Martes, 04 agosto 2020

Cómo ser psicólogo educativo

El psicólogo educativo es una figura clave para la mejora de la calidad de enseñanza de los centros escolares. Es el profesional que se encarga de evaluar las necesidades educativas del alumnado y del centro educativo, el que asesora al equipo docente en nuevas metodologías pedagógicas y contribuye a una buena convivencia por parte de todos los miembros de la comunidad educativa. ¿Cómo ser psicólogo educativo? Desde UNIR analizamos los requisitos para dedicarse al campo de la Psicología Educativa, sus competencias y las salidas.

Requisitos para ser psicólogo educativo (salidas profesionales)

Las competencias generales del psicólogo educativo se adquieren a través del Grado en Psicología. Esta titulación es requisito imprescindible. Entre las materias vinculadas a esta rama estarían: la Psicología del Desarrollo, la Psicología del Aprendizaje Humano, de la Memoria, Percepción y Atención; Neurociencia Cognitiva, Intervención Social y, por supuesto, Psicología de la Educación.

En esta última materia se abordan los fundamentos del aprendizaje instructivo y todas aquellas variables individuales que intervienen en el proceso de aprender: inteligencia, creatividad, motivación, emociones y necesidades educativas especiales. También se tratan las bases para el diseño e implementación programas de intervención psicoeducativa y los recursos y metodologías didácticas.

Para ejercer como psicólogo educativo, además del Grado en Psicología, es necesario completar la formación con un doctorado o curso de postgrado especializado en este campo e impartidos por instituciones oficiales: por ejemplo, un Máster en Psicopedagogía, un Máster en Neuropsicología y Educación o en Educación Especial.

Competencias y funciones del psicólogo educativo

El perfil profesional del psicólogo educativo dentro del contexto escolar corresponde al de orientador educativo. Actualmente, la labor de un orientador educativo no se reduce al asesoramiento de estudiantes para elegir un recorrido curricular u otro: ¿Ciencias o letras? ¿Bachillerato o Formación Profesional?

La escuela moderna exige al orientador o psicólogo educativo trabajar activamente con el equipo docente, y principalmente con los tutores, en la mejora de:

  • – Los procesos de enseñanza y aprendizaje
  • – La comunicación entre alumnos, profesores y familias
  • – Atender a la diversidad
  • – Evitar el fracaso escolar y los conflictos de convivencia
  • – Formación no reglada: igualdad, adicción a Internet, consumo de drogas…

Por lo tanto, las competencias actuales del psicólogo educativo exigen conocimiento profundo en diversas áreas:

  • – La principal: teoría y modelos de aprendizaje y desarrollo cognitivo, así como Psicología Evolutiva.
  • – Atención a la diversidad: detección y evaluación de los diferentes tipos de necesidades educativas especiales que puede presentar el alumnado.
  • – Diseñar e implantar las adaptaciones curriculares para aquellos alumnos que las precisan.
  • – Evaluación e intervención psicopedagógica: diseño de programas de intervención educativa individuales.
  • – Prevención de acoso escolar.
  • – Instrucción a docentes.
  • – Asesoramiento a familias.

¿Dónde puede trabajar un psicólogo educativo?

Principalmente, en centros educativos ordinarios y de Educación Especial privados, concertados y públicos (estos últimos, vía oposición en la categoría de educación). También puede ejercer su labor en centros de atención psicopedagógicos y orientación educativa o como docente o investigador en el ámbito universitario.