En plena transformación digital, ¿qué buscan las empresas en las nuevas generaciones?

Más allá de las respectivas titulaciones, el perfil de las personas cobra cada vez mayor protagonismo en los currículos que llegan a las manos de los responsables de Recursos Humanos de las diferentes empresas. Ellos tienen muy claro qué buscan en las nuevas generaciones, puesto que de ellas depende la buena salud presente y futura del mercado laboral. Y, en un escenario marcado por la transformación digital, lo que prima es la capacidad de adaptarse rápidamente, la contribución a la hora de mejorar los procesos y la aportación que, de acuerdo a las necesidades específicas de cada negocio, pueden realizar desde sus puestos de trabajo.

Esta es una de las principales conclusiones recogidas en el foro Employment Lab que UNIR ha celebrado hoy en Logroño y donde han participado responsables de Recursos Humanos de diferentes empresas riojanas y nacionales. El encuentro, que ha moderado Francisco García Cabello, socio director de AZC Global, ha contado con la participación de Arancha Salguero Cruz, directora de RRHH y Seguridad de Constantia Tobepal SL, Jonathan Martínez, director de RRHH de Nidec Arisa, Juan Manuel Chicote, co director de RRHH de DKV Seguros, Emilio Cortés, director de RRHH de BT y director general de Fundación BT, José Luis Moreno, director de Innovación de Ecoembes, Pedro García, director de RRHH de Arsys, Raúl Rojas, socio de Écija, Andrea Ruiz Gil, responsable de RRHH del Grupo Eguizábal, y Manuel Peiró, director de Formación inCompany y Salidas Profesionales de UNIR.

Todos ellos han coincidido en que, lo que hoy denominamos cambio tecnológico, en unos años ya no lo será. Por ello, se espera de los nuevos trabajadores “que lideren y abracen dicho cambio y sean ágiles en el aprendizaje”. “Porque la generación que hoy está en la universidad no entiende otra manera de gestionar el mundo que no sea tecnológico”, ha añadido Arancha Salguero, de Constantia Tobepal.

Trabajo en equipo

Con este objetivo en mente no es de extrañar que, a la hora de contratar personal, las compañías primen, entre otras características, la capacidad de trabajar en equipo, la gestión por proyectos, las habilidades interpersonales, la asertividad, la escucha activa o la orientación al cliente y resultados. Así lo ha incidido Juan Manuel Chicote, de DKV.

Por su parte, Andrea Ruiz Gil, del grupo Eguizábal, ha apuntado que las empresas riojanas también están demandando personal con formación en Ingeniería Informática y otras ramas de ingeniería, también perfiles orientados al Marketing, al Diseño Web o a las comunicaciones en Redes Sociales.

Aun así, tanto ella como el resto de presentes han recalcado que los conocimientos técnicos, si bien importantes, ya no resultan un factor tan diferencial como hasta ahora. Por el contrario, cobra fuerza el desarrollo de las competencias transversales. Esto es, por ejemplo, “la búsqueda de información, su análisis y uso correcto, la flexibilidad y adaptación al cambio o la capacidad para generar conexiones y trabajar en entornos colaborativos”, ha apuntado Pedro García, de Arsys, quien ha realizado una labor de autocrítica al recordar que “cada vez es más el candidato el que elige a la compañía”. Por ello, ha recomendado que “utilicemos los medios digitales para darnos a conocer y hacernos marca como empledador”.

Reciclar el talento senior

Y es que las tradicionales políticas de RRHH también se han visto afectadas por la tecnología, especialmente a la hora de potenciar el teletrabajo y las nuevas formas de trabajo flexibles, la movilidad internacional, los equipos multidisciplinares deslocalizados o los nuevos sistemas formativos. “Ya no trabajamos por los empleados sino con ellos, generando una buena comunicación interna y en ese sentido las redes sociales son un apoyo vital para generar marca de empresa”, ha explicado Francisco García Cabello.

Pero, ¿qué ocurre con los empleados más mayores? Emilio Cortés, de BT España, los ha tenido en mente al señalar que “vamos hacia un modelo en el que se les deberá reciclar e incorporar al mundo laboral aprovechando su experiencia y conocimientos como senior”.

Ante este panorama, la formación resulta primordial y es ahí donde entran en juego las universidades. “Hay que tratar de realizar una formación mucho más práctica que la que se hace habitualmente”, ha recalcado Jonathan Martínez, de Nidec Arisa. La industria necesita de perfiles con la capacidad de entender los productos y los servicios de una forma en la que se incorpore la optimización de recursos.

En definitiva, el gran reto actual del mercado laboral es el de generar conocimiento para que los profesionales del futuro sean capaces de liderar este cambio digital desde todas las áreas y cadenas de valor del producto.