Universidad Internacional de La Rioja

Antonio Arias ingresa en la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia

“Una realización profesional y personal”. Así de entusiasmado se siente Antonio Arias tras su reciente ingreso en la Real Academia Asturiana de Jurisprudencia. El jurista económico y profesor de la asignatura de Presupuestos y Contabilidad pública en el Grado en Ciencias Políticas y Gestión Pública de UNIR reconoce que su nombramiento supone el reconocimiento “de mis antiguos profesores de la facultad de Derecho y de admirados colegas funcionarios o abogados”.

La Real Academia Asturiana de Jurisprudencia, surgida en 1977, es una corporación de derecho público cuya finalidad principal es la investigación científica y práctica, el debate y la transmisión crítica de conocimientos en los distintos ámbitos del Derecho. Para conseguir ingresar es necesario aportar una trayectoria jurídica y ser recibido en una sesión abierta al público, en la que el nuevo miembro pronuncia una disertación sobre un tema de actualidad e interés científico.

El reconocido magistrado José Ramón Chaves presentó a Arias en un acto celebrado en marzo, durante el cual el experto de UNIR habló sobre una temática de su especialidad, el contrato programa. Se trata de unos acuerdos plurianuales que regulan las relaciones jurídicas o económicas entre dos organizaciones del sector público, una de las cuales ostenta la potestad financiadora de la otra, que son de carácter instrumental y que comprometen el logro de determinados resultados, en régimen de elevada autonomía.

Antonio Arias junto a Leopoldo Tolivar y José Ramón Chaves

“Supone un punto de conexión entre la economía y el derecho que casi nadie ha explorado. Se usa como una herramienta de financiación del sector público institucional que intenta acabar con la cultura del presupuesto opaco e incrementalista (lo del año pasado más un 4%) a favor de unos objetivos transparentes, pactados y evaluados”, razona Arias. “El hecho de ‘firmarlos’ indica un grado de compromiso entre la matriz y su ‘satélite’ que impone un debate con la plantilla -con los sindicatos, sobre todo- y los directivos, cuyos incentivos giran alrededor de él”, concluye.

Arias, síndico de cuentas con una fructífera carrera en la gestión universitaria, aprovechó su intervención para documentar la idoneidad de este contrato programa. Un instrumento de importación francesa que se aplica en España desde la década de los ochenta, que vincula la financiación a un pacto de consecución de objetivos y que ha demostrado su eficacia en la universidad española; tal y como demuestra el reciente acuerdo alcanzado entre el Principado de Asturias y la Universidad de Oviedo.