PENALCRIM, investigación universitaria para responder a las nuevas delincuencias económicas

La delincuencia económica, lo que comúnmente denominamos Delincuencia de Cuello Blanco, es una de las formas de criminalidad más extendida en la actualidad. Y es la línea principal de trabajo del Grupo de Investigación de Profesores de Derecho Penal y Criminología, PENALCRIM, adscrito la Facultad de Derecho de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que nació en 2018 para proporcionar respuesta, desde una perspectiva multidisciplinar, a la necesidad de investigación que reclama este desafío a la protección penal del orden socioeconómico.

Esta perspectiva multidisciplinar, que aportan profesores de criminología y de derecho penal, pero también profesionales de la práctica forense, resulta vital para afrontar delitos como el blanqueo de capitales, los que implican responsabilidad penal de las empresas o del sector bancario y la delincuencia institucional –la financiación ilegal de los partidos políticos o la prevaricación urbanística o corrupción–, especialmente preeminentes en los últimos años.

Investigadores de PENALCRIM.

“El blanqueo de capitales es el delito estrella del derecho penal económico. Hoy día, prácticamente cualquier delito va de la mano del blanqueo, también en España”, asegura Miguel Bustos, Investigador Principal de PENALCRIM, cuyas líneas de investigación se resumen en: Retos actuales del Derecho Penal y la Criminología, Derecho Penal Económico y Empresarial (responsabilidad de la persona jurídica, compliance…), Criminología orientada al fenómeno de la delincuencia económica y, por último, Perfiles Criminológicos del delincuente económico.

El delito económico en España y el mundo

Resultado de esta tarea investigadora es el libro colectivo “El sistema socioeconómico desde el prisma del Derecho penal y la Criminología” (directores Miguel Bustos Rubio y Francisco Rodríguez Almirón, 2019, Editorial Aranzadi, Navarra) que se analiza la delincuencia socioeconómica más actual desde los puntos de vista penal, criminal y procesal, con una revisión crítica sobre la cuestión de la extensión de este tipo de delincuencia a nivel internacional y en concreto en España. “Se han traspasado muchos límites”, asegura el profesor Bustos, “pero España cumple bien con las directivas europeas y las recomendaciones de organismos internacionales, como el Grupo de Acción Financiera (GAFI) para luchar contra el blanqueo de capitales”.

Selección de la portada del libro de PENALCRIM, publicado por Editorial Aranzadi.

Esta publicación se alinea con el objetivo del grupo de fomentar una cultura de la investigación entre los profesores e investigadores de derecho y criminología y, además, facilitar que puedan transferir esos resultados a través de artículos, monografías, seminarios, openclass, etc. En este sentido, es tarea del profesor Bustos, como Investigador Principal del grupo, “intentar que haya una cohesión respecto a las principales líneas de investigación, así como auxiliar a los profesores en su acreditación ANECA, invitándoles a investigar y publicar”, afirma.

Para ello, cabe añadir, integrarse en un grupo de investigación es la vía más idónea, “a nivel curricular te sientes amparado por un grupo de profesores investigadores y a través del grupo es más fácil que logres difundir los resultados en el ámbito de la sociedad. Es importante que la tarea investigadora no se quede en el papel, que se conozca que aportamos”, concluye.

Seguridad ciudadana en tiempos de coronavirus

En momentos como los actuales, la transferencia universitaria adquiere una mayor relevancia. PENALCRIM participa en las jornadas sobre las consecuencias jurídicas del coronavirus impulsadas por la Facultad de Derecho de UNIR. En concreto, son los profesores Miguel Bustos y Alfredo Abadías, ambos investigadores de PENALCRIM, los que intervienen en la tercera de este seminario, el 31 de marzo a las 17 horas, que lleva por título “Seguridad ciudadana en tiempos de COVID19”, y en el que se analizan temas tan diversos como la disminución de ciertos tipos de criminalidad durante el Estado de Alarma, las responsabilidades de los profesionales sanitarios, los delitos de desobediencia, violencia contra la mujer, o delitos contra la seguridad e higiene en el ámbito laboral, entre otros. Las inscripciones a esta sesión han superado todas las expectativas.

El profesor Miguel Bustos.

Asimismo, el grupo PENALCRIM va a tener una colección de libros propia dentro de la prestigiosa editorial jurídica J.M. Bosch (Barcelona),en la que se irán publicando, en forma de monografías, diferentes estudios e investigaciones relacionadas con sus líneas de investigación.

Reforma del Código Penal

En la actualidad, el grupo trabaja en el análisis de las principales reformas penales acontecidas en la última década. “El Código Penal ha cambiado muchísimo en estos años. Utilizando el Derecho Comparado estudiamos cuáles han sido estos cambios introducidos en las reformas de 2003, 2010, 2015 y 2019 (entre otras), las nuevas figuras delictivas que se han tipificado y que antes no existían. Nuestro propósito es ver cuál es la evolución desde el punto de vista jurídico de estos cambios operados en el Código Penal, pero no solo desde la óptica científica, sino también práctica: cómo los aplican los juzgados, a fin de obtener una visión de conjunto que proporcione una guía para todos los operadores jurídicos”.

Se trata, en definitiva, de que la investigación universitaria revierta en beneficio de la sociedad. En este sentido el profesor Bustos señala que los miembros de PENALCRIM se integran en equipos de trabajo de proyectos I+D financiados en convocatorias públicas a nivel estatal y europeo. “Es una tarea que a veces pasa inadvertida, pero también a través de la universidad se promueven cambios legales. En ocasiones, incluso, enviamos informes a los distintos ministerios proponiendo mejoras legales”, indica el profesor.

Por ejemplo, el profesor Bustos es autor de un informe que va a ser remitido al Ministerio de Justicia y a los distintos grupos parlamentarios sobre la necesidad de tipificar la aporofobia como nueva circunstancia de agravación en el Código Penal, actividad enmarcada dentro del i+D “Aporofobia y Derecho penal”, de convocatoria y financiación pública, en el que actualmente Bustos participa.