Martes, 03 julio 2018

Paola Martínez, psicóloga de ‘All Star’: “Con UNIR juego al voley mientras me aseguro un futuro laboral”

“Hola. Ahora puedo hacer la entrevista. ¡Me has pillado viendo la clase de Psicología de la Personalidad! Pero no pasa nada; la paro y después sigo viéndola”. Es la voz de Paola Martínez, alumna de UNIR, al otro lado del teléfono. Apenas tiene 19 años, pero cualquiera lo diría por su currículum deportivo: juega en la Superliga femenina de voleibol, participó en el último ‘All Star’ y ya ha vestido la camiseta de la selección española.

Es el premio merecido al esfuerzo realizado. Salió de su casa de Gandía a los 12 años para centrarse en su sueño y ya lleva casi una década compaginando el deporte con los estudios. Terminó la ESO, hizo Bachillerato y se animó a estudiar Psicología. La exigencia del deporte de élite no le permite acudir a clase y por eso decidió estudiar online.

Cuéntanos algo sobre tu meteórico ascenso deportivo.

Todavía era una niña cuando me trasladé a vivir ir a una academia de voleibol en Valencia. Los fines de semana jugaba en Benidorm y casi no pasaba por mi casa de Gandia; solo en verano, Navidad y Semana Santa. A los 15 años me fui a jugar a Soria, a la selección nacional de menores. Con 18 debuté en la Superliga con el Haro de La Rioja y el pasado verano fiché por el Cajasol de Sevilla. 

¿Por qué te empeñas en seguir estudiando mientras juegas al voleibol? ¿Nunca has pensado aparcar los libros?

Terminé Bachillerato con 18 años y las 14 compañeras de equipo hacíamos lo mismo. Entrenábamos por la mañana, íbamos a clase por las tardes y estudiábamos de 9 a 12 de la noche. Ese era el horario, aunque muchas veces nos quedábamos hasta más tarde para poder terminar los trabajos y estudiar. El voleibol femenino no da para vivir toda la vida, así que tenemos que esforzarnos pensando en que se acabará. UNIR me permite seguir jugando al voleybol mientras me aseguro un futuro laboral.

Cajasol-Juvasa

¿En qué momento y por qué decides estudiar en UNIR? ¿Cómo la conoces?

Vivía y jugaba en Logroño. Fui a pedir información a la universidad presencial, pero no tenían el Grado en Psicología. Ahora digo que tuve suerte de que no lo ofertaran, porque me hubiera matriculado. Los contratos que firmamos en voleibol femenino son solo de un año y a los pocos meses me tuve que ir a Sevilla a jugar. Hubiera sido más complicado trasladar mi expediente. También miré la UNED, pero no me convencía y UNIR era la mejor opción. Me gustaron las clases, las facilidades para acudir a los exámenes… Estoy muy a gusto.

¿Por qué el Grado en Psicología?

Desde hace años sé que me quiero dedicar a la psicología deportiva para ayudar a los deportistas, para contarles mis experiencias de primera mano. Salir tan joven de casa te hace tener las ideas claras y ser una persona muy madura. Sé muy bien lo que se siente al echar de menos a alguien, acordarse de la familia y el significado de la palabra sacrificio. Creo que un psicólogo deportivo hace falta en el equipo también para fomentar el compañerismo, porque al final todos los deportistas somos competitivos y todos queremos jugar. Es muy difícil compaginar esa competencia con tener amigos en el vestuario.

Quiero ser psicóloga deportiva. Sé muy bien lo que se siente al echar de echar de menos a alguien, acordarse de la familia y el significado de la palabra sacrificio”

¿Qué te aporta la psicología en la pista?

Me ha ayudado mucho, por ejemplo, para entender a los entrenadores que han sido más duros. En cuanto al juego, hay que tener en cuenta que el voleibol es un deporte de equipo que depende de ti y de los compañeros. Mentalmente es muy complicado, porque cuando fallas lo haces para todo el equipo y a los 10 segundos te vuelve el balón. Hay que resetear rápido la mente para no cometer más errores y la psicología me ha facilitado esta tarea.

Instagram-paolamave

¿Cómo es tu experiencia con el tutor de UNIR?

He tenido la suerte de tener como tutora a Nuria Avellaneda. Los exámenes me coincidieron con la Copa de la Reina y ella me ayudó para cuadrar las fechas. Los hice en Logroño y la conocí personalmente. Durante el curso siempre está pendiente del teléfono y del correo. Cuando la conocí le dije que es una persona excelente. ¡Y hasta ahora he aprobado toda las asignaturas!

¿Cuántas horas entrenas a la semana? ¿Cómo te planificas para poder estudiar?

Algunos días entreno 6 o 7 horas; otros hago 3 horas más ejercicios en el gimnasio. Los fines de semana viajamos si jugamos fuera; si es en Sevilla, entrenamos los sábados y jugamos los domingos. Por eso los fines de semana no tengo mucho tiempo para estudiar. Si ganamos, por la euforia que produce. Y si perdemos, porque estoy pensando en los fallos. Suelo aprovechar para estudiar en los ratos que tengo libres durante la semana, sobre todo a mediodía y por las noches.