%) y solo es superado por tres países asiáticos: Singapur (64%), China (73%) e India (81%).

–¿Qué es lo que más echan en falta o reclaman para que la formación esté a la altura de las circunstancias?

–Según nuestros registros, encuestas y trabajos que llevamos adelante en la consultora, e investigaciones académicas en las que participo, el 23% de los profesionales españoles asegura hoy no contar con la tecnología ni los conocimientos para llevar a cabo su actividad profesional en remoto a través del teletrabajo, imprescindible en la actual situación (y que será más importante aún en el futuro).

–¿Hay determinados colectivos que resultan más vulnerables o frágiles ante esta situación?

–En España son las trabajadoras las que se sienten menos capacitadas para trabajar en remoto. Así piensan el 26% de las profesionales mujeres, mientras que, entre sus compañeros varones, esta percepción desciende hasta el 20%.

–De cara a las características del mercado laboral que ya asoma, ¿en qué escala o ‘peldaño’ de Europa nos sitúa esta percepción de los españoles?

–La percepción negativa sobre la formación de las empresas por parte de los trabajadores españoles es la mayor de Europa y supera con creces la de países de nuestro entorno, como Francia (58%), Alemania (57%), Italia (55%), Portugal (52%) o el Reino Unido (51%).

Los sectores que demandan mayor innovación

–¿Qué sectores demandan u otorgan más importancia a la innovación?

–Los sectores en los que mayor importancia tiene la innovación y que con mayor velocidad evolucionan las tecnologías, son curiosamente los que menos confían en la formación de sus empresas. Es el caso de los trabajadores de los sectores de las telecomunicaciones (76,9%), el aeronáutico y del automóvil (76,5%) o el de la educación (67,6%), de acuerdo con al Informe ‘El Futuro del Trabajo’ de Randstad.

El 91% de los trabajadores españoles desea recibir formación, incluso de otros sectores distintos a su actividad, para así reinventarse y evitar el desempleo en los próximos años.

Pero aquí hay que tener en cuenta un aspecto fundamental: los trabajadores españoles no se sienten satisfechos con su formación, pero no porque no estén dispuestos a recibirla. El 91% de ellos desea recibir formación, incluso de otros sectores distintos a su actividad, para así reinventarse y evitar el desempleo en los próximos años.

–Al intentar esbozar un panorama del mercado laboral de aquí a una década, ¿son fundados los temores colectivos de que muchos empleados desaparecerán?

–Según ese informe que comentaba, el 30% de los empleos se modificarán mientras uno de cada siete trabajos actuales directamente desaparecerá. Además, y a pesar de la importancia de la tecnología en la economía actual, más del 25% de las grandes empresas de la OCDE están teniendo dificultades para encontrar determinados perfiles tecnológicos. Según el estudio Talent Trends de nuestra consultora, la flexibilidad de los perfiles profesionales, su adaptación a las nuevas tendencias y el impacto de la tecnología serán aspectos fundamentales en el empleo del futuro.

Ajustar la formación a lo que demandará el mercado del trabajo

–¿Por qué es tan importante apostar por la formación online, teniendo en cuenta el mundo laboral que se acerca? ¿Qué ventajas tiene? ¿Existen inconvenientes dada la coyuntura actual (por ejemplo, el coste de los cursos en línea en un momento de crisis o cuando muchas personas están sufriendo ERTEs, recortes salariales e incluso despidos o pérdidas de ingresos)?

–Por supuesto recomendamos encarecidamente a todos los profesionales, independientemente de la situación laboral por la que estén atravesando, invertir tiempo en formación o en el desarrollo de competencias útiles para mejorar su empleabilidad. Conscientes de que la situación es muy difícil, tanto UNIR (Universidad donde ejerzo la docencia) como Randstad (empresa en la que me desenvuelvo profesionalmente) han decidido poner al servicio de alumnos, profesores de universidades públicas y privadas, empresas y profesionales de manera gratuita sus principales plataformas de formación online y desarrollo de la empleabilidad, a través de diversas iniciativas.

Un ejemplo ha sido el programa gratuito en competencias digitales que la UNIR ha lanzado este año, tanto en España como en Latinoamérica, para formar a profesores y profesionales en metodologías en línea y transformación digital. Solo en Ecuador más de 3.500 docentes y profesionales de un centenar de universidades e institutos tecnológicos de ese país participaron en esta propuesta, que culminó a finales de octubre pasado. En España también ha tenido gran éxito, con cursos celebrados de manera telemática.

–¿Qué ‘tips’ debe tener en cuenta un estudiante universitario a la hora elegir un curso online, para no equivocarse, y en relación a lo que exigirá el mercado laboral?

–Antes de lanzarnos a buscar formación, hemos de ser conscientes de qué necesitamos, algo que a veces no sabemos ni nosotros mismos. Hemos de detectar nuestros puntos fuertes y nuestras carencias, algo que no siempre es sencillo, sin perder de vista lo que está demandando el mercado. Entonces sí estaremos dispuestos a buscar soluciones, que serán útiles siempre y cuando, mejoren de manera eficaz nuestra empleabilidad y habilidades.

Los campos con mayores posibilidades en el futuro

–En qué campos deberían formarse los españoles para tener mayores perspectivas de empleo en el futuro?

