Solicita información

Cómo abordar la intervención psicológica en la infancia

La pandemia por COVID-19 “ha alterado y agravado” la salud mental de los menores, según el informe anual ANAR 2020.

¿Cómo debemos abordar la intervención psicológica en niños y adolescentes? La ansiedad, la depresión o la baja autoestima se dispararon respecto al año anterior, y originaron 166.433 peticiones de ayuda de toda España, a este teléfono de la Fundación de Ayuda a Niños y Adolescentes En Riesgo (ANAR).

En esta línea, las unidades pediátricas de hospitales como La Paz en Madrid, Vall d’Hebrón en Barcelona o La Fe en Valencia han visto triplicarse el número de menores ingresados por patología psiquiátricas en los últimos meses. «Se ha producido una ola de salud mental posterior a todas las olas infecciosas de COVID-19″, asegura Gemma Ochando, miembro de Asociación Española de Pediatría (AEP).

En este contexto, la labor del psicólogo infanto-juvenil es clave, como apunta María Teresa Almendro Marín. Especialista en Psicoterapia Integradora y Sistémica, esta psicóloga subraya la importancia de formarse en la atención a este colectivo para mejorar la intervención psicológica en niños y adolescentes, postgrado de la que es docente en UNIR.

intervención psicológica

¿Qué porcentaje aproximado de la población infanto-juvenil tiene problemas psicológicos?

Según la Encuesta Nacional de Salud de España (ENSE), con una muestra representativa no institucionalizada y residente en España, realizada en 2017 por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, el 10,8 % de la población de 15 años o más refiere haber sido diagnosticada de algún problema de salud mental.

Asimismo, en torno a la mitad de ese porcentaje, 5,6%, toman antidepresivos o estimulantes, en esa misma franja de edad. Resulta significativo mencionar que el 5,4% de la población ha acudido a un psicólogo, psiquiatra o psicoterapeuta. Estos datos corresponden al estudio de la salud mental en el periodo de 2016 a 2017 y ya se hablaba de que había empeorado la salud mental en la franja infanto-juvenil con respecto a años anteriores.

Tenemos que remarcar que los estudios que se están llevando a cabo desde que ha sobrevenido la pandemia son mucho peores y más alarmantes

 

Desde mi experiencia clínica y personal, ha habido un aumento exponencial de la demanda, también compartida con otros profesionales con los que trabajamos habitualmente y nos coordinamos, siendo especialmente preocupante la psicopatología emergente en adolescentes o el empeoramiento con respecto a la situación clínica previa a la COVID-19.

¿Cuáles son los trastornos más habituales en esta franja de edad?

Siguiendo con el informe de la mencionada encuesta, se establece que la prevalencia en población infantil, considerando el periodo de 0 a 14 años:

  • Trastornos de la conducta (incluyendo hiperactividad) fue de 1,8%.
  • Depresión y ansiedad: 0,6%.
  • Trastornos del Espectro Autista (3-14 años): 0,6%.

La prevalencia de trastornos psicopatológicos en la etapa infantil es mayor en varones, salvo en trastornos más internalizantes, como la ansiedad y depresión. Este informe señala que la mayor diferencia hallada es en los trastornos de conducta (se incluye en la categoría TDAH), donde frente al 2,8 % de los niños, se diagnosticaría a un 0,7% de las niñas.

 ¿En qué se diferencia intervención psicológica en adolescentes de la que se realiza con adultos?

Es preciso tener en cuenta que la adolescencia es una etapa crucial en el desarrollo y donde el concepto crisis envuelve mucho al sujeto, puesto que supone muchos cambios a nivel corporal, psíquico, social, familiar, etc. Es un periodo donde la identidad se está configurando de forma más clara y supone una gran inestabilidad, por lo que es necesario comprender, escuchar y poder tolerar. Asimismo, el adolescente busca diferenciarse de sus padres y la relación con el adulto se complica por este motivo.

En consecuencia, tener la formación específica en el periodo evolutivo adolescente, entendiendo las diferencias entre lo que es el desarrollo típico y atípico es la base necesaria para poder estar en disposición de entender, escuchar y ayudar a los adolescentes.

¿Qué técnicas existen para abordar esta problemática?

Los adolescentes son especialistas en poner a prueba en muchas ocasiones a los adultos y el psicólogo es probable que sea uno más que tenga que «pasar dicha prueba»

 

Por esto, es fundamental crear y favorecer una buena alianza terapéutica, que está demostrado que es uno de los factores comunes fundamentales para la efectividad de la psicoterapia.

Una vez instaurada dicha alianza terapéutica, las técnicas concretas que se desarrollen van a tener el marco necesario y suficiente para que sean de utilidad en el tratamiento con el adolescente.

intervención psicológica

Desde mi experiencia clínica, técnicas que permitan simbolizar o expresar de una forma creativa sus dificultades y conflictos son muy útiles con adolescentes que pueden estar más bloqueados en lo verbal, como sería por ejemplo la técnica de la caja de arena. En otros casos, donde en la evaluación se ve que la parte cognitiva de distorsiones cognitivas o pensamientos automáticos están en un lugar central, es de gran utilidad trabajar con reestructuración cognitiva, pero siempre adaptándonos a su lenguaje y momento evolutivo.

¿Los psicólogos están preparados para tratar a este tipo de pacientes? ¿Qué características y conocimientos debe tener un psicólogo infanto-juvenil?

Considero que se necesita una formación específica para trabajar con población infanto-juvenil por sus especificidades, como la necesidad de trabajar muchas veces con los padres o adultos tutores; el difícil equilibrio en cuanto a la confidencialidad con el menor, los tutores, otros agentes externos, que no aparece cuando trabajamos con adultos.

Asimismo, si no tenemos muy presente el desarrollo típico y atípico, podemos incurrir en errores importantes en la evaluación y tratamiento, ya que fenómenos que podemos considerar síntomas de un determinado trastorno psicopatológico en la edad adulta, puede tener otro significado en población infanto-juvenil. Por ejemplo, las alucinaciones auditivas en la niñez y adolescencia aparecen enmarcadas en trastornos de ansiedad, mientras que prácticamente no tiene este matiz en población adulta.

¿Por qué consideras necesario formarse con un Máster Universitario en Intervención Psicológica en Niños y Adolescentes?

Para poder profundizar en las características específicas tanto del niño y el adolescente como de la intervención psicológica con esta población. Considero que el psicólogo que quiere dedicarse a trabajar con niños y adolescentes ha de realizar una inmersión en los aspectos evolutivos, clínicos, técnicos y legales idiosincrásico, de modo que pueda sentir que tiene las herramientas y los conocimientos necesarios para hacer frente a esta ardua labor con mayor objetividad, conocimiento y destreza.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    El redactor científico-médico o medical writer

    La crisis del coronavirus ha puesto de relieve la importancia de la colaboración entre investigadores para aunar esfuerzos y conocimientos, así como dar a conocer la actividad científica a la sociedad.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado