Jueves, 08 febrero 2018

Un MBA online de calidad ofrece una experiencia mejorada de la formación presencial

“¿Cuánto tardaré en sacarme el título? ¿Podré interactuar con los compañeros y hacer networking? ¿Cómo se accede a los materiales de estudio?”, preguntan muchos candidatos a matricularse en enseñanza online.

Entre todas las variables que inciden en la elección entre un programa presencial o máster online, la disponibilidad de tiempo es un punto clave.

Luis Sebastián De Frutos, especialista en sistemas contra el blanqueo de dinero que trabaja en Deloitte, y antiguo alumno del MBA online de UNIR, agradece la autodisciplina que le inculcó la metodología del máster: “Es también una escuela de autogestión del tiempo. Aprendes a estructurarte, a marcarte unas pautas y a aprovechar al máximo las horas que tienes disponibles”.

En un MBA online de hoy, se puede seguir la clase de un profesor con la misma nitidez que se escucha a dos metros de distancia en un aula presencial

Para ello le resultó muy útil poder acceder al campus virtual desde cualquier lugar donde se encontrase, incluso en medio de viajes de trabajo o personales: “No tuve ningún problema para ver las clases o ver los materiales. Era imposible que un sistema presencial me diera lo que yo necesitaba”.

Impresionantes avances didácticos del sistema online

Además del tiempo, también preocupa mucho la experiencia de aprendizaje. No pocos alumnos se preguntan si podrán aprovechar de igual modo un MBA estudiando desde casa que otro que te obliga a estar presente.

“Es una duda muy lógica, pero en la mayoría de los casos, está motivada por el desconocimiento de los impresionantes avances de la metodología didáctica de la enseñanza online”, explica Juan Carlos Moya, director del departamento de admisiones del MBA online de UNIR.

los alumnos del Máster online de UNIR se reúnen en grupos vía online. Se ven las caras, se escuchan, discuten, comparten… Desde Madrid, Nueva York, Bogotá, Dubai o desde un hotel de cualquier ciudad del mundo

Apenas hace diez años, la enseñanza online parecía una película de ciencia ficción tal y como la conocemos hoy. O simplemente no existía o no había alcanzado el nivel de sofisticación que conocemos ahora, y que iguala e incluso supera en algunos aspectos a la educación presencial. De ahí proceden sobre todo las reticencias algunas personas -cada vez menos- hacia este tipo de formación.

(Te interesa leer: “El aprendizaje en el MBA online de UNIR es equivalente a los másters más prestigiosos del mundo”)

En un MBA online de hoy, se puede seguir la clase de un profesor con la misma nitidez que se escucha a dos metros de distancia en un aula presencial. “Y si el dispositivo desde donde lo escuchamos -ordenador, tele o móvil- tiene un buen altavoz, se oye incluso mejor que en un presencial”, apunta Moya.

A diferencia de los programas presenciales, en donde se pierde para siempre la clase a la que el alumno no haya podido acudir, los programas online graban las sesiones y las suben a la red para que el alumno pueda verla en el momento que desee y cuantas veces quiera.

Interacción en tiempo real igual, como en un aula

La experiencia de aprendizaje de un MBA se basa, sobre todo, en la discusión de los casos de estudio. En esta metodología didáctica, característica de los MBA más prestigiosos del mundo, la interacción en tiempo real entre alumnos y profesor resulta imprescindible, pues se analizan problemas reales de las empresas. Se debate, se discute, se argumenta, se propone… ¿se puede replicar un método tan vivo en online?

(Te interesa leer: Cómo se estudia el método del caso de forma online en UNIR?

Pablo Cardona, que ha impartido clases con infinidad de casos de estudio en prestigiosas escuelas de negocios presenciales como Wharton o IESE, asegura que “la experiencia de aprendizaje es equivalente a los programas presenciales”. Cardona, actual decano de la Facultad de Economía y Empresa de UNIR, constata que “el intercambio de ideas entre alumnos y profesores a la hora de analizar un caso tan fluido a través de las pantallas como en el aula, incluso mejor en ciertos aspectos, porque se pueden compartir materiales al segundo en el foro de la clase o en el chat del grupo”.

Si en algo ha revolucionado la formación online a los MBA es en que convierte al alumno en dueño de su propio tiempo

Para preparar los casos, los alumnos del Máster online de UNIR se reúnen en grupos vía online. Se ven las caras, se escuchan, discuten, comparten… Desde Madrid, Nueva York, Bogotá, Dubai o desde un hotel de cualquier ciudad del mundo, los alumnos acuerdan una postura común que luego defenderán ante el profesor y frente a toda la clase en las sesiones generales.

Una comunicación fluida

Los profesores del MBA de UNIR cuentan con una dilatada experiencia profesional y constatan a diario la utilidad práctica de la enseñanza online. Incluso el seguimiento de los alumnos resulta más cercana -pese a lo que pueda parecer al tratarse de un tipo de formación a distancia-, pues los canales de comunicación con ellos son muy fluidos.

Se valora especialmente el ahorro de tiempo que para los alumnos supone tener acceso inmediato a los materiales didácticos. Han quedado en el pasado las largas búsquedas en la biblioteca o las colas frente a las fotocopiadoras. Todos los materiales: textos académicos, artículos, resúmenes o presentaciones se encuentran disponibles a golpe de clic.

“Si en algo ha revolucionado la formación online a los MBA es en que convierte al alumno en dueño de su propio tiempo, de su propia formación”, concluye Juan Carlos Moya. “No sólo ahorra tiempo y permite seguir trabajando mientras se estudia. Es que se aprovecha mucho más”.

@martinalgarra