Empezar estudiando un Grado y acabar preparando un Doctorado

Ser madre cambió la vida de Maite Amondarain. Lejos de aposentarse, la maternidad se convirtió para ella en el motor que la impulsó con fuerza a iniciar un camino que, si bien no exento de complejidades, le ha deparado -y lo sigue haciendo- multitud de gratificaciones. Es lo que tiene realizar tus sueños. Y el de esta tolosarra de 42 años era el de ser docente. Un gusanillo que le venía de antaño, puesto que sus enseñanzas extracurriculares de inglés la habían dotado de experiencia y de un gusto por transmitir conocimientos de forma útil y significativa para sus alumnos.

Entonces tuvo claro su primer paso: estudiar el Grado en Maestro en Educación Infantil. Pero en ningún caso los estudios se podían imponer sobre su familia y su trabajo. Por eso, la compaginación de sus tres pilares vitales que le ofrecía UNIR ha contribuido sin asomo de duda en la consecución de este sueño, que continuaría con un nuevo Grado en Maestro en Educación Primaria. Ambos le posibilitarían hacer de la teoría una realidad gracias a las sustituciones en el colegio Herrikide Jesuitinak de Tolosa y su trabajo en el centro Nuestra Señora de Aránzazu, Jesuitinas Donostia.

Luego sería el momento del Máster en Educación Bilingüe. Lógico sabiendo de su especialidad en la enseñanza del idioma de Shakespeare como lengua extranjera. “Me importaba que fuera íntegramente en inglés y pensé que ampliaría y mejoraría mi formación académica”, asevera. Pero no solo obtuvo todo eso, sino que “además, me inicié en la investigación en esta área gracias al Trabajo Fin de Máster (TFM), que me fue de gran utilidad de cara a afrontar las exigencias del Doctorado”, reconoce.

Análisis del lenguaje

Porque sí, el trayecto continúa. Esta maestra guipuzcoana que vive en Albiztur, un pequeño pueblo de apenas 300 habitantes, cursa ya su segundo año de Doctorado gracias a una beca predoctoral dentro del programa de UNIR “Sociedad del Conocimiento y Acción en los Ámbitos de la Educación, la Comunicación, los Derechos y las Nuevas Tecnologías”. En él investiga el transleguaje y la multimodalidad. En concreto, se centra en el análisis de la expresión oral del docente en un contexto vasco AICLE (Aprendizaje Integrado de Contenidos y Lenguaje) en Educación Primaria.

“Se analiza el translenguaje, las diferentes lenguas usadas en el aula: euskera, castellano y, por supuesto, inglés. También se estudia la multimodalidad o trans-semiótica, donde se tienen en cuenta todos los aspectos no lingüísticos que forman parte de la comunicación. Se trata de observar qué funciones cumplen estos recursos y si existen patrones de ensamblajes entre ellos”, desgrana entre agradecimientos a sus directoras de tesis, la doctora Mercedes Querol, de UNIR, y la catedrática de la UPV-EHU Yolanda Ruiz de Zarobe.

Para conseguirlo, ha recopilado grabaciones en vídeo y audio en aulas de Primaria en el colegio público Amara Berri de San Sebastián. Mientras las ordena y analiza, muestra su satisfacción por una empresa que pretende “mantener y aumentar la calidad en la enseñanza de lenguas en un entorno plurilingüe como el vasco; porque las lenguas constituyen el aspecto lingüístico relevante de la comunicación que, junto al empleo de recursos semióticos, facilitan el aprendizaje”.

Investigación en Stirling

Y aunque este estudio supone su pequeño retoño, su niño bonito, en ningún momento se olvida de su verdadero apoyo, el que le ha facilitado todo el recorrido hasta aquí. Su familia. “Me han animado en todas las decisiones académicas”, agradece. No siempre es fácil asumir que la ‘ama’ tenga una menor disponibilidad, es cierto, pero “su apoyo y comprensión han sido primordiales, el ánimo y motivación que te transmiten los más cercanos se convierten en energía para seguir trabajando“, insiste pletórica.

No es para menos ya que, por si fuera poco, el próximo curso escolar llega repleto de novedades para ella. En concreto, su futuro se pronuncia en escocés. Allí le espera Stirling, adonde viajará con sus hijos. En su universidad, las doctoras Creese y Copland han aceptado supervisar su trabajo durante su estancia en Escocia, la cual forma parte del programa de doctorado para la mención internacional, que financia parcialmente la beca On the Move.

“En septiembre presento parte de mi estudio en el congreso internacional Languaging in Times of Change, que organiza la universidad que me acoge”, se enorgullece la docente. La misma ilusión y entusiasmo que la impulsaron a iniciar su sueño la acompañan ahora en esta etapa, en la que confía en “aprender mucho y completar la redacción de mi tesis; jamás hubiera pensado que nos esperaba una aventura de este calibre”, confiesa, sin esconder que, a largo plazo, disfrutaría de la docencia universitaria y de la investigación. El sueño continúa.