Conocimiento contra la desigualdad

Según el Banco Mundial, las expectativas de que los niños inmigrantes accedan a una educación de calidad son muy bajas. La posibilidad de acceso no depende solo de factores institucionales, sino también de la capacidad de los modelos pedagógicos existentes de adaptarse a la diversidad cultural. Si añadimos el trauma que muchos de ellos viven por haber huido de situaciones de pobreza o de guerra, se hace imprescindible que el docente cuente con la habilidad de lidiar con estas situaciones extremadamente complejas que afectan a la sociedad en su conjunto.

El artículo “Critical pedagogy and open data for educating towards social cohesion”, publicado en la Italian Journal of Educational Technology, explica de qué manera puede una aproximación pedagógica crítica ser usada para desarrollar actividades educativas basadas en el uso de datos abiertos (universalmente disponible por cualquiera, sin fronteras ni restricciones) en escenarios reales, tanto para lograr una mayor cohesión social como para educar en base a la complejidad de esta época.

En respuesta a este tipo de situaciones, la corriente denominada “pedagogías críticas” reivindica experiencias educativas que promueven la transformación y el empoderamiento, y que revelan las dinámicas de poder que perpetúan injusticias sociales. Este movimiento trata de promover la habilidad de los estudiantes de reconocer y desafiar dichas capacidades para transformarlos en ciudadanos comprometidos con su tiempo.

Los autores del artículo, Fabio Nascimbeni, de UNIR, y Annalisa Manca, Javiera Atenas y Chiara Ciociola, plantean cómo los datos abiertos pueden ayudar a visibilizar información hasta ahora mantenida en segundo plano para ayudar a la transformación social. Los autores analizan qué aproximaciones pedagógicas podrían adoptarse en las mejoras tecnológicas de intervención lidiando con la enseñanza a estudiantes inmigrantes, sus profesores y la comunidad educativa, y qué rol pueden jugar los datos abiertos en dicho proceso educativo.

Experiencias colaborativas

La Educación Abierta representa una meta y un reto para la sociedad, tal y como muestra el creciente interés en los Recursos Educativos Abiertos (REA), término acuñado por la UNESCO. Se trata de materiales de enseñanza o de investigación de dominio público o sujetos a propiedad intelectual que se pueden usar, adaptar y distribuir libremente. Como indica Nascimbeni, “en la educación, la Información Abierta en forma de REA puede utilizarse en actividades colaborativas para analizar de forma crítica los problemas reales del mundo. De esta manera, los estudiantes podrían construir conocimiento conjunto con variedad de fuentes, formatos e información”. Tal y como señalan los investigadores, mediante estas prácticas no solo es posible conectar a los estudiantes con lo que ocurre en su contexto, sino también fomentar un vínculo de empatía de estos con los actores de la narrativa.

La información abierta puede utilizarse en actividades colaborativas para analizar de forma crítica los problemas reales del mundo

Existen iniciativas muy interesantes, como la A Scuola di OpenCoesione, un proyecto que forma a los estudiantes en un uso activo de los datos abiertos para desarrollar conciencia cívica y compromiso con las comunidades locales. Por su parte, UNIR cuenta con el proyecto Open Educators Factory (OEF), que dirigen Fabio Nascimbeni y Daniel Burgos, director del Instituto de Investigación, Innovación y Tecnologías Educativas (UNIR iTED).

OEF se engloba en el fuerte compromiso desarrollado por UNIR con la Educación Abierta, y permite a los educadores universitarios auto-evaluar su capacidad y su nivel de desarrollo en el ámbito de la Educación Abierta, proporcionando algunas pautas para adoptar una mayor apertura en los diferentes aspectos de su actividad.