Solicita información

Atún fresco, enlatado y hasta crudo: de cualquier forma tiene grandes beneficios para la salud

La ONU conmemora el Día del Atún cada 2 de mayo para resaltar el alto valor nutritivo y económico de las 16 especies de atun exitentes. España es una potencia mundial y  sus aguas se pescan el 70% del atún que se consume en la Unión Europea.  Es fuente de protehínas, Omega 3, vitaminas A y D, yodo y minerales como el fósforo y el potasio.


2 de mayo, Día Mundial del Atún


El atún es uno de los pescados que más se consume a nivel mundial por sus beneficios para la salud y por las múltiples opciones de consumo que ofrece. Lo tomamos fresco, enlatado y hasta crudo, como hacen los amantes del sushi y la cocina japonesa con el atún rojo. Además, es clave para el desarrollo sostenible y la economía de los países; también para España, cuya producción representa el 70% del atún enlatado de la Unión Europea.

Este miércoles 2 de mayo se celebra el Día Mundial del Atún, un pescado que representa el representa el 20% del valor de la pesca marítima. Según diferentes estudios, quien consume las grasas del pescado con frecuencia tiene mayor esperanza de vida. El atún, entre otros, previene enfermedades cardiovasculares y ayuda a controlar los niveles de colesterol, entre sus múltiples beneficios.

Begoña Pérez Llano, Directora Académica del Máster en Nutrición, Obesidad y Técnicas Culinarias de UNIR, asegura que el “atún es fuente de proteínas de origen animal con un alto valor biológico, porque son completas en aminoácidos”. Las proteínas son esenciales para niños en edad de crecimiento como niños y adolescentes y también en mujeres embarazadas. Además, son importantes para los deportistas, ya que construyen y reparan el músculo. Además, tienen otras funciones orgánicas como producir las hormonas.

 Quien consume las grasas del pescado con frecuencia tiene mayor esperanza de vida. El atún previene enfermedades cardiovasculares y ayuda a controlar los niveles de colesterol, entre sus múltiples beneficios

El atún también es fuente de Omega 3, “un ácido graso poliinsaturado que el cuerpo no puede producir por sí mismo. Es importante que lo tomemos del pescado, las nueces o los frutos secos”. Esto reduce el riesgo de enfermedades como el cáncer, patologías cardiovasculares, la artritis o el envejecimiento y favorece sus tratamientos, según un estudio de publicado en la revista del Colegio Americano de Nutrición.

Lata de atún

No hay que olvidar que el atún también «provee al cuerpo de vitaminas liposolubles». Estas son «la vitamina A», que se requiere en procesos como la visión, el desarrollo del sistema inmunitario, la formación y mantenimiento de las células de la piel y de las huesos; ¨y la vitamina D», necesaria para el desarrollo y mantenimiento y los dientes de niños y adultos. En su forma activa, actúa con el calcio para controlar la formación de los huesos.

El atún también es «una fuente de yodo», que ayuda quemar el exceso de grasa que tiene nuestro cuerpo e interviene en procesos neuromusculares. Por último, contiene «fósforo y potasio», minerales que ayudan al correcto funcionamiento de nuestro organismo.

El atún es fuente de proteínas de origen animal, Omega 3, vitaminas A y D, Yodo, fósforo y potasio. Los expertos recomiendan tomar pescado y carne entre tres y cuatro veces a la semana»

Sus beneficios son múltiples y por ello, la doctora Pérez Llano recomienda consumir «entre tres y cuatro veces a la semana proteínas de origen animal” como las que aporta el atún, el pescado, la carne o huevos. Otro aspecto importante es que estos alimentos son fáciles de digerir, por lo que son útiles para personas con problemas digestivos.

¿Hay diferencias entre el atún fresco y el atún enlatado?

Begoña Pérez Llano afirma que la diferencia entre el atún fresco que se vende en la pescadería y el enlatado es que este último “se conserva en aceite y tiene algo más de grasa, aunque también hay al natural y en escabeche”. Para su conservación, “la lata es sometida a un tratamiento térmico que sí puede reducir parte de las vitaminas A y D, aunque no en exceso porque las vitaminas liposolubles aguantan muy bien la temperatura”.

shutterstock_306844715

Además de esto, la profesora señala la importancia de diferenciar “entre el atún claro, el bonito, que son especies distintas, y el atún rojo«, cuyo alto consumo ha llevado a las autoridades a restringir su pesca. Los dos primeros los podemos encontrar en lata y su composición es muy parecida. En el caso del atún rojo, “la composición en la misma, pero tiene la carne más oscura y se suele tomar crudo en vez de cocinado”, como se observa en una de las fotos superiores.

Por último, la doctora recuerda que el atún, como el resto de pescados, se debe conservar frío desde su pesca hasta su consumo, utilizando temperaturas de refrigeración (0 a 4ºC) para evitar intoxicaciones alimentarias debidas a putrefacciones. “Si no se mantiene a una temperatura correcta, algunas sustancias derivadas de los aminoácidos sufren una putrefacción que hacen que se produzca la histamina. Si tomamos en esta sustancia en exceso, sumada a la que produce nuestro cuerpo, podemos llegar a intoxicarnos. Entonces se producen síntomas gastrointestinales y dolores de cabeza entre otros».

  • Máster en Nutrición y Obesidad y Técnicas Culinarias

Docencia 100% online

Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

Clases en directo

Nuestros profesores imparten 1600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

Tutor personal

En UNIR nunca estarás solo. Un tutor personal realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

La recompensa al esfuerzo

Nuestra vida académica y social

Acompañamiento personalizado