UNIR y Dacrim unen fuerzas para formar a los criminólogos de los nuevos tiempos

Se abren nuevas perspectivas para los expertos en criminología. Esta ciencia se encuentra en la actualidad en una fase de crecimiento, impulsada por la creación en los dos últimos años de cinco colegios profesionales en España (en la Comunidad Valenciana, Asturias, Cataluña, Madrid y Murcia), a los que se sumarán varios más a corto plazo. La profesión se reivindica en un momento en el que el mercado laboral les ofrece cada vez más oportunidades. Los demandan como peritos en tribunales, analistas de seguridad, mediadores y expertos en programas de prevención e intervención a víctimas.

Ante estas nuevas perspectivas, cada vez se hace más imprescindible una formación sólida. Recientemente, UNIR ha suscrito un convenio con el despacho criminológico Dacrim para reforzar y dotar de la máxima calidad académica a su Grado en Criminología. Dacrim fue uno de los primeros despachos de criminología que se fundaron en España. Inició su actividad en diciembre de 2014 y sus responsables cuentan con una dilatada experiencia en multitud de ámbitos de especialización. Desarrollan proyectos con diferentes entes públicos y privados y están en permanente contacto con las innovaciones que se implementan en el mundo de la criminología.

“Se trata de un primer establecimiento de relaciones de cara a que Dacrim nos pueda asesorar en tener al día nuestros planes de estudio y que sus profesionales orienten a nuestros alumnos en su futuro profesional”, valora el rector de UNIR, José María Vázquez García-Peñuela. “La criminología es una ciencia que está evolucionando muy rápidamente, por lo que los expertos de Dacrim ayudarán a nuestros alumnos a formarse en las últimas novedades y a convertirse en los criminólogos del futuro”, añade la coordinadora del Grado en Criminología de UNIR, Beatriz Romero.

A través de este acuerdo, los alumnos de UNIR tendrán la oportunidad, desde el primer minuto, de conocer casos reales que han sido tratados en el despacho de criminología y confrontar los planteamientos para su resolución con los profesionales de Dacrim que han llevado a cabo estas investigaciones. “En las demás universidades, estas habilidades se logran solamente durante las prácticas. Pero en UNIR consideramos que el alumno debe tomar contacto, desde el momento en que empieza sus estudios, con casos en los que se trabaja en un despacho”, incide Romero. Esto, subraya, “proyecta su futuro como criminólogo”.

Nuevos colegios profesionales

Una proyección que se antoja más imprescindible que nunca. A falta de un reconocimiento normativo a nivel nacional, la constitución de diversos colegios profesionales en distintas autonomías está impulsando la reivindicación de que la criminología se reconozca como una profesión con entidad propia. “Están surgiendo tantos colegios para poderle dar más relevancia al criminólogo, como profesional que puede trabajar de manera autónoma o colaborando con juristas, abogados, psicólogos, trabajadores sociales o educadores”, señala la coordinadora del Grado en Criminología de UNIR.

Y ante este futuro abierto a las posibilidades, Dacrim aportará su experiencia y su visión del ejercicio diario. “Enseñaremos a los alumnos los ámbitos en que cabe la figura del criminólogo, la delimitación de sus funciones y los obstáculos con los que se pueden encontrar”, especifica Icíar Iriondo, directora de Dacrim.