Carlos García Miranda y Rafa Linares recogiendo el premio ganador del Pitchbox de Sitges

Viernes, 08 junio 2018

Linares (colaborador del Máster de guion) y García Miranda viajan a Hollywood con su proyecto 'Conexo'

Rafa Linares, colaborador del Máster de guion online de UNIR, tiene un nuevo proyecto entre manos. Hace unos meses hablamos con él debido a su nominación al Goya por Primavera Rosa en México. En esta ocasión, se trata de un proyecto de largometraje cuyo título es Conexo. Rafa es el productor de la futura película y el guionista es Carlos García Miranda.

Ambos han presentado su historia en varias convocatorias de pitching (presentación de un proyecto de cine para conseguir financiación). Una de ellas fue el Sitges Pitchbox que organiza el Film Market Hub, que ganaron y que les dio acceso a presentar su proyecto en el Festival de Guadalajara (México).

Su paso por este festival, no pudo ser más exitoso porque también quedaron ganadores, hecho que les ha proporcionado el pase al pitching que organiza Nalip (Latino Independent Producers) en Los Ángeles. Esta asociación intenta levantar proyectos latinos en Hollywood y los presenta en aquel mercado. Se celebra entre los próximos 20 y 24 de junio.

Hemos charlado con el guionista y creador de la historia, Carlos García Miranda, que nos cuenta cómo se encuentran ante esta gran cita y que comparte con nosotros cómo la están preparando.

En primer lugar, enhorabuena por los éxitos que estáis cosechando con el proyecto de ‘Conexo’.

Estamos muy contentos. Más lejos no podemos llegar con una película que aún no se ha hecho. Aunque tengo que decir que este gran viaje que estamos realizando, es, sobre todo, mérito de Rafa y del resto de productores. Yo nunca hubiera imaginado hacer algo así.

Los guionistas no estamos acostumbrados a acudir a estos eventos, pero con un proyecto entre las manos, se pueden conseguir muchas cosas. He descubierto gracias a este proceso que, mientras más se cuenten los proyectos y más suenen, más puertas se abren.

¿Y en qué consiste ‘Conexo’?

Conexo es una película basada en una novela que escribí hace tres años y que fue publicada por la editorial Destino, (grupo Planeta). Es una novela dentro del género que los norteamericanos llaman Young Adult Fiction: ficción para jóvenes adultos. Es una etiqueta en la que se incluyen ‘Los Juegos del hambre’, por ejemplo.

Cada capítulo de la novela ‘Conexo’ es casi una secuencia y sin darme cuenta, se puede decir que ya tenía una primera versión de escaleta

 

¿Cómo fue el proceso de adaptación de la novela?

Conexo tiene un carácter muy cinematográfico: cada capítulo es casi una secuencia y sin darme cuenta, se puede decir que ya tenía una primera versión de escaleta. La mayor dificultad vino del hecho de que la novela tiene 500 páginas y la película, 100 minutos. Luego ha habido otros problemas como la necesidad de convertir en acciones los momentos reflexivos de los personajes, o el hecho de que el presupuesto en papel es ilimitado y en una película, no.

Los diálogos también funcionan de forma diferente: en el papel no cuentas con la actuación del actor y eso te obliga a ser más explicativo.

Volviendo a los ‘pitching’ ¿cómo los habéis trabajado y preparado?

Un pitch es algo muy corto, unos 10 minutos de media. En ese corto espacio de tiempo, tienes que vender lo mejor que tenga tu historia. Es importante contar quién eres, de qué va tu historia, quiénes son los personajes que la protagonizan, por qué habría que hacer esta historia y, en último lugar, solicitar lo que necesites.

 ¿Te refieres a pedir algo concreto?

Sí, en un pitch se puede ir a buscar desde una coproducción, un director o distribución internacional, por ejemplo. Yo he visto un pitch en el que alguien pedía financiación para algo tan específico como la banda sonora.

Tienes que vender tu historia a los inversores con este mensaje: “no sabes lo que te estás perdiendo si no se hace”.

 

¿Y qué debe tener un pitch para que funcione, para que transmita y venda?

Sobre todo, ilusión y entusiasmo. Tienes que vender tu historia a los inversores con este mensaje: “no sabes lo que te estás perdiendo si no se hace”. En el pitch, comenzamos con el high concept, contamos por dónde se va a mover la trama y quiénes son los protagonistas. También damos mucho valor al gancho que tenga la historia, a aquello más potente que posea.

¿Y qué otros elementos acompañan vuestro pitch?

Mientras hacemos la presentación, nos acompaña un material de diapositivas bastante bueno: poco texto, mucha imagen y mensajes muy cortos. Las diapositivas no pueden tener mucho contenido porque corres el riesgo de que se preocupen más de lo que está escrito, que de escucharte.

Otro elemento fundamental de nuestros pitchings es el tráiler que llevamos y que funciona muy bien porque explica y presenta la historia, pero sobre todo, genera interés. También llevamos un dossier de venta preparado por la productora con muchos materiales. Lo que no llevamos es el guion porque quien tenga interés, ya te lo pedirá.

 

 En el pitch hay que buscar las imágenes más significativas que tenga tu historia y contar esas. El resto sobra.

 

Por último, ¿qué le dirías a los alumnos del Máster? ¿cómo deben afrontar un ‘pitch’?

En primer lugar, deben tener muy clara su historia, de qué va y cuáles son los puntos fuertes. No se pueden empeñar en contarla entera porque la audiencia desconecta enseguida.

También es muy importante generar imágenes en quienes te escuchan. Están vendiendo un producto audiovisual y el discurso que hagan, debe provocar representaciones visuales potentes. Hay que buscar las imágenes más significativas que tenga tu historia y contar esas. El resto sobra.

Y, por último, el entusiasmo del que hablaba al principio: si tú eres el que más ganas tiene de ver tu historia en la pantalla, vas a conseguir contagiarlo y habrás conseguido lo más importante: que se interesen por aquello que tienes que contar.