Viernes, 18 enero 2019

El síndrome del impostor: cuando el guionista cree que es el peor escritor del planeta

El próximo 2 de febrero se celebra en Sevilla la ceremonia de entrega de los premios Goya 2019. Con motivo de ello, la propia Academia, la Fundación SGAE y el sindicato de guionistas ALMA han organizado un encuentro con los guionistas nominados en las categorías de guion original y guion adaptado.

Se trataron muchos temas interesantes, pero Diego San José aportó una reflexión con la que cualquier guionista se puede sentir identificado: que él también ha sufrido el conocido como síndrome del impostor.

Este síndrome no es ninguna enfermedad, es aquello que se siente al pensar que quizá no estés lo suficientemente preparado para afrontar un encargo, que seguramente haya guionistas mucho más preparados e ingeniosos que tú para escribirlo y que, aunque nadie se haya dado cuenta todavía, probablemente seas un fiasco y uno de los peores escritores del planeta. Y si aún no lo saben, seguro que después de leer lo que estás escribiendo, se darán cuenta y no volverán a querer trabajar contigo.

El síndrome del impostor no es una enfermedad. Se siente al pensar que quizá no estés lo suficientemente preparado para afrontar un encargo”

Que esto lo diga Diego, que ha participado en la escritura de algunos de los mayores éxitos del cine español como Ocho apellidos vascos y Ocho apellidos catalanes, que fue uno de los creadores de Vaya Semanita y que ahora está nominado a los Goya junto a Borja Cobeaga por Superlópez, da la medida de la inseguridad que se siente cuando se aborda cualquier proceso creativo. Da igual quien seas o que te identifiquen como uno de los mejores guionistas de comedia del país. Este síndrome nos ataca a todos por igual.

Hay más síndromes

El del impostor no es el único padecimiento al que se enfrenta un guionista mientras trabaja. Además de éste, también son muy conocidos el de la nevera y la procrastinación, aunque uno de los más peligrosos quizá sea el síndrome de la distancia. Este trastorno provoca la incapacidad de apreciar errores obvios en todo aquello que estás escribiendo. Se denomina de la distancia porque mientras más cerca estás de la obra, mientras más inmerso te hallas, menos ves los problemas que tiene tu historia. Es un síndrome que se puede reconocer muy fácil cuando después de un tiempo de barbecho en el cajón, volvemos a leer algo escrito y nos preguntamos: ¿cómo no vi esto?, ¿cómo no me di cuenta de que aquí había errores garrafales?, ¿de verdad lo entregué así?

guion-cine-unir

Como podemos comprobar, el proceso creativo es muy complicado y lo peor de todo es que es largo y sujeto a muchas tormentas. Además, suele ser un trabajo que el guionista emprende en solitario y sin la cooperación de empresas o instituciones.

En este encuentro, una de las cuestiones que los guionistas reclamaron y que más ruido mediático ha hecho, fue la petición del aumento de ayudas para esta fase de escritura. También las empresas productoras deben ser más conscientes de que hay que invertir en la creación, porque sin ella es muy difícil que nazcan buenos proyectos. No todo puede ir a la espalda de los sufridos guionistas que escriben en casa, a veces durante años como contaba Arantxa Etxebarria, y sin saber si algún día cobrarán por ello.

Cómo evitarlos

Aun así, no todo son palos en la rueda mientras se escribe un guion, también existen muchos organismos que ayudan al guionista a salvar todos estos síndromes de los que estamos hablando. Nos referimos a cursos, talleres y encuentros que se convocan con el objetivo de analizar guiones en proceso de desarrollo. Suelen aportar un punto de vista externo que generalmente viene de la mano de tutores experimentados. Son convocatorias no solo para autores noveles, sino destinadas a cualquier autor o autora por consagrado que sea.

Hace unos días ha salido una de las más conocidas, el curso de desarrollo de proyectos cinematográficos de Ibermedia. También hay otras, como las convocatorias de DAMA Ayuda o los Laboratorios de guion de SGAE. Asimismo, es muy conocido el Laboratorio internacional de guion de Colombia que se celebra anualmente en Medellín o Plume & Pellicule, que la organización Dreamago celebra todos los años en Suiza y que también acoge proyectos latinoamericanos.

Creación de guiones audiovisuales

Además de todo esto, no hay que desdeñar la contratación de un analista experto que nos ayude a salvar estos escollos. Este es uno de los servicios que suministra la plataforma Filmarket Hub, en la que los alumnos del Máster de Guion de UNIR disfrutan de un descuento si quieren presentar sus proyectos en su área de mercado.

En definitiva, que si alguna vez vuelves a sentir cualquiera de estos síndromes que hemos señalado cuando escribas un guion, no creas que eres el único: piensa que no estás solo y que además de Diego San José, todos los que alguna vez hemos escrito un guion, también te acompañamos.