Martes, 11 diciembre 2018

Psicología positiva: qué es, qué objetivos tiene y cómo puede ayudarte a ser feliz

La denominada psicología positiva se consolida como una rama de la psicología que contribuye al bienestar de la persona. Es un área que se preocupa por la felicidad del ser humano.

Puede aplicarse a diversos ámbitos, desde un aula de Educación (a cargo de orientadores educativos) a la Unidad de Oncología de un hospital, pasando por las empresas, las residencias para mayores y las consultas en las que se tratan trastornos mentales graves.

Así lo asegura Montserrat Amorós Gómez, doctora en Psicología y profesora en UNIR. Define a la psicología positiva como “el ámbito de estudio de la psicología dedicado a analizar los recursos psicológicos y personales y las fortalezas que pueden a ayudar a las personas y contribuir a mejorar su calidad de vida, su bienestar subjetivo y –en definitiva- su salud”.

Amorós ha ofrecido una Openclass en UNIR titulada ‘Psicología positiva: aplicabilidad en la salud y el bienestar’. Durante la sesión ha explicado sus orígenes, desglosado su significado y también ha expuesto los principales programas que se están llevando a cabo en España.

La psicología positiva también podría definirse como el estudio científico de aquello que hace que nuestra vida valga la pena, pero sin olvidar nuestras adversidades

La psicología positiva también podría definirse como el estudio científico de aquello que hace que nuestra vida valga la pena, pero sin olvidar nuestras adversidades. Variables como el optimismo y la resiliencia (capacidad de un individuo para sobreponerse a circunstancias traumáticas de la vida) cobran suma importancia en los tratamientos.

Mejor calidad de vida

“En la psicología positiva se investiga cómo podemos potenciar estas variables, cómo las podemos evaluar y cómo podemos crear programas para potenciar estos recursos en el día a día, que ayudarán a mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas”, ha afirmado la experta, docente del Grado de Psicología de UNIR.

En el comienzo de su exposición, ha hablado sobre los orígenes de la psicología positiva: “Es reciente, aunque no tanto. Empezó a surgir desde diversas investigaciones, todas con fiabilidad científica, que analizan las fortalezas y el bienestar de las personas”.

Amorós ha destacado estudios previos que sirvieron como génesis de esta rama. Entre otros, ha mencionado el de Marie Johoda sobre salud mental ideal (1958), la Teoría de la Autoeficacia de Bandura (1978), y los diversos programas para ‘aumentar la felicidad’ de Fordyce (1977, 1983 y 1995). No obstante, el origen real de esta área de la psicología acontece a comienzos de este siglo.

“Diversos investigadores, en torno al año 2000, comenzaron a enfocar sus estudios hacia aspectos como las fortalezas y variables positivas de las personas, utilizando un método científico”, ha comentado.

Mihaly Csikszentmihalyi y Martin Seligman comenzaron a investigar los beneficios que tiene el optimismo para la salud y el bienestar

Por su parte, la prestigiosa American Psychologist -publicación de mayor referencia en el ámbito de la investigación de la psicología en EEUU-, editó un monográfico ese año. “Allí cada uno de los artículos nos habla de este ámbito y de los inicios de la psicología positiva”, ha resaltado Amorós.

La experta finalmente se ha detenido en dos de los considerados ‘padres’ de la psicología positiva: Mihaly Csikszentmihalyi y Martin Seligman.

“Ellos empezaron a investigar otros conceptos y otras variables: era importante investigar los beneficios que tiene el optimismo para la salud y el bienestar. Propusieron que se potencien los estudios dirigidos a los aspectos positivos que favorecen el bienestar y la salud de las personas”, ha indicado.

Fortalezas de los alumnos en ‘Aulas Felices’

En España se aplican diversos programas de psicología positiva en numerosos ámbitos, incluido obviamente el de la educación. Uno de ellos es el conocido ‘Aulas Felices’, destinado a alumnos de primaria y secundaria. Consiste en brindar una educación más personalizada y basada en el fomento de las fortalezas personales de cada estudiante.

Otros de los que han sido señalados por la docente de UNIR es ‘Psicoterapia positiva grupal en cáncer’. Esta iniciativa ha sido aplicada por la Unidad de Psico-oncologia del Hospital Duran i Reynals del Institut Catalá d’Oncologia, en Cataluña. Básicamente está orientado a pacientes que padecen cáncer de mama.

“Consiste en una atención psicosocial integral de la superviviente de cáncer. Se ha aplicado psicología positiva a mujeres con esta enfermedad para fortalecer los recursos del espíritu de lucha, entusiasmo, optimismo y sentido de la vida. Todas estas variables pueden ayudar en su recuperación y calidad de vida”, ha dicho.

También destaca el ‘Programa Fortaleza’, destinado a potenciar la resiliencia para pacientes con artritis reumatoide, principalmente en mujeres que padecen enfermedades reumatológicas.

El perdón, la gratitud, el sentido del humor…

Otro de los programas en el que también se potencia y es aplicable la psicología positiva es el programa ‘+Recursos’ (Remor y Amorós, 2013). La iniciativa pone en práctica diversas fortalezas. “Aquí se reforzaron otras variables como la capacidad de perdonar, la gratitud, el sentido del humor”, ha explicado la especialista.

Cada vez más estudios trabajan la psicología positiva en trastornos mentales graves como la esquizofrenia, la psicosis, y la depresión severa.

Finalmente, Amorós ha indicado que existen cada vez más estudios que trabajan la psicología positiva en trastornos mentales graves como la esquizofrenia, la psicosis, y la depresión severa. Por otra parte también aumentan en los casos de psicoterapia online. “Hay cada vez más grupos de investigación que se dedican a adaptar los programas presenciales de psicología positiva a las plataformas”, ha concluido.