Universidad Internacional de La Rioja

Metodologías activas e innovación educativa para beneficio de profesores y alumnos

¿Qué tipo de técnicas utilizar para que mis alumnos sean más activos en su aprendizaje? ¿De qué recursos digitales dispongo? ¿Cómo realizo la evaluación si he incorporado metodologías activas? Son algunas de las preguntas que muchos profesores se realizan a la hora de mejorar su práctica docente para proporcionar una enseñanza más completa en una época donde la tecnología ha desembarcado en las aulas y revolucionado el mundo educativo. Ya no se trata de memorizar y retener contenidos, sino de desarrollar competencias y habilidades.

Por ese motivo, el profesor actual necesita conocer su materia, por supuesto, pero también saber realizar una programación coherente con la edad madurativa y los tiempos, a la par que se halla alineada con los objetivos de aprendizaje hasta la evaluación. Y ese es el objetivo del Curso en Metodologías Activas e Innovación Educativa que UNIR incluye dentro de la Escuela de Formación de Profesores en Tecnología Educativa, Competencias Digitales y Desarrollo del Talento que dirige el Vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo, Javier Tourón. 

El objetivo de dicha formación es el de “desarrollar en el profesor una nueva visión de su rol, que aprenda los elementos que debe contener su programación didáctica para que sea un verdadero diseño de instrucción, que conozca las técnicas didácticas que podemos aplicar en el aula, a utilizar herramientas digitales que faciliten la enseñanza y aprendizaje”, introduce Déborah Martín, coordinadora de la Escuela.

En concreto, se trabajarán las características de los modelos centrados en el alumno, cómo hacer una WebQuest, las técnicas activas disponibles (ABP, Cooperativo, Retos, Peer Instruction) o los eventos que deben contemplar un buen diseño de instrucción (Gagné y UDL). Además, los alumnos podrán incorporar el certificado del curso al portfolio de competencia digital de INTEF para su acreditación digital correspondiente.

Flipped Classroom y 3D

La docente de UNIR y responsable de este curso desgrana que las técnicas didácticas activas datan de la época de Sócrates y a finales del siglo XIX experimentaron un auge con el movimiento de la “escuela nueva o escuela activa”. Sin embargo, su visibilidad siempre ha sido más reducida frente a las técnicas expositivas del profesorado, “que se  han mantenido dejando a un lado otras como el aprendizaje basado en proyectos, el estudio de casos o el uso del juego como factor importante para el aprendizaje“, añade Martín.

La experta en flipped classroom recurrirá precisamente a esta técnica para impartir esta materia y facilitar a los estudiantes la posibilidad de conocer de primera mano el aprendizaje activo. “Solo lo que verdaderamente experimentas en la acción lo aprendes, el resto se memoriza o se comprende“, sostiene. Además, las clases se desarrollarán en un entorno 3D que facilita la participación y el realizar actividades colaborativas en un entorno virtual que se asemeja “mucho” a una clase presencial.

No obstante, Déborah Martín advierte de que las herramientas digitales son “un recurso para una finalidad pedagógica concreta” y por eso resulta de suma importancia “aprender didáctica”, puesto que el éxito reside en el “equilibrio entre las técnicas didácticas y los recursos analógicos y digitales”. De esa forma, se consigue un aprendizaje significativo y profundo que conecta “con la realidad de los estudiantes”.