Universidad Internacional de La Rioja

Formación docente para hacer frente al acoso y ciberacoso

Se ha convertido en una lacra social que, por desgracia, resulta demasiado habitual en las aulas y, cada vez más, fuera de ellas. El acoso y ciberacoso constituyen una problemática que los niños y adolescentes, junto con sus familias y profesores, deben visibilizar para poder evitar, reducir e incluso prevenir, sus consecuencias. Conscientes de esta labor, UNIR y la Fundación Educativa Francisco Coll (FEFC) aunaron esfuerzos, hace ya un año, para abordar esta tarea en los dieciséis centros de Educación Infantil, Primaria y Secundaria que la Fundación, creada por la Congregación de las Dominicas de la Anunciata, tiene repartidos por toda la geografía española.

La primera fase consistió en la elaboración de un informe sobre la prevalencia del bullying y ciberbullying en dichos colegios y que el grupo de investigación de Ciberpsicología de UNIR, dirigido por el investigador Joaquín González-Cabrera, ya presentara al equipo de titularidad de la Fundación. Con esos datos se ha trabajado en la preparación de un amplio y completo material, compuesto por diapositivas, textos, prácticas y foros, que directivos y profesores podrán consultar en cualquier momento.

La primera toma de contacto ha sido los días 3 y 4 de julio. Dos intensas jornadas en las que, ante unos 400 asistentes y tanto de forma presencial como online, se han dado numerosas claves y nociones para aprender a detectar estas situaciones tanto dentro como fuera del colegio. “Es importante que los avances investigadores tengan aplicaciones en el aula y el grupo de Joaquín nos da grandes alegrías en ese sentido”, ha introducido el vicerrector de Investigación de UNIR, Julio Montero. En similares términos se ha expresado la decana de la Facultad de Educación, Elena Martínez-Carro, al asegurar que “esperamos que lo que ha investigado el grupo de Ciberpsicología sea muy bienvenido y les sirva para tener una aplicabilidad en el aula”.

Por su parte, la directora general de FEFC, Justina González, ha agradecido la labor hecha desde UNIR y el informe “sobre nuestros alumnos, un análisis pormenorizado por los centros, que nos da la certeza de que no tenemos niños metidos en burbujas, sino alumnos normales que reflejan la situación actual de la sociedad”. No obstante, ha recordado que “no podemos quedarnos aquí, debemos seguir incidiendo en el tema, mejorarlo y, si es preciso, erradicarlo”.

Mientras que el responsable del Área Pedagógica de la institución, Francisco José Barrientos, ha destacado que desde la identidad de sus centros están promoviendo “un cambio metodológico donde es esencial un buen clima de convivencia, porque hay conflictos que se convierten en lacras y requieren de un buen nivel de formación para estar preparados y entenderlos”. Y ha añadido que, con esta formación, “afrontamos globalmente, con sentido común y de frente un tema que no puede ser tabú ni motivo de sobre exposición o moda”.

“Hay conflictos que se convierten en lacras y requieren de un buen nivel de formación para estar preparados y entenderlos”

Con él ha coincidido Joaquín González-Cabrera, al alabar “la valentía” de la FEFC porque mirar el problema “cara a cara no es fácil, los equipos directivos suelen negar que lo haya y vosotros lo habéis afrontado de frente desde el primer momento”. También ha resaltado que estas sesiones “son la punta de lanza de algo que será más grande en el futuro, es un proyecto a largo plazo que necesita consolidarse y agradezco a UNIR que haya apostado por ello”.

Tras las introducciones pertinentes, el propio González-Cabrera ha sido el responsable de iniciar las sesiones formativas con una conferencia donde ha dejado claro qué es exactamente bullying y qué un episodio puntual de violencia escolar, ha hecho hincapié en la importancia del clima del aula y ha animado a los docentes a no perder “la dimensión humana de que no es un problema cualquiera pese a que a menudo se banalice; sois la primera línea de defensa de un niño sin capacidad para solventar por sí mismo esta situación”.

“Los docentes sois la primera línea de defensa de un niño sin capacidad para solventar por sí mismo esta situación”

Aitor Álvarez Bardón, profesor de UNIR y de FEFC, ha tomado el relevo para hablar del cyberbullying, donde el 70% de las cibervíctimas son mujeres y el 87% tienen entre 13 y 17 años. “El móvil es el medio por el que más se acosa y la mayoría de los casos se dan por Whatsapp”, ha resaltado. “Les damos medios y posibilidades pero no formación para que los alumnos usen bien estas herramientas”, ha añadido antes de incidir en que “en este panorama, disminuye la percepción del daño causado, el anonimato da una sensación de falsa impunidad y se facilita el agrupamiento de los hostigadores”.

Ante ello, lo fundamental es “observar y registrarlo, que no sea una percepción personal, para poder realizar un diagnóstico”. Y es que “mirar hacia otro lado no es el perfil vocacional de un docente y nosotros mismos debemos hacer prevención, convencer a los alumnos y a las familias sobre estas cosas”.

Los programas más efectivos a la hora de prevenir el acoso y el ciber acoso han sido el eje principal de la intervención de los también investigadores Ana León y Juan Manuel Machimbarrena, quienes también han hablado sobre qué supone a los menores el crecer en la actual sociedad digital y cómo los padres y docentes del siglo XXI pueden sentirse cómodos con las nuevas tecnologías y transmitir con su propio uso unos valores.

Riesgos como el ciberacoso relacional, el sexting y el grooming o el uso problemático de Internet, la nomofobia y el trastorno por los videojuegos online han sido otros de los importantes aspectos abordados en estas jornadas formativas cuya aplicación comenzará en septiembre para hacer de las aulas un lugar seguro para los niños y jóvenes estudianes de la Fundación.

Te puede interesar…