Nace la Liga de Robótica Solidaria online para fomentar entre los colegios el cuidado de la Tierra

Desde ayudar a dividir los desechos orgánicos a reforestar zonas áridas, medir ciertos aspectos del mar, reducir el uso de fertilizantes químicos o incluso, algo más cotidiano, recoger la basura en los patios de los colegios. Son algunas de las actividades que ya realizan -o realizarán en breve- los robots para mejorar el Medio Ambiente.

La sostenibilidad es un problema cada vez más acuciante al que no siempre le damos la importancia que le corresponde. Sin embargo, todos juntos, humanos y máquinas, podemos aportar nuestro granito de arena para contribuir a mejorar la calidad de la vida en la Tierra. Porque la tecnología, en concreto la robótica, puede resultar de gran ayuda cuando de cuidar los recursos del planeta se trata.

Esta premisa es la que subyace en la Liga de Robótica Solidaria, un proyecto en el que se han embarcado UNIR, Robotrónica y Manos Unidas con el objetivo de que los alumnos de los diferentes centros escolares aporten ideas innovadoras para lograr dicho objetivo, a la par que se educan en valores.

Docencia, divulgación, diversión y aprendizaje de programación robótica son las claves de este reto al que pueden inscribirse todos los centros educativos que realicen las actividades del pase educativo que desarrolla Robotrónica junto con Manos Unidas.

La participación en la Liga de Robótica Solidaria es gratuita y, aquellos interesados, tendrán acceso a la plataforma donde encontrarán materiales educativos elaborados por la directora y los profesores del Máster Universitario en Tecnología Educativa y Competencias Digitales de UNIR que, precisamente, cuenta con una asignatura de programación y robótica. En ellos se abordan, entre otras cuestiones, cómo realizar en el aula proyectos colaborativos, valores y metodologías para agilizar la experiencia y aprendizaje de los alumnos.

Fechas de entrega y objetivos

La fecha máxima para entregar el proyecto será el lunes 27 de mayo y la final se celebrará el 13 de junio. Ese día se anunciarán los tres finalistas por cada etapa educativa (Primaria, Secundaria y Bachillerato), y los ganadores definitivos en las correspondientes categorías. El fallo correrá a cargo de un jurado compuesto Robotrónica, Manos Unidas y el claustro del Máster en TIC de UNIR.

El objetivo es el de premiar a aquellos colegios que desarrollen iniciativas y soluciones tecnológicas sostenibles para mejorar su entorno, a la par que difunden valores responsables entre sus alumnos y familias. Por ello, se valorará especialmente el alcance del proyecto, los logros conseguidos, la implicación de los alumnos, la creatividad, el aprendizaje obtenido la calidad de la presentación y defensa del proyecto y la viabilidad y realismo de la solución presentada.