Solicita información

Una de cada tres lesiones musculares en futbolistas se produce por estrés, según una investigación de UNIR

El estudio, realizado junto con equipos de Primera y Segunda División, permite conocer, gracias al análisis de la saliva, cómo algunas hormonas influyen en el rendimiento de los jugadores, les hacen más proclives a sufrir lesiones y dificultan su capacidad para responder en el juego.

El 90% de los percances afecta a las extremidades inferiores.

El estrés está detrás de una de cada tres lesiones musculares de futbolistas, según revela una investigación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que ha analizado la saliva de los futbolistas profesionales.

Este proyecto, que ha contado con la colaboración de varios clubes de la LFP, estudia cómo el estrés afecta al rendimiento de los jugadores y les hace más proclives a las lesiones, lo que merma su capacidad de juego.

Su objetivo es proporcionar mecanismos que, tras la detección de marcadores hormonales preocupantes, sirvan para prevenir las consecuencias fisiológicas del estrés, el miedo o la presión, de manera que minimice el impacto sobre la salud de los futbolistas.

Análisis de saliva

La investigación muestra que concentraciones altas de cortisol (C) -la hormona que causa el estrés-, creatina quinasa (CK) y tasas reducidas de inmunoglobulina A (IgA) se asocian con una menor adaptación psicofisiológica y mayor riesgo de lesión muscular. Estos indicadores pueden obtenerse gracias al análisis de la saliva de algunos de estos analitos (sustancias químicas presentes en un material o sistema), un procedimiento que ha ido ganando popularidad por su baja invasividad, facilidad y rapidez en el control del rendimiento del deportista profesional.

Recientemente, se ha añadido al procedimiento el análisis de la proteómica salivar para determinar las concentraciones circulantes de interleucinas y otros metabolitos que se estén dirigiendo en ese mismo momento a los “tejidos diana” y que, por lo tanto, están modulando la actividad motora, los procesos cognitivos, afectivos y la toma de decisiones, entre otros. Así, es posible conocer aspectos como la tolerancia al estrés, la capacidad competitiva de cada jugador y las tendencias generales del equipo a lo largo de una temporada competitiva.

Estudio longitudinal

Se trata de un proyecto propio de investigación de UNIR que contempla las siguientes fases: estudio longitudinal de equipos profesionales a lo largo de siete temporadas, análisis de la proteómica salivar y desarrollo de un programa de intervención para la prevención de lesiones deportivas.

La optimización de las exigencias físico-afectivas a las que se somete el jugador de fútbol y su rendimiento competitivo, el control de parámetros fisiológicos y afectivo-emocionales se convierten en estímulos estresores o impulsores competitivos.

análisis saliva

Manuel Jiménez.

“Se observan patrones de respuesta neuroendocrina que son predictores de la lesión deportiva, especialmente la lesión muscular, en las semanas anteriores. Es tentador especular con la posibilidad de prevenir una de cada tres lesiones en el deporte profesional”, explica el doctor en Fisiología Humana y de la Actividad Física y el Deporte, Manuel Jiménez López, profesor e investigador de UNIR y autor principal del estudio. Es, además, investigador principal del grupo de investigación TECNODEF: Tecnología Digital y Didáctica de la Educación Física de UNIR.

Análisis de los biomarcadores

Para realizar el estudio, se tomaron muestras de saliva todas las semanas a lo largo de la temporada para el control de la variabilidad hormonal inter e intrasujeto.

Además, se tomaron cinco muestras de saliva más: al finalizar la pretemporada, tras los primeros 10 partidos, tras disputarse 20 partidos, a los 30 encuentros y al finalizar la temporada regular, para analizar más de 400 proteínas diferentes en cada jugador con el objetivo de conocer mejor los mecanismos fisiológicos subyacentes previos a la lesión deportiva.

Los datos obtenidos en pretemporada proporcionan información sobre el jugador fuera de períodos de competición y reflejan cómo las cargas de entrenamiento lo han preparado para la temporada, mientras que la información recogida durante la temporada competitiva permite detectar incrementos anormales de alguno de estos biomarcadores, advirtiendo de un probable riesgo de lesión en las semanas subsiguientes.

Un partido de fútbol produce aumentos de algunos marcadores relacionados con la lesión deportiva, como son el aumento de la creatina quinasa (CK) y del cortisol (C), así como descensos en la testosterona (T) y la inmunoglobulina A (IgA).

Fatiga acumulada

La investigación tiene en cuenta, entre otros aspectos, la fatiga acumulada a lo largo de un período mayor de competición y los costes psicofisiológicos derivados de ello. “Los resultados de los partidos, la percepción subjetiva de esfuerzo, las rachas competitivas… La carga externa, en general, es un poderoso estresor y hay que tenerlo en cuenta en la evaluación de la fatiga del jugador. Esta fatiga crónica acumulada es la responsable de los procesos inflamatorios sistémicos con alto impacto sobre el sistema nervioso central a nivel cognitivo y motor,” aclara Jiménez López.

Cada día que un jugador de fútbol profesional está lesionado, el club al que pertenece sufre pérdidas que fluctúan entre los 5.000 y los 50.000 euros de media

“Según nuestros cálculos, cada día que un jugador de fútbol profesional está lesionado, el club al que pertenece sufre pérdidas que fluctúan entre los 5.000 y los 50.000 euros de media; además de un claro descenso en su nivel competitivo en la temporada de liga”, indica este experto.

“Esta relación entre periodos competitivos con resultados negativos y mayores tasas de lesión ya ha sido sugerida por estudios previos en fútbol, rugby, baloncesto… Nuestro grupo de investigación, en colaboración con la Universidad de Varsovia (PL) y el Hospital Albert Einstein de Sao Paolo (BZ), trata de conocer mejor los procesos fisiológicos que lo modulan”, señala Jiménez López.

Algunos estudios sugieren que entre el 65% y el 91% de los jugadores de un equipo de fútbol profesional sufrirán alguna lesión a lo largo de la temporada y que el 90% de ellas se produce en las extremidades inferiores, siendo más probables en partidos oficiales que en entrenamientos o en partidos amistosos.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 4.000 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites

    La fuerza que necesitas

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado

    5347159