Las manos de Bottura, trabajando en su restaurante.

Martes, 07 agosto 2018

El caso del chef Bottura: cómo mantener la creatividad en tu empresa cuando has triunfado


Dirigir hoy


Polaroid, Airbnb, Spotify, Netflix… Un amplísimo abanico de empresas y compañías globales han alcanzado el éxito con ideas radicales en sus comienzos. Pero lo difícil no es llegar, sino mantenerse… ¿Cómo seguir siendo creativos en un modelo empresarial exitoso, y no  relajarse?

La publicación Harvard Business Review acaba de poner el foco en la historia del chef italiano Massimo Bottura, un auténtico ‘revolucionario’ de la gastronomía de su país. En 1995 decidió romper las reglas del juego en su sector cuando abrió el restaurante Osteria Francescana, en Módena.

Bottura comenzó desde entonces a servir platos italianos radicalmente reinventados, en una cultura donde primaba la tradición. Su osadía fue inmensa. En 2016, dos décadas después de sobrevivir al desconcierto de miles de paladares ‘ortodoxos’ italianos, cuenta con tres estrellas Michelin.

Su establecimiento ya había conseguido el primer puesto en la lista de los 50 mejores restaurantes del mundo. Y ahora acaba alcanzar la cúspide otra vez.

A mayor prestigio alcanzado se necesita de nuevas dosis de creatividad para sostenerse y seguir creciendo.

¿Es hora de dormirse en los laureles cuando el reconocimiento resulta unánime y planetario? No parece una buena idea. Bottura ratifica una premisa que bien puede inspirar a otros hombres de éxito o emprendedores: a mayor prestigio alcanzado se necesita de nuevas dosis de creatividad para sostenerse y seguir creciendo.

La pregunta del millón es cómo. El chef se rebeló contra las antiguas recetas de cocina encadenadas entre generaciones, y se convirtió en una auténtica estrella. Ese éxito podría haber generado complacencia, seguido de fracaso, como suele suceder en miles de empresas de todos los sectores.

En cambio, en Osteria Francescana el éxito sentó las bases para una mayor innovación. Este restaurante (y su líder), tienen dos lecciones principales que mostrar a las organizaciones de todo el mundo que se basan en la innovación y desean mantener su ventaja creativa:

1-No dejar de evolucionar

Las organizaciones innovadoras no se preocupan sólo por cómo mantener una calidad de excelencia sino también por encontrar nuevos caminos de excelencia. En Osteria Francescana, los platos se cocinan a la perfección, pero las recetas nunca se terminan del todo. Bottura espera que sus recetas evolucionen con el tiempo.

2-Premiar la novedad sobre lo previsible

El italiano mantiene a su equipo listo y comprometido al abrir sus mentes a su propio potencial para el pensamiento creativo y la diversión a la hora de elaborar platos. Por ejemplo, a veces pide a sus empleados que creen platos basados en una pieza de música, una pintura o un poema.

“Un día irrumpió en la cocina y dijo: ‘Vale, hoy tenemos un nuevo proyecto: Take a Walk on the Wild Side, de Lou Reed. Todos tienen que preparar un plato inspirados en esa canción’. Y yo exclamé: ‘Oh, por Dios, ¿por dónde empiezo?'”, contó la chef canadiense Jessica Rosval a la columnista Francesca Gino, autora del artículo del Harvard Business Review.

El objetivo del cocinero ‘transgresor’ era conseguir una gran diversidad de platos diferentes, que ‘nacieron’ de un momento de inspiración en el que Bottura había estado escuchando aquella melodía en su coche. Pero la moraleja sirve para todos los segmentos en materia empresarial.

Cuando se experimenta la novedad en el trabajo, aumenta la satisfacción laboral, junto a la creatividad y al rendimiento general.

Cuando se experimenta la novedad en el trabajo, aumenta la satisfacción laboral, junto a la creatividad y al rendimiento. La novedad también conduce a una mayor confianza, según concluye una investigación conducida por los psicólogos de la Universidad de Ashland (EE. UU.) Brent Mattingly, y de la Universidad de Monmouth (EE. UU.), Gary Lewandowski. No en vano, todos estos aspectos integran una parte central de los contenidos a la hora de estudiar posgrados específicos, como el MBA online de UNIR. 

Al desafiar constantemente a su personal y pedirles que examinen platos e ingredientes con una nueva perspectiva, todos los que trabajan en Osteria Francescana innovan y amplían sus habilidades. Su menú siempre está evolucionando al igual que sus talentos. Y ese resulta el mejor cóctel para seguir superando metas.