Foro Comunicación y Emprendimiento
Carmelo Encinas, Isabel Aizpún, Luis Miguel Olivas y Jesús Arroyo.

Lunes, 19 noviembre 2018

La "nueva revolución" es el emprendimiento social y necesita comunicadores

El emprendimiento social es una ventana de oportunidad para las jóvenes generaciones. Una nueva revolución, que va a necesitar comunicadores para potenciar su impacto y que sea rentable.

Esta es una de las conclusiones de la mesa redonda, Emprendimiento social y comunicación, del Foro Empresa 4.0 de UNIR, presentada por el periodista Carmelo Encinas.

Participaron como ponentes Jesús N. Arroyo, director de comunicación y marketing de la  Fundación Bancaria “la Caixa” / Obra Social “la Caixa”; Luis Miguel Olivas, director de empleabilidad y emprendimiento de la Fundación Telefónica; e Isabel Aizpún, directora de la agencia Global News Comunicación.

La comunicación transforma

Jesús Arroyo explicó que Fundación Bancaria La Caixa / Obra Social la Caixa, la primera de España, ha destinado en los últimos diez años 5.000 millones de euros a acción social, educativa y cultural. E impulsa anualmente 50.000 iniciativas que llegan a 11 millones de beneficiarios.

Jesús Arroyo, La Caixa
Jesús Arroyo.

Y para realzar esa importante labor es imprescindible la comunicación. “La comunicación transforma -afirma Arroyo-. Porque es “la manera de que la sociedad se entere y así más personas puedan beneficiarse de nuestras iniciativas; y también de que empresas e inversores se sumen a la labor de filantropía”.

No se trata tanto de contar lo que hace la Fundación, como de que “los beneficiarios hablen de lo que hacemos, y cuenten las historias que a ellos les interesan”.

En ese sentido, grandes corporaciones como Fundación la Caixa “nos transformamos en medios, a través del brand journalism (o periodismo de marca)”, y se dirigen a la sociedad con nuevos formatos, canales y formas de consumo -como el smartphone-.

Un ejemplo es el sitio web www.miradasconalma.org, promovido por la Fundación. Aplica novedosas narrativas, y no se limita a explicar los proyectos de la obra social de la Caixa, sino también a generar una comunidad de usuarios en tornos a debates como la solidaridad, el emprendimiento, la educación o la ciencia, en un punto de encuentro de las infinitas realidades sociales, “por eso se define como la red social social.

Se puede descargar aquí la presentación de Jesús Arroyo.

La Fageda: las personas antes que los yogures

El futuro de un mercado laboral en trance de transformación pasa por las competencias digitales y las competencias de emprendimiento, afirma Luis Miguel Olivas, responsable de emprendimiento y empleabilidad de la Fundación Telefónica.

“La nueva revolución es el emprendimiento social” señala Olivas. Pero aún no existe cultura al respecto. Es preciso sensibilizar a la sociedad y alentar a las nuevas generaciones sobre el impacto social y el carácter rentable que puede tener, y la forma de hacerlo es “comunicar”.

¿Cómo? “Movilizando a la gente -explica Olivas-, mediante historias de transformación reales, con formatos innovadores que llegan desde la emoción, y no desde la frialdad de los datos”.

Luis Miguel Olivas
Luis Miguel Olivas.

Una de esas historias es la de La Fageda, empresa de la Garrotxa (Gerona) que fabrica yogures, y que nació con un planteamiento singular. No se puso en marcha para producir cosas y luego contratar a personas, sino al revés. “No estamos aquí para hacer yogures -afirman-, hacemos yogures” para emplear a trabajadores.

En este caso eran pacientes de un psiquiátrico; y el trabajo, una herramienta de recuperación terapéutica. La Fageda rompe el mito de que “un emprendedor social no puede ganar dinero”, como subraya Olivas. La prueba es que ha facturado 14 millones de ingresos, con 280 trabajadores, la mayoría de los cuales con certificados de minusvalías.  

Se puede descargar aquí la presentación de Luis Miguel Olivas.

El cliente puede ser el mejor aliado

Y “cuanto más rentables sean las iniciativas de emprendimiento, más impacto social tendrán” remarca la tercera ponente del Foro, Isabel Aizpún, directora de la agencia Global News Comunicación.

Isabel Aizpún.
Isabel Aizpún.

Las cualidades necesarias para el emprendimiento social son creatividad y capacidad de sellar alianzas, y tener conocimientos de gestión empresarial.

En una estrategia de comunicación es clave ofrecer algo inédito

Y una estrategia de comunicación -cuenta Aizpún desde su experiencia en el sector-, debe empezar por fijar un objetivo claro y ofrecer algo inédito, “ser diferente”, para distinguirse de la competencia.

Y debe incluir una historia de marca, la creación de un personaje, el cuidado de los contenidos y el respeto al cliente.

Este último puede ser un aliado, el mejor aliado, pero también un enemigo -un tuit negativo de un cliente insatisfecho puede destrozar un proyecto-.

El problema del emprendimiento social en España es que no siempre tiene atractivo ante el inversor -a diferencia del mundo anglosajón, con la cultura del donativo o la figura del filántropo-. “En otra culturas es sinónimo de prestigio en el curriculum para quien invierte en emprendimiento, sin desdeñar el componente de riesgo que puede suponer” subraya Jesús Arroyo.

Aquí se puede descargar la presentación de Isabel Aizpún.

El papel de la Universidad

Todos los ponentes coinciden en señalar el papel clave que la universidad debe desempeñar ante el reto de empleabilidad que plantean la transformación digital y el emprendimiento. Es urgente que sepa responder a las demandas de un mercado cambiante: el 80% de las nuevas generaciones trabajarán en profesiones del entorno digital que todavía no existen.

Luis Miguel Olivas pone el ejemplo de las universidades online, mucho más ágiles que las presenciales, y en concreto de UNIR, “al saber detectar una necesidad en el mercado laboral y ser capaz de construir un máster o crear una titulación nueva”.

De la creatividad a la credibilidad

Respecto al perfil idóneo para quien quiera dedicarse a la comunicación del emprendimiento, los ponentes responden lo siguiente.

Isabel Aizpún: Tiene que ser una persona creativa, innovadora, proactiva…

Luis Miguel Olivas: Debe tener aptitudes de comunicación y pasión por lo social. Y por otro lado, pensar de forma disruptiva.

Jesús Arroyo: Debe demostrar sensibilidad, coherencia y capacidad de trabajo. Y credibilidad desde la ejemplaridad.