Universidad Internacional de La Rioja

El CITES recupera el debate universitario y su dimensión humana

Tras una primera jornada donde la robótica y la innovación tecnológica acapararon todas las miradas, la clausura del VI Congreso Internacional de Tecnologías Emergentes y Sociedad (CITES) de UNIR se ha caracterizado por un retorno a los que fueran los inicios de la Universidad, donde el humanismo era la principal seña de identidad. Y lo ha hecho a través de un debate donde diversos grupos de profesores e investigadores han intervenido para reflexionar sobre cómo construir un pensamiento crítico en cuestiones que afectan a la vida universitaria.

Temas como la corrección política del discurso universitario o cuál es la principal tarea de los docentes, si avanzar en el conocimiento o formar a los alumnos y personas y poner al servicio de ello la universidad han saltado a la palestra en un intercambio de opiniones que, durante dos días, ha demostrado la sagacidad de los profesores en sus diferentes alegatos. Finalmente, ha sido la coordinadora académica del Grado de Humanidades, Myriam Ferreira, la que se ha proclamado vencedora tras suscitar el mayor respaldo del público asistente.

“Hemos logrado recuperar el debate universitario entre personas inteligentes, se trata de abrir un diálogo que nació hace siglos, en el inicio de la Universidad, y esa dimensión humana que tenía no debe perderse”, ha recordado el director del CITES y vicerrector de Investigación de UNIR, Julio Montero. También ha incidido en que “corremos el peligro de entender que la universidad está para formar profesionales estupendos en las últimas tecnologías, que también, pero estamos sobre todo para formar personas que sepan quiénes son y dónde van”.

La proyección social de la universidad ha sido también destacada en la ponencia que ha impartido Isidro F. Aguillo, coordinador del Laboratorio de Cibermetría del CSIC. Bajo el título “Open Science: retos y oportunidades”, Aguillo ha exhortado a los profesores a “ampliar el ciclo de investigación a todo el mundo, a vuestros colegas y a la sociedad, pero no solo los resultados, sino todo el proceso, desde la hipótesis, los datos, la metodología… todo debe ser en abierto”.

En ese sentido, el investigador ha recalcado que la comunicación científica “debe abrirse más y la ciencia ciudadana es una oportunidad. ¿Por qué no van a colaborar los ciudadanos, en la medida de sus posibilidades, en el esfuerzo investigador? Pero eso requiere de esfuerzos y recursos, de compartir toda la información y divulgarla”.

Nuevos grupos de investigación

Sus palabras han tenido gran calado entre los asistentes, que han podido conocer las novedades investigadoras de UNIR gracias a sus nuevos grupos de investigación –ya suman 24- centrados en materias como el liderazgo ético en las organizaciones, el bienestar social de las personas mayores, las artes plásticas y culturas visuales y los cuentos como herramienta de aprendizaje de inglés y español.

En definitiva, y como ha recapitulado el rector de UNIR, José María Vázquez García-Peñuela, una oportunidad “para coincidir, dialogar, compartir ideas e intereses”. “Esta cita”, ha añadido, “facilita ese diálogo que se puede iniciar aquí personalmente pero que, una vez sintonizado, puede continuar de forma virtual”. Y, como conclusión, ha recordado a los docentes que “la mejora asumida como compromiso personal es muy importante porque buena parte de la calidad de una universidad depende de la calidad de su profesorado”.