Universidad Internacional de La Rioja

Del musical El Rey León a UNIR

Durante muchas horas a la semana se sube a las tablas del madrileño Teatro Lope de Vega para dar vida a la dulce Nala en el exitoso musical de El Rey León. Pero cuando las luces se apagan, los maquillajes y vestuarios se retiran y el público entusiasta abandona el recinto, Cristina Llorente aprovecha para robar horas al día y cumplir su sueño, finalizar sus estudios universitarios en el Grado en Comunicación de UNIR. Es así como, en los últimos años, esta cantante y actriz vallisoletana ha podido compaginar ambas facetas y ver sus deseos hechos realidad. El culmen a tanto esfuerzo y dedicación lo ha vivido en la reciente Graduación celebrada en Logroño, mientras recogía junto al resto de sus compañeros el diploma que la acreditaba como nueva egresada.

“Ahora que concluyen estos años de trabajo duro, es una alegría máxima y una satisfacción brutal; que alguien te ofrezca la posibilidad y forma de terminarlo es maravilloso, y representa un orgullo para mi familia y los que me quieren, además de propio”, reconoce sin ocultar su felicidad.

Atrás queda la decepción sufrida en su momento, cuando tuvo que abandonar la carrera “que había comenzado en otra universidad por cuestiones laborales”, señala Llorente. Fue un amigo el ‘culpable’ de su situación actual. “Conocí UNIR por él, que terminaba de graduarse, y ha sido el sistema con el que he podido reengancharme a los estudios y terminar el título“, admite antes de alabar “la facilidad que me ha ofrecido para continuar con mi profesión en un mundo donde los horarios son complicadísimos”.

Cristina Llorente, en el centro con el brazo en alto, durante la Graduación

Esa compaginación ha sido clave a la hora de avanzar en el día a día y mantener la constancia pese a las dificultades. “UNIR es perfecto porque te puedes organizar a tu medida y te ofrecen todo el material disponible, el contacto con los profesores en cualquier momento y unos tutores que, para cualquier duda y problema están ahí las 24 horas, para ayudarte y quitarte los pájaros en la cabeza que a veces te ponen frenos inexistentes”, agradece.

Vocación comunicadora

Eso sí, es consciente de que la organización y responsabilidad propias son factores decisivos. “Tienes que ser muy organizado, pero te dan todas las posibilidades para serlo”, añade con una amplia sonrisa que irradia entusiasmo y expectación ante el panorama que se despliega en su horizonte. Si bien su futuro más cercano será el de interpretar a Inga en el musical El jovencito Frankenstein que se estrenará en septiembre, Llorente ya mira más allá y desvela que le gustaría dedicarse “al sector de la Comunicación por la parte de gestión de eventos, publicidad y relaciones públicas, porque me gusta muchísimo y está muy ligado con la interpretación y el teatro, tiene muchos vínculos en común”.

Uno de ellos es la vocación. Porque si para Cristina el ser actriz y cantante representa una auténtica pasión, no lo es menos la Comunicación. “Está muy de moda, es lo que mueve el mundo y te tiene que gustar mucho, porque es un mundo al que hay que dedicarle muchas horas y estar en constante renovación”, advierte. Y es precisamente esa actualización la que más destaca del Grado de UNIR. “Ha cubierto mis expectativas y es lo que más me ha gustado, la actualidad está siempre muy en boga en este título, los profesores insisten mucho en el sistema, en cómo evoluciona, en estudiar y en ofrecerte un montón de material disponible para prepararte para el mundo laboral del día a día”, alaba.