Universidad Internacional de La Rioja

UNIR y la Universidad Antonio Nariño de Bogotá exploran nuevas vías de colaboración

Desde hace algún tiempo, la Universidad Internacional de la Rioja y la Universidad Antonio Nariño (UAN) están estrechando lazos a través del Decano de la Facultad de Educación de la institución colombiana y el Director Académico de Relaciones Internacionales de UNIR. Aquí foto de los asistentes a la conferencia

Desde hace algún tiempo, la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) y la Universidad Antonio Nariño (UAN) estrechan lazos y diversas vías de colaboración. Detrás de ellas se encuentran José Orlando Ugarte Lizarazo, Decano de la Facultad de Educación de la universidad colombiana, y Manuel Herrera, Director Académico de Relaciones Internacionales de UNIR.

En un futuro no muy lejano, buena parte de estos encuentros culminarán en la firma de un convenio marco de colaboración que será activado mediante toda una serie de actuaciones concretas en el terreno docente, investigador y de la gestión.

Una maravillosa muestra de la gran relación que une a ambas entidades es que el Dr. Manuel Herrera dictó a comienzos de febrero la conferencia inaugural de los programas de postgrado de la universidad bogotana. Si título fue “Luces y sombras en la internacionalización de la Enseñanza Superior”.

A lo largo de una hora, y ante un auditorio abarrotado por alumnos y profesores, encaró toda una serie de retos que los sistemas universitarios latinoamericanos tienen que afrontar.

Para Herrera, “el Espacio Europeo de Enseñanza Superior ha sido una experiencia exitosa que ha permitido recuperar la verdadera esencia de la universidad, una experiencia que esconde tras de sí la generosidad y el buen hacer de gobiernos y universidades que, desde un primer momento, apostaron por crear un espacio común del conocimiento que beneficiara a los diferentes sistemas universitarios nacionales”.

A lo largo de su intervención Herrera fuera desgranando las que, en su opinión, “constituyen las fases para hacer realidad en un futuro, no muy lejano, el Espacio Latinoamericano de Enseñanza Superior. Que no debe ser una utopía, sino una realidad a alcanzar.

El profesor Herrera apuntó que para ello “hay que poner los medios para que se produzca de forma progresiva, y sin menoscabar las identidades nacionales, un proceso de convergencia y armonización en la configuración de las titulaciones, la evaluación de la calidad y el impulso de la movilidad de estudiantes, profesores e investigadores”.

No resulta arriesgado decir que en un futuro no muy lejano la Universidad Antonio de Nariño y la UNIR están llamadas a activar toda una serie de acciones que serán claves para la mejora docente e investigadora de ambas instituciones. Así es como se hace en palabras mayúsculas UNIVERSIDAD.