Lunes, 28 octubre 2019

Del sensor ultrasónico al ‘volante invisible’… así transforma la tecnología al sector automotriz

A la hora de observar los increíbles avances tecnológicos en la sociedad, el sector automotriz es uno de los que mejor refleja esa transformación. Hace unos pocos años, los sistemas antibloqueo de frenos, asistentes de arranque en pendiente, el control de crucero o las llaves de apertura remota llegaban a nuestras vidas y nos sorprendían.

Pero hoy hemos entrado en una nueva dimensión. La tecnología, impulsada por disciplinas como el Internet of Things (IoT), el Big Data, la robótica y la inteligencia artificial, por citar algunas, plantea invenciones que nos dejan con la boca abierta.

La importancia de todos estos ámbitos cobra cada vez más protagonismo en el mundo actual. No en vano, las Universidades que estén a la vanguardia del conocimiento se encuentran en una fase continua de adaptación. Sus programas académicos de grados y posgrados se reorientan para formar ingenieros y otros profesionales especializados en nuevas tecnologías. La Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología (ESIT) de UNIR es una muestra fehaciente de esta tendencia. Titulaciones como los Másteres en Logística online, Industria 4.0, Inteligencia Artificial, IoT y Big Data apuntan a ese objetivo.

De aquí en adelante la industria automotriz acelerará el desarrollo de equipamientos tecnológicos que cambiarán nuestra manera de conducir

Ya está ocurriendo… No obstante, de aquí en adelante la industria automotriz acelerará las prestaciones y el desarrollo de equipamientos tecnológicos. Inevitablemente, cambiarán nuestra manera de conducir. A continuación, estas son algunas de las propuestas que más impactan y que -más temprano que tarde- llegarán a todos los conductores:

1-Buscador de sitio para aparcar

El aparcamiento es una de las maniobras que más repetimos como conductores. Volvo ya ha desarrollado un sistema de asistencia que ayuda al conductor a encontrar el ‘sitio perfecto’ para estacionar. Y más aún: encaja nuestro vehículo de manera automática, sin que tengamos que tocar el volante. Este avance ya está incorporado en el nuevo Volvo XC60.

El sistema del XC60 avisa si el hueco de la plaza es el idóneo. En caso positivo, el vehículo aparca de manera automática

A todos nos ha entrado alguna vez la duda de si nuestro coche ‘entrará’ o no en determinado sitio, que nos parece muy justo de espacio. Pus bien, adiós a los temores de ‘arañazos’ o abolladuras al aparcar… y a nuestros ‘cálculos’ aproximados. A través de sensores, el sistema del XC60 avisa si el hueco de la plaza es el idóneo. En caso positivo, el vehículo aparca de manera automática, sin que el conductor toque el volante.

2-Adiós a las llaves: es la hora de las app

Aparcar a distancia, programar la calefacción, arrancar el motor… son funciones que ya pueden realizarse a través de aplicaciones en numerosos modelos de vehículos. Pero llega la era de despedirnos de las históricas y entrañables llaves. Ya hay vehículos que solo utilizan app para controlar todas las funcionalidades del coche. Es el caso del Tesla Model 3, que no tiene ninguna llave.

3-Datos sobre terrenos extremos

BMW ya incluye en su nuevo modelo X7 un interfaz móvil que proporciona información en tiempo real de la superficie que recorre el vehículo. La finalidad es que el conductor conozca en detalle las características de la superficie que está recorriendo. De esta manera, puede evitar riesgos en terrenos extremos.

4-Cámaras en reemplazo de retrovisores

Las cámaras ya son un clásico en los vehículos… Las hay traseras para facilitar el aparcamiento, y también las cámaras de 360º, entre otras. Pero cada vez se expande más la utilización de cámaras en lugar de retrovisores exteriores. Algunos modelos, incluso, las han comenzado a incorporar en los respaldos de los asientos delanteros (o en otros puntos estratégicos) para ver en el espejo retrovisor interno lo que ocurre en la parte de atrás del vehículo.

5-Sensores ultrasónicos

El modelo V60 de Volvo ya posee 12 sensores ultrasónicos. Estos dispositivos registran una visión hasta 160 metros alrededor del vehículo. Ante las situaciones que realmente lo justifiquen, se activarán las funciones automáticas para evitar accidentes.

6-Conducción autónoma para todos

Todas las grandes marcas persiguen un claro objetivo, en la carrera por destacarse como la primera en desarrollar la conducción autónoma. Ford ya ha anunciado que quiere tener terminado dentro dos años los modelos sin volante, acelerador ni freno.

7-Asistencia inteligente personal

En los vehículos eléctricos una de las grandes ‘estrellas’ es la pantalla de control. El Y de Tesla ya incorpora una gran Tablet, con la que se puede controlar todo el sistema del vehículo. Las actualizaciones son periódicas y permiten configurar los límites que se deseen. Como ejemplos, las velocidades máximas, que además pueden manipularse con los móviles a distancia.

8-Información virtual en parabrisas

¿Te habías imaginado alguna vez poder capturar de manera virtual, mientras conduces, información del mundo real? Es decir, ¿señales de tráfico, semáforos, otros vehículos del entorno, peatones, ciclistas y motoristas? La tecnología ya lo permite. Este ha sido uno de los últimos grandes de Nissan. Una vez que el dispositivo capta esos elementos, los plasma -de manera virtual- en los parabrisas, representados por avatares.

9-Volantes ‘invisibles’

Es otra de las grandes invenciones de la inteligencia artificial. Una máquina con IA es capaz de ofrecer funciones más propias de la ciencia ficción. En apenas seis años, según los tiempos estimados, cuando el piloto automático completo empiece a generalizarse en el mercado, el interior de los coches presentará otra novedad: los ‘volantes invisibles’. Volkswagen prepara un volante que se esconde en el salpicadero para otorgar al conductor mayor espacio y libertad para trabajar o relajarse.

10-Coches voladores… no tan lejos

NEC acaba de realizar el primer test de su vehículo volador, que quiere poner en producción para la próxima década. Se trata de un dron cuatrimotor gigante, de 3,9 metros de largo, 3,7 metros de ancho y 1,3 metros de alto. Pesa 150 kilos y es alimentado por batería para hacerlo eléctrico. Ya ha sido probado con éxito en un test de vuelo en el que ha volado de forma controlada a 3 metros del suelo durante un minuto, dentro de una jaula preparada por si sucedía algo durante la prueba. Esto, sin dudas, es la antesala de lo que viene: los coches voladores, en un horizonte no tan lejano, se harán realidad.