El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global

La fiscalidad internacional vive un momento de destacados cambios a nivel global en lo que a la legislación se refiere. Y América Latina es una de las regiones que más modificaciones experimenta, influida por los importantes cambios políticos que experimentan sus diferentes países. Bajo esta premisa, ocho socios de PwC de Iberoamérica han debatido en UNIR sobre “Los nuevos retos en fiscalidad en Iberoamérica”.

Un encuentro que han moderado Ramón Mullerat, socio responsable del área de Fiscalidad Internacional PwC Spain e Isabel Asín, asociada senior en la misma área. “El cambio global a nivel fiscal, que lidera la OCDE, y el político tienen como efecto un cambio bastante radical en las legislaciones para hacer de la fiscalidad un mundo más global y transparente”, ha introducido Mullerat.

Un escenario en el que tienen gran protagonismo las iniciativas BEPS que estableciera la OCDE. Así lo ha reconocido el argentino Ignacio Rodríguez, al asegurar que su país se focaliza ahora en “recolocar variables macroeconómicas y en un sistema más atractivo para atraer inversiones”. Para ello, la reforma fiscal se enfoca en el impuesto de la renta, un aspecto complejo puesto que “los distintos objetivos se contraponen y hay que avanzar sobre los diferentes estadios de tributación; es una lucha con la que se ha venido trabajando arduamente y ha generado marchas y contramarchas”.

Para ellos, el año que viene será clave por “el electoral que tenemos y que obligue a ratificar o no este camino”. No obstante, Rodríguez ha admitido que para su país resulta de suma importancia que la inversión extranjera “vea que esto se reconduce, para explotar la riqueza argentina hace falta una inversión cuantiosa y exige cierta estabilidad”.

Su intervención ha suscitado un apunte importante de Mullerat, quien ha recordado que la presión fiscal en España se sitúa en el 39% mientras que en Iberoamérica es del 56%. Una diferencia también notoria si se habla del número de horas que comporta el cumplir con las obligaciones fiscales. Así, a nivel societario, a las sociedades les supone unas 140 horas en Europa, mientras que la media iberoamericana son 576 horas anuales.

Compliance e incertidumbre

Un ranking en el que Brasil, como ha concordado Priscila Vergueiro, ostenta una posición destacada. Tras catorce años de gobierno de izquierdas, la reciente elección de Bolsonaro pinta un panorama de interrogantes. “¿Qué debería cambiar? ¿Tendrá una visión distinta del pasado?”, ha interrogado Vergueiro, para quien un aspecto destacado es el Compliance para disminuir el volumen mensual de declaraciones. “Otro punto sería el impuesto de la renta, el reducir el tipo aplicable sobre el impuesto de sociedades, y disminuir la carga tributaria para las compañías”.

El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global
Priscila Vergueiro

La incertidumbre también se cierne sobre Chile. En 2014 se modificó el sistema tributario que imperaba desde 1984 y que suponía “un crédito contra los impuestos finales que no ocurre en otros países”, ha explicado Rodrigo Winter. Pero el cambio de hace cuatro años supuso un reemplazo por dos sistemas “complicados, pretendía recaudar más as los que más tenían, no empezó a regir hasta 2017 y sus efectos se han visto el pasado abril”.

Ha sido entonces cuando se ha detectado que “había un tramo de empresas no tan grandes que se vieron más afectadas y tuvieron que pagar mucho, además de que no se recaudó tanto como se esperaba”, ha reconocido el experto chileno, cuyo país se debate ahora entre retornar a la solución de hace más de tres décadas o empezar de nuevo.

El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global
Rodrigo Winter

La colombiana Eliana Bernal ha recordado que, tras las recientes elecciones en su país, “ya está en el Congreso” la reforma tributaria que busca incentivar la inversión extranjera y nacional bajando la renta al impuesto corporativo, expandiendo el de las rentas y reduciendo la tarifa para reducir el déficit fiscal “siempre presente”. Otra complicación que afrontan es la reforma del IVA, “que no es muy popular; se intenta que se devuelva el IVA sobre la canasta de las clases más desfavorecidas, pero en su mayoría no están bancarizadas y la devolución se hace muy compleja”.

El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global
Eliana Bernal

Inversión y empleo

En Ecuador los caballos de batalla son la atracción de inversión extranjera y la generación de empleo. Para ello, el Congreso aprobó una reforma tributaria “que prevé exoneraciones impositivas para las nuevas inversiones que generen empleo”, constata Pablo Aguirre. Por ello, resulta clave el mantener la estabilidad fiscal, tributaria y normativa. Además, el hecho de que el país quiera ingresar en la OCDE incidirá en que muchas normas en materia fiscal deban ajustarse a sus parámetros.

El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global
Pablo Aguirre

Para México, en cambio, el reto se centra en la descentralización administrativa y tributaria, además de varias tareas pendientes. “Legislar sobre el IVA, que ahora es del 16%, y las relaciones con Estados Unidos, sobre las que ya hay un tratado acordado que falta ratificarlo en el Congreso, porque influyen en la política tributaria mexicana”, ha explicado Luis Felipe Muñoz.

El reto de los países latinoamericanos para adaptar su fiscalidad a un mundo global
Luis Felipe Muñoz

Los numerosos y recientes escándalos de corrupción política que asolan Perú tienen su impacto en la legislación. “Se está viendo cómo luchar contra ella desde la legislación tributaria con transparencia y el intercambio de información que antes no existía”, ha reconocido Gino Menchola, quien ha incidido en otra cuestión prioritaria, la formalización de su economía. “Tenemos un régimen de retenciones sobre el IVA poco común en el mundo: los proveedores cobran el IVA del consumidor final, pero este nunca llega a la Administración tributaria y eso torna muy formalista nuestro sistema tributario”, ha constatado.

Daniel García

Por el contrario, Uruguay no ha experimentado desde 2007 ninguna reforma, por lo que mantiene cierta estabilidad con algunos cambios menores. “Uno de los últimos tiene que ver con los servicios digitales y lo que se estableció no fue un impuesto, sino criterios para determinar el impuesto de la renta y el IVA en servicios digitales como Netflix u otras plataformas digitales”, ha detallado Daniel García. Una mayor facilidad para que las empresas del exterior puedan inscribirse como contribuyentes sin tener presencia en el país, unos ajustes de algunos sistemas de incentivos y una ley integral contra el lavado de activos han sido algunas de las otras novedades más recientes puestas en marcha en este país.