Martes, 14 enero 2020

¿En qué consiste la Psicología forense?

Una de las especializaciones de la Psicología que ha ido ganando mayor prestigio y desarrollo con los años, ya sea en investigación como en su aplicación, ha sido la Psicología Forense. En UNIR te contamos en qué consiste esta especialidad y las funciones del psicólogo social.

¿Qué es la Psicología Forense?

Dentro del ámbito jurídico, la Psicología Forense es la rama que aplica los principios e investigaciones generales de la Psicología (ya sea clínica, social, cognitiva…) con el objetivo de asesorar a los jueces y tribunales en los procesos judiciales. En otras palabras: el psicólogo forense se encarga de realizar peritajes psicológicos, informes sobre la veracidad de los testimonios o, incluso, realizar valoraciones sobre las medidas legales tomadas, por ejemplo, en los casos de delincuencia en menores.

El psicólogo forense debe contar con una formación sólida y extensa en Psicología, en los métodos y técnicas de evaluación psicológica y conocimientos en Derecho Penal y Civil.

Siguiendo la clasificación de A. Manzanero (Teoría y práctica de la investigación criminal, 2009), la Psicología Forense tiene dos áreas de actuación: la clínica y la experimental.

–La Psicología Forense clínica se centra en la evaluación de daños psicológicos de las víctimas, del estado mental de los agresores o de la capacitación de un testigo para declarar. 

–La Psicología Forense experimental se encarga de la evaluación de las pruebas testificales de acuerdo a las teorías psicológicas sobre atención, percepción o memoria. Por ejemplo, un psicólogo forense sería el experto capacitado para valorar la credibilidad de los testigos en las ruedas de identificación de culpables.

Funciones del psicólogo forense en la actualidad

En el campo del Derecho Penal la función principal del psicólogo forense es asesorar a los jueces y tribunales aportando los informes diagnósticos y pruebas psicológicas de todas las personas implicadas en el proceso penal: evaluación de los daños morales causados a una víctima, el estado mental del acusado u otras posibles causas atenuante. De esta manera, las autoridades legales pueden apoyarse en el criterio de un experto a la hora de determinar su sentencia. 

Un psicólogo forense penal suele trabajar en clínicas médico-forenses que colaboran con los juzgados y se encargan específicamente de la evaluación psicológica tanto del agresor como víctimas (por ejemplo en casos de violencia de género, abusos, maltrato infantil…). 

También puede desarrollar su labor en Juzgados de Vigilancia Penitenciaria. En este campo sería el encargado de la resolución de recursos sobre las solicitudes de libertad condicional o autorizar permisos de salida, entre otras funciones. Además, en tribunales de familia se requiere la intervención forense en los casos de guarda y custodia de menores, la elección del régimen de visitas, la impugnación de tutelas o, incluso, en los procesos de nulidad matrimonial. 

¿Quieres dedicarte a la Psicología Forense?

Si tu vocación es convertirte en psicólogo forense, el requisito básico es acceder a la titulación de Grado en Psicología y contar con una formación completa en:

–Fundamentos biológicos, psicológicos y sociales de la conducta humana. 

–El diagnóstico y evaluación de los trastornos psicológicos.

–Principios, modelos y estudios dentro del área de Psicología social.

–Técnicas de análisis de datos e interpretación de estudios estadísticos. 

La Universidad Internacional de La Rioja imparte el Grado en Psicología, con un programa formativo acorde con las últimas investigaciones psicológicas y cien por cien enfocado a la práctica y el ejercicio profesional. Una de las ventajas de estudiar en UNIR es la posibilidad de conciliar la vida de estudiante con un trabajo, la familia o con otros cursos. En el caso del aspirante a psicólogo forense puede combianarse con el Grado en Derecho. 

La Psicología Forense se ha convertido en una de las áreas más atrayentes y con mayor evolución dentro del campo del ámbito de la Psicología.