Nuevas lecturas de tesis en UNIR

Lucía Alonso defiende su tesis doctoral sobre "accesibilidad y usabilidad Web para usuarios con síndrome de Down"

Lucía Alonso, ingeniera en diseño industrial, ha defendido su tesis doctoral ‘Recomendaciones sobre accesibilidad y usabilidad Web para usuarios con síndrome de Down’, en UNIR.

Para alcanzar el éxito con su tesis explica que ha tenido que estructurar su día a día “para lograr que el argumento resultase atrayente a la Comunidad de Ingenieros Informáticos, para vincular Informática con Neurología, para realizar una Metodología adecuada a un perfil con barreras comunicativas y para obtener resultados válidos e inéditos”.

Además, destaca la atención recibida por quienes han sido los directores de su tesis: Rubén González Crespo, director de la Escuela de Ingeniería de UNIR, Luis Rodríguez Baena, subdirector de la misma, y Elena Giménez de Ory, Coordinadora Académica de Prácticas. La doctora valora “no solo los consejos y las recomendaciones, sino también la seguridad que reporta tener un sólido respaldo humano en cada decisión”.

Lucía Alonso ha estado centrada, durante los dos años del transcurso de esta investigación, en un objetivo de trabajo: establecer unos criterios útiles de desarrollo web. Asegura haber descubierto con su tesis un campo que le apasiona, un tema que aúna inclusión social y tecnología. De hecho, le gustaría “seguir trabajando la accesibilidad Web dirigiéndome a un perfil de usuario con síndrome de Down, hasta conseguir plantear un contexto digital en el que no exista la falta de capacidad”.

Sobre el proyecto

La ilusionada doctora explica que, de la misma manera que internet ha modificado la forma de concebir el mundo, la forma de concebir el mundo “ha modificado la concepción que tenemos hoy en día sobre el síndrome de Down, hasta el punto de poder afirmar que hace 30 años se consideraba una discapacidad intelectual severa y en la actualidad, gracias a la inclusión, se considera una discapacidad intelectual moderada. Pero no existe relación entre síndrome de Down e Internet. No hay pautas que guíen a los desarrolladores a diseñar portales accesibles a este perfil de usuario”.

Este hallazgo fue lo que le impulsó a embarcarse en el proyecto. A través de distintas encuestas y pruebas de evaluación de usabilidad y accesibilidad realizadas a personas con síndrome de Down, constató que “un 12% de ellas nunca se sienten aisladas, a no ser que la actividad requiera ordenador”.

El resultado que más destaca es el haber podido demostrar cuantitativamente la importancia que reside en acortar el tiempo durante la realización de tareas, para que el usuario no se frustre.

¿Su consejo? Estar motivado. “El Doctorado es un objetivo bonito que quien lo persigue estimulado y no lo abandona, lo alcanza. Y alcanzarlo es una de las mayores satisfacciones que se puede sentir”.

Otras defensas de tesis…