Martes, 04 junio 2019

Análisis del votante: por qué el 'storytelling' influyó en ganadores y perdedores del 28-A y el 26-M

España ha atravesado a lo largo del último mes momentos trascendentales en su vida democrática e institucional, debido a las elecciones generales celebradas en abril pasado, y a las europeas, autonómicas y municipales de hace escasos días.

Nueva Revista ha realizado recientemente un foro de reflexión académica sobre ‘Análisis del votante’. El evento, celebrado en UNIR, ha contado con la presencia de Cristóbal Torres, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid y ex presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS);  Fernando Vallespín, catedrático de Ciencia Política de la Autónoma y ex presidente del CIS; y Pedro Arriola, sociólogo y asesor de campañas electorales del Partido Popular hasta 2018.

Cada uno de ellos brindó su visión sobre los resultados de las urnas. Además, los tres abordaron, a través de su dilatada experiencia, diversos puntos de vista en materia de marketing electoral, técnicas y planes estratégicos de comunicación política, entre otros. Todos ellos, pilares fundamentales en los que se sostiene parte del contenido del Máster Universitario en Comunicación y Marketing Político de UNIR.

De izquierda a derecha, Vallespín, Torres y Arriola, en UNIR

En sus exposiciones desgranaron conceptos tan vitales para esta titulación como el storytelling y el relato, y el análisis de los comportamientos electorales.

Fernando Vallespín, por ejemplo, explicó una de las ideas (claves, a su entender) que desencadenaron el resultado de los comicios: “¿Qué fue lo que provocó señales de alarma para que haya aumentado significativamente la participación en las elecciones generales?”, se preguntó. La alta participación, desde su óptica, “benefició más a la izquierda, a los nacionalistas y a los regionalistas”.

“Una mala interpretación de las elecciones andaluzas”

A continuación, abordó de lleno la manera en que unos y otros partidos políticos construyeron su relato y afrontaron el de los adversarios, de cara a ‘seducir’ (o ahuyentar) al elector: “Mi tesis fundamental es que ha surgido un fantasma, un factor tremendamente distorsionante y hasta traumático, que fue la aparición de VOX. Se hizo una interpretación errónea de las elecciones andaluzas como estrategia de los partidos de derecha para afrontar el 28-A”, dijo.

Andalucía creó una falsa imagen de que era posible una derecha polarizada y fragmentada”

“La derecha subestimó la reacción de la izquierda en el caso andaluz, que no se había movilizado. Andalucía creó una falsa imagen de que era posible una derecha polarizada y fragmentada”, señaló.

“Pero hubo un error de interpretación claro: tres no suman. La derecha solo ha conseguido gobernar en España cuando se ha unificado y ha ido hacia el centro. Es lo contrario de lo que ha hecho en las elecciones generales”, manifestó.

“Cada uno de los tres partidos posicionados en el espacio de derecha se equivocó, de diferente manera. Principalmente, el PP, que planteó erróneamente que su adversario era Vox. Su adversario, en realidad, era su propia estrategia de posicionarse más hacia la derecha de su modelo tradicional”, apuntó.

El foro fue organizado por Nueva Revista (fotos: José María Visiers).

Consideró que uno de sus fallos más importantes fue precisamente el discurso, su storytelling de campaña: “En el último capítulo de la serie Juego de Tronos, uno de los protagonistas propone elegir a otro para ocupar el Trono de Hierro porque tiene la mejor historia, el mejor relato. Eso me ha encantado”.

Utilizó este ejemplo para trasladarlo al terreno político: “Quien tiene la mejor historia suele ser quien gana. Ni el PP ni Cs ni Vox supieron enmarcar bien su storytelling, y el PSOE supo enfocarla relativamente bien, porque apareció como la fuerza moderada en estas elecciones”. En este sentido, concluyó que “ha ganado la moderación. A pesar de todo, estamos eligiendo la moderación”.

Incremento de participación

Cristóbal Torres basó su ponencia principalmente en el análisis del votante de las elecciones generales del mes de abril. Comparó las cifras de participación de esa cita electoral con las de junio de 2016. “El incremento de la participación, un 5,9 por ciento, supone 2,8 millones más de votantes en abril de 2019 que en junio de 2016”, afirmó.

También coincidió con Vallespín en este punto: esos votos claramente beneficiaron al PSOE y a las fuerzas nacionalistas. “¿Con qué sentido? ¿Con qué idea? A mi modo de ver con la idea de evitar una posible victoria que podemos llamar “a la andaluza”, reiteró.

El electorado del PSOE se ha mostrado como el electorado más fiel. La subida del PSOE en abril de 2019 proviene sobre todo de lo que pierde Unidas Podemos”

Del preelectoral del CIS de marzo de 2019, dedujo que el electorado del PSOE “se ha mostrado como el electorado más fiel. La subida del PSOE en abril de 2019 proviene sobre todo de lo que pierde Unidas Podemos y de los que sí participaron en las elecciones y antes se habían abstenido”, subrayó.

Respecto a las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, recordó un detalle no menor: la abstención, respecto de las generales del mes anterior, subió en 11 puntos. Sin embargo, tanto el PSOE como el PP consiguieron prácticamente el mismo número de votos en ambas citas electorales.

“Las pérdidas mayores de votos del 26-M fueron en Ciudadanos (perdió un tercio de votantes respecto a abril), de Unidas Podemos (perdió el 40% de los votos que había obtenido semanas atrás, 1.490.000, en concreto). Y Vox, que ha perdido la mitad de sus votos respecto de abril (1.290.000 votos menos, un 48 por ciento)”, detalló.

Esto ha favorecido a los nacionalistas, que han cosechado una cuarta parte más de votos que en abril, aseguró el catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

“Valentía, osadía y atrevimiento”

Pedro Arriola, por su parte, preguntó para iniciar su ponencia: “¿Creen que dividir por dos es mejor que dividir por tres?”, en claras alusiones a los partidos posicionados a la izquierda y derecha del centro político. Y después volvió a interrogar: “¿A quién se le ocurrió la gracieta de la plaza de Colón”?

Quien fue un histórico asesor de campañas electorales del Partido Popular hasta el pasado año, reconoció en Pedro Sánchez (y en su equipo de asesores de campaña electoral) valores que en la política son muy importantes: “Ha demostrado valentía, osadía y atrevimiento. Y ha sabido aguantar en el Gobierno durante nueve meses muy complicados. Cuando nadie creía que iba a poder pasar por el agujero, ha pasado”, indicó.

Reconoció en Iván Redondo, consejero de cabecera del presidente del Gobierno, una enorme destreza en materia de marketing político. En buena medida, Sánchez le debe el triunfo a quien fue decisivo –por ejemplo- en el triunfo de la moción de censura contra Rajoy, según subrayó.

  • Véase también:

Análisis del votante. Cristóbal Torres: “Uno de cada diez votos es nacionalista”

Análisis del votante. Fernando Vallespín: “A pesar de todo estamos eligiendo la moderación” 

Análisis del votante. Pedro Arriola: “Solamente hay ‘el problema’. El de los territorios”