Jueves, 25 enero 2018

¿Cómo se escribe un buen dosier de ventas para un producto audiovisual? (II) 

El dosier de venta en el terreno audiovisual es una herramienta imprescindible para que un proyecto pueda salir adelante.  En la primera parte de este post analizamos algunos epígrafes necesarios para convencer a inversores, productores o distribuidores. Como ya dijimos, el objetivo de un documento de este tipo es explicar y poner en valor las potencialidades del producto. Si, además, viene acompañado de un diseño gráfico atrayente o una propuesta para el futuro póster, es mucho más factible que la obra atraiga la atención de los posibles compradores

Todo esto lo llevan a cabo los alumnos del Máster de creación de guiones audiovisuales UNIR durante su formación. A continuación seguimos analizando los apartados más importantes que un dosier de ventas audiovisual podría tener:  

MOTIVACIONES DEL AUTOR: el audiovisual puede ser un medio de expresión personal y, a menudo, este es el plus que un proyecto necesita para salir adelante. Puede que el tema que tengamos entre manos sea manido, pero quizá el punto de vista que aportemos sea lo que justifique contar la historia que proponemos. Esta es la clave que a veces impulsa que un proyecto salga adelante. ¿Qué nos mueve para querer contar esta historia?, ¿desde dónde la vamos a narrar? o ¿cuál mi visión del tema? Si un proyecto toca de forma íntima a su autor, seguro que también acaba haciéndolo con el espectador.   

 

REFERENTES NARRATIVOS: otra característica del audiovisual es que, además de un arte, también es un negocio donde se invierten grandes sumas de dinero. El problema radica en que su triunfo o fracaso en taquilla o en audiencias es difícilmente previsible. A veces, la única forma de avalar el posible éxito de una producción es mencionando tendencias de moda y obras anteriores que lo hayan logrado y que puedan tener nexos de unión con la nuestra.   

Mencionar referentes narrativos también puede servir para otra cuestión sumamente importante, como es ayudar a los lectores del dosier a imaginar el proyecto y a entender su tono. Cuando hablábamos del high concept, poníamos como ejemplo Alien. Ridley Scott vendió su película definiéndola como ‘Tiburón en el espacio’. La mención a ‘Tiburón’ no solo es un referente narrativo a nivel de éxito, sino que nos permite saber de forma rápida que la película será de suspense máximo y que hablará de la lucha de la supervivencia de un grupo frente a un monstruo.  

 

REFERENTES ESTILÍSTICOS: este apartado sirve para ayudar a visualizar el proyecto. Estamos hablando de fotografía, de composición de planos o de ritmo de montaje. Y, ¿qué mejor para explicarlo que acudir a producciones previas? Pero cuidado, no nos referimos solo al cine o la televisión. La pintura, la fotografía y las artes en general son fuentes de inspiración muy importantes. Hay dos claros ejemplos: Barry Lyndon de Stanley Kubrik bebe de la pintura de Vermeer; Carol de Todd Haynes retrata los años 50 con Edward Hooper como referente.  

 

VENTAJAS COMPETITIVAS: en los referentes hemos aludido a esas obras que inspiran a las nuestras y que, por lo tanto, se parecen. Pero otro de los trabajos importantes a llevar a cabo en un dosier de venta es diferenciar nuestra producción, asegurar que va a destacar entre otras similares y que tiene los ingredientes va a atraer al público. Estas ventajas competitivas pueden proceder del punto de vista adoptado, de las personas implicadas en el proyecto, de la coyuntura o de cualquier otro factor que hay que poner en valor.  

 

LOCALIZACIONES: una de las herramientas más efectivas para ayudar a la visualización consiste en explicar las localizaciones. Por ejemplo, en qué sets se va a grabar, si van a ser exteriores o interiores, localizaciones reales o decorados. Para ello, son muy útiles las fotografías de esos espacios. Pueden ser imágenes de lugares en los que se pueda grabar o de sitios que nos puedan servir de inspiración para después reproducirlos.  

 

EQUIPO ARTÍSTICO: siguiendo con el objetivo de ayuda a la visualización, una buena idea puede consistir en presentar un casting ideal que pueda servir de referencia. Además, es importante la búsqueda de imágenes de esos actores o actrices en actitudes y caracterización parecida al papel que podrían interpretar. Las instantáneas neutras, como por ejemplo las fotografías de carnet, solo son informativas, pero si añadimos capturas de fotogramas, podremos imaginarnos mejor al actor o la actriz en ese personaje.  

Este apartado también puede servirnos para algo importante: poner en valor personas y/u organizaciones que puedan estar comprometidas en la producción y que supongan un plus. Pueden ser personas del área técnica como la fotografía, el montaje, la música, la realización, la producción, etc.  

 

VIABILIDAD DEL PROYECTO: las cuestiones de producción suelen resultarnos muy ajenas a los guionistas, pero si incluimos un apartado que hable de números podemos marcar la diferencia. Nuestros lectores son, muy a menudo, productores y este es el lenguaje que mejor entienden: ¿cuánto cuesta esta producción?, ¿qué coste y rentabilidad han tenido productos similares? Si añadimos un plan de producción, otro de financiación, distribución o merchandising, estamos avalando que el proyecto audiovisual que presentamos es sensato y razonable y, sobre todo, producible.