Viernes, 26 julio 2019

Día Mundial de la Hepatitis: objetivo 2020

Se trata de una de las enfermedades más comunes en el mundo. Según la Alianza Mundial Contra la Hepatitis (WHA), hay 300 millones de personas en el planeta que tienen hepatitis viral sin saberlo.

Y ha sido debido al problema sanitario que representa en la población que, en el año 2010, la 63º Asamblea Mundial de la Salud designó el 28 de julio como Día Mundial Contra la Hepatitis. El objetivo desde entonces ha sido fomentar entre la población el conocimiento de la enfermedad, su prevención, tratamiento y consecuencias.

Día Mundial de la Hepatitis 2019

Este año la OMS ha establecido como lema “Invertir en la eliminación de la hepatitis” a fin de destacar la necesidad de “aumentar la financiación de los servicios de prevención, pruebas, tratamiento y atención de la hepatitis en el contexto de la cobertura sanitaria universal (CSU)”. El propósito va en línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con la salud y la atención primaria.

Y es que, como ha declarado Michael Ninburg, presidente de la WHA en una entrevista, este año es una de las últimas oportunidades para que los países se activen en función de los ODS, ya que en 2021 deberán informar sobre sus progresos en la Asamblea Mundial de la Salud, “muy pocos están en camino de alcanzar los objetivos provisionales, establecidos en una reducción del 30% en la incidencia y una reducción del 10% en la mortalidad”.

La situación comienza por la intervención de los gobiernos en cada país, como explica Pablo Barreiro, profesor de UNIR, la Universidad en Internet, que estos se encarguen de aplicar campañas de vacunación puesto que son tratamientos hospitalarios y, en el caso de la hepatitis B y C, son muy costosos. Pero también son necesarias las campañas de difusión entre la población para que haya una mayor conciencia.

El estado actual de la hepatitis

Por ejemplo, en un estudio realizado en 2017 en nuestro país por la fundación MÁS QUE IDEAS y la Federación Nacional de Enfermos y Transplantados Hepáticos, realizado para medir la percepción social de la hepatitis C, las conclusiones fueron determinantes:

  • – Hay un desconocimiento general acerca de las repercusiones de la hepatitis C.
  • – Hay desconocimiento sobre las vías de transmisión.
  • – Hay falsas creencias y desinformación en relación con las vacunas y tratamientos.
  • – Existe una estigmatización en cuanto a las personas con esta enfermedad.

De la misma manera, la hepatitis B es la infección crónica viral más frecuente en el mundo, por delante del papiloma, la hepatitis C y el VIH, y existe una alerta por su transmisión de forma oculta.

Por estos motivos es muy importante, después de la actuación necesaria de las administraciones públicas de cada país, que la población conozca mejor la enfermedad y sus virus.

Qué es la hepatitis

La hepatitis es una inflamación del hígado. Generalmente es causada por los virus de la hepatitis, aunque también puede deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas o enfermedades autoinmunitarias.

Los virus de la hepatitis se dividen en cinco tipos: A, B, C, D y E. Todos causan enfermedades hepáticas y la afección puede desaparecer espontáneamente o evolucionar hacia padecimientos más graves.

  • Hepatitis A

Se transmite a través de agua o alimentos contaminados con heces de una persona enferma. Raramente es mortal, pero puede producir síntomas graves. “La prevención fundamental es evitar los riesgos (cuidar la higiene personal y alimentaria) y la vacunación, explica Barreiro, en España la vacuna no está incluida en el calendario de vacunas de los niños, y solo se administra en los casos de viajes a países tropicales y/o donde hay menos condiciones higiénicas… Sería interesante que se generalizara la vacuna puesto que los españoles ahora viajan más y llegan más extranjeros al país”.

  • Hepatitis B

Se transmite vía sanguínea, al contacto de otros líquidos corporales de una persona infectada, vía sexual o de madres a hijos en el parto. Los síntomas pueden ser de leves a graves. Existe una vacuna de prevención muy eficaz y en nuestro país sí está incluida en el calendario de los niños desde el año 85, puntualiza el director de UNIR, “quizás hay más riesgo en los nacidos antes de ese año y habría que considerar la vacunación”.

  • Hepatitis C

Se transmite generalmente a través de la sangre, pero también por vía sexual. En los casos más graves deriva en cirrosis y cáncer de hígado, que es la causa principal de muerte por esta enfermedad. En el estudio sobre la percepción social de la hepatitis C, 1 de cada 2 personas desconocía que tener hepatitis A o B no protege ante la posibilidad de tener la C. No existe vacuna, pero se cura con medicación, desde hace unos 5-6 años hay un tratamiento con pastillas que elimina el virus. La Seguridad Social contempla este tratamiento.

  • Hepatitis D

Se transmite a través de sangre infectada. Solo la contraen las personas que ya tienen hepatitis B, y la mejor forma de prevenirla es vacunarse contra la B.

  • Hepatitis E

Se transmite a través de agua y alimentos contaminados, igual que en la A. Es una causa de brotes frecuentes en los países con condiciones higiénicas menos efectivas. Existen vacunas pero no están distribuidas lo suficiente.

Para concluir, es importante aprovechar la celebración de este día a fin de informarnos si no conocemos bien los riesgos de esta enfermedad. El objetivo de la OMS es llegar a la erradicación de la hepatitis, comencemos por nosotros mismos.