Jueves, 19 diciembre 2019

Pablo Tobías, tutor de prácticas en el Máster de guion, publica su novela La Senda Secreta

“La lluvia que acariciaba los aleros del santuario era tan fina que, de no saber que iba a morir, “Hidari” Jingorô la hubiera recibido como una caricia del cielo.”

Con este pasaje se abre La Senda Secreta, la fascinante novela que acaba de publicar en la editorial Quaterni Pablo Tobías, guionista de gran experiencia y tutor de prácticas en el Máster en Guion Online de UNIR.

 

La Senda Secreta cuenta cómo en 1689, el afamado poeta Matsuo Bashô emprende una peregrinación hacia la provincia de Sendai para escribir lo que acabará siendo su obra más célebre, Sendas de Oku.

Lo que nadie sabe es que Bashô es en realidad un melancólico ninja con una dolorosa deuda que saldar con su pasado, y que en torno a ese viaje gira una de las mayores conspiraciones políticas de Japón, cuyas implicaciones entre clanes vengativos y perversos miembros del gobierno Tokugawa harán tambalearse la paz que tanto sacrificio y sangre había costado conseguir.

La historia detrás del libro

Matsuo Bashô, el protagonista de la novela, fue un personaje real y uno de los poetas más importantes de Japón, entre otras cosas porque “inventó” el haiku tal y como lo conocemos ahora, aunque no fue él quien acuñó el término. Además, cuenta la leyenda, y en ella se basa el libro, que también fue un espía al servicio del shogunato Tokugawa.

Matsuo Bashô, el protagonista de la novela, fue un personaje real y uno de los poetas más importantes de Japón.

Partiendo de esta fabulación, La Senda Secreta propone un juego apasionante, ya que reconstruye la realidad y ofrece una teoría plausible de lo que podría haber pasado. El propio Pablo nos ha contado que este ejercicio no solo es interesante desde el punto historiográfico, sino que es apasionante ver cómo muchos acontecimientos históricos reales sustentan de manera casi demasiado perfecta algo que ha llegado a nuestros días como una suerte de leyenda/sospecha. No hay que perder de vista que en universidades de Japón hay investigadores que realmente estudian e indagan en sus trabajos y tesis sobre la posibilidad real del Bashô espía.

Otro atractivo de la novela consiste en adentrarse en el Japón del siglo XVII, una de las épocas más relevantes de la historia de este país ya que arranca con la instauración de la “paz Tokugawa”, que pone fin a varios siglos de guerras civiles y que casi termina con lo que se conoce como período Genroku, en el que, precisamente gracias a la paz y a la aparición de una suerte de “clase media” (los comerciantes), florecen muchas de las artes japonesas que han llegado a nuestros días (haiku, kabuki, ukiyo-e…).

Precisamente el haiku como composición poética es un elemento presente y constante en esta narración, aunque para Pablo supone un arma de doble filo porque el haiku en su esencia huye de lo literario y es, en su concepción más pura, la transmisión sencilla y clara de una emoción ante un acontecimiento mundano.

Sin embargo, a la hora de escribir la novela, afirma que ha sido difícil huir de lo literario y transmitir ese espíritu, así que ha intentado hacer las dos cosas: una escritura literaria estética y casi lírica, que evocara no tanto al haiku sino al regusto que puede dejar un haiku, y luego un enfoque más directo y sencillo a la hora de plantear aquellas emociones o sentimientos que viven los personajes.

El trabajo del autor

Además de esta novela, que recomendamos encarecidamente porque no solo está bellamente escrita sino que atrapa al lector y lo introduce en un universo imposible de abandonar hasta su última página, Pablo también es guionista.

Pablo Tobías empezó a escribir relatos y poemas desde pequeño, por diversión y sin ningún conocimiento ni técnica.

En realidad, empezó a escribir relatos y poemas desde pequeño, por diversión y sin ningún conocimiento ni técnica. Después, con el paso de los años, descubrió que le interesaba contar historias y que se podía vivir de ello. A nivel profesional, entró en la ECAM a estudiar guion y consiguió trabajo en la serie “Amar en Tiempos Revueltos” nada más salir.

Desde hace varios cursos, Pablo también es uno de los tutores de los proyectos de prácticas que el alumnado del Master en Guion Online emprende en el segundo cuatrimestre. Este es un trabajo que a Pablo le apasiona. Según relata, le gusta ver la ilusión y el esfuerzo del alumnado y siempre se genera con ellos una complicidad por estar “metidos” en lo mismo que posibilita mucha comunicación y entendimiento. Pablo intenta ser claro en las explicaciones, pero también tomarse las cosas con humor cuando sea posible, aunque siempre teniendo en mente el objetivo de la clase para que no se pierda la concentración ni la enseñanza que quiere transmitir.