Según los estudios que he mencionado de Randstad, casi la mitad de los responsables de Recursos Humanos (47%) afirma que están invirtiendo estrategias en análisis predictivo del talento. Además, el 64% indica que ya están demandando significativa o moderadamente profesionales con capacidades de análisis. La gran mayoría (81%) consideran el análisis como algo fundamental a la hora de adquirir talento, una percepción que ha estado aumentando constantemente desde 2016.

Pero no solo en materia de Recursos Humanos. Algunos de los campos más interesantes son el Big Data y el análisis de datos. Representan una tendencia en alza en numerosas empresas, y más que nunca, las estrategias de crecimiento empresarial estarán guiadas por indicadores y previsiones analíticas de la evolución del mercado.

–¿Qué otras habilidades escasean hoy en el mercado laboral?

Las habilidades sociales son cada vez más importantes porque ayudan a los trabajadores a cooperar y trabajar en equipo, lo que es cada vez más importante en los trabajos de hoy en día. Estos patrones generales son consistentes con la base de datos “Skills for Jobs” de la OCDE. Documenta la escasez de habilidades matemáticas, y no solo éstas, sino también las relacionadas con el juicio, la toma de decisiones y con la percepción social.

–¿Las profesiones relacionadas con las ciencias, matemáticas, ingeniería y tecnología (STEM) adquirirán un rol cada vez más protagónico?

–Sin dudas, las profesiones STEM tienen y tendrán cada vez más demanda en nuestro mercado laboral. Pero aquí hay que señalar un aspecto muy destacado. Está demostrado que las mujeres están mal representadas en los campos de STEM en términos de educación y trabajo. Solo el 30% de los graduados de STEM en España son mujeres, y la representación femenina en carreras en estos campos es aún menor, al igual que ocurre en los niveles laborales.

Para las trabajadoras, estas demandas cambiantes de habilidades han llevado a dos patrones diferenciados: mientras que las mujeres todavía están muy poco representadas en las ocupaciones de STEM, a las mujeres altamente cualificadas en general les está yendo al menos tan bien o incluso mejor que a los hombres altamente cualificados porque ha habido un aumento muy fuerte en la demanda de habilidades sociales dentro de trabajos altamente calificados.

–¿Debemos fiarnos de los curso gratuitos? Por ejemplo, hay plataformas como Linkendin que ofrecen cursos o formación online sin costes…

–El precio no tiene por qué ser determinante de la calidad de un curso. Sí lo es el prestigio de la empresa o institución que lo imparte y, principalmente, la adaptabilidad que esos conocimientos o competencias van a tener para nosotros o para nuestro equipo.

Cómo reinventarse para acceder o progresar en el mercado laboral

–Las crisis son un buen momento para reciclarse… ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de reinventarnos? ¿Esto resulta más difícil para un profesional senior o con mucha experiencia?

–Todos los profesionales deberían contemplar la formación como una constante que no se ha de detener durante toda su carrera y que es necesaria para ser competitivo, independientemente de la situación en la que se encuentre. De hecho y según el estudio Talent Trends de Randstad, la flexibilidad de los perfiles profesionales, su adaptación a las nuevas tendencias y el impacto de la tecnología serán aspectos fundamentales en el empleo del futuro, para lo cual es fundamental conocer sus propias competencias y desarrollarlas.

La flexibilidad de los perfiles profesionales, su adaptación a las nuevas tendencias y el impacto de la tecnología serán aspectos fundamentales en el empleo del futuro

–En este 2020, el teletrabajo ha sido una prueba de fuego para empresas y trabajadores en España. ¿Cuáles son nuestras carencias o talón de Aquiles? ¿Cómo podemos mejorar nuestra formación digital (tanto las empresas como los trabajadores)?

–Antes de que estallara esta crisis y la pandemia, el 58% de los trabajadores españoles consideraba que su puesto disponía de todo lo necesario para poder teletrabajar, lo cual es una cifra bastante positiva. Sin embargo, esta situación ha sorprendido a muchas empresas, que no habían ofrecido a sus empleados planes adecuados de formación en este sentido. La buena noticia es que aún están a tiempo de mejorar estas competencias de manera online.

El desafío de la formación-reciclaje

–La formación-reciclaje nos garantizará un puesto de trabajo? ¿Para las empresas es más rentable invertir en la formación de sus trabajadores o despedir y reemplazarles?  

–La formación es una de las mejores inversiones que pueden llevar a cabo tanto empresas como profesionales. La formación que imparten las empresas no solo contribuye a que sus empleados cuenten con unas competencias que los haga más productivos, sino que se sienten más motivados y valorados por su empleador, lo que redunda en su productividad.

En el ámbito universitario, las instituciones de educación superior deben garantizar una formación que propicie el aprendizaje continuado y actualizado, siempre atendiendo las necesidades del mercado laboral -presente y futuro- como eje de su oferta académica. UNIR refleja esta situación a la perfección. Su metodología permite estudiar sin desplazarse a una sede física, mediante un modelo de aprendizaje personalizado, que tiene al alumno en el centro. Su oferta académica, en tanto, está en permanente consonancia con las requisitorias del mercado laboral.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto