Select Page

Las tecnologías disruptivas que guiarán la transformación digital en 2020

Por Silvia Leal | Experta en transformación digital y divulgadora científica 22-01-20

La ciberseguridad, la explosión del 5G, la revolución de la movilidad, la medicina personalizada, y la tecnología aplicada en las aulas serán algunas de las grandes protagonistas este año. Aquí te explicamos los motivos por los que marcarán tendencia.

Ya han transcurrido los primeros días de este año, y muchos se preguntarán cómo será 2020, ¿verdad? Pues bien, afortunadamente, no es tan difícil prever qué nos espera, al menos en lo que a tecnologías disruptivas se refiere. Aunque es cierto que vivimos una revolución, esta viene de lejos, con cambios que se están acentuando y que durante los próximos meses cogerán aún más velocidad. Por ello, mostraré a continuación cinco de las tendencias que a mí me parecen más significativas:

La ciberseguridad, verdadera prioridad

Caminamos hacia un futuro en el que cada día estaremos más controlados, pero también protegidos. Sin duda, la ciberseguridad tendrá un rol cada vez más importante para evitar los posibles riesgos derivados de este nuevo entorno en el que, con la tecnología, todo cambia.

La ciberseguridad tendrá un rol cada vez más importante para evitar los posibles riesgos derivados de este nuevo entorno en el que, con la tecnología, todo cambia.

Sin embargo, los riesgos de ciberseguridad suelen ser -en demasiadas ocasiones-infravalorados, lo que ha convertido a la ciberseguridad en una de las principales preocupaciones de muchos países, organizaciones y, por supuesto, para la sociedad en general.  De hecho, la ciberseguridad sigue siendo uno de los grandes temas pendientes para las organizaciones españolas, un problema que no para de crecer. Por lo que, a continuación, recordaré algunas cifras.

En España el 31% de las organizaciones que ya han sufrido un ataque ni siquiera son conscientes de que esto haya sucedido Clic para tuitear

En España el 31% de las organizaciones que ya han sufrido un ataque ni siquiera son conscientes de que esto haya sucedido. Por si fuera poco, tan solo una de cada diez compañías invierte lo suficiente en esta materia.

Por esa razón, en nuestro país el coste anual del cibercrimen alcanzará los 5.400 millones de euros de aquí a 2021. Por ello, estoy segura de que la ciberseguridad seguirá ganando puestos en la lista de prioridades de las empresas. Con cifras así no puede ser de otra forma.

La ansiada explosión del 5G

Es otra de las tecnologías disruptivas para destacar. Llevamos años escuchando hablar del 5G, la quinta generación de tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica. Se trata de una revolución que cada día está más cerca y que comienza a levantar el vuelo. Su despliegue permitirá conexiones incluso mucho más rápidas y una reducción enorme de la latencia, lo que posibilitará, entre otros, el desarrollo de las intervenciones quirúrgicas en remoto o el de avance de los vehículos autónomos.

La tecnología 5G se trata de una revolución que cada día está más cerca y que comienza a levantar el vuelo.

Según la Comisión Europea, estas redes 5G supondrán una inversión de 56.000 millones de euros y la creación de 2,3 millones de empleos. Además, está en juego una riqueza de 141.000 millones de euros para nuestra zona.

Todo ello gracias al esfuerzo de compañías como Huawei, que cuenta con más del 15% de las patentes relacionadas con estas redes, resultantes de una inversión que supera los 2.000 millones de dólares desde 2009 en esta tecnología. De hecho, el año pasado esta compañía superó su propio récord, con 5.405 solicitudes de patentes en un año, lo que ha posicionado a Huawei en el claro liderazgo en este codiciado terreno.

La revolución de la movilidad avanza incesante

Hoy muchos vehículos son capaces de captar cantidades inmensas de datos, así como de procesarlos e informar al conductor sobre lo que está sucediendo, lo que está contribuyendo enormemente a la revolución de la movilidad urbana.

Sin embargo, esta no es nueva y cuenta tras de sí con una importante trayectoria gracias a la llegada de plataformas digitales como Free Now, Uber o Cabify. Estas han sido fundamentales para dar transparencia y voz a un cliente que quiere y puede opinar sobre la calidad del servicio recibido y, además, han permitido reducir el tiempo de espera de estos usuarios hasta un 40%, según el informe Perspectivas del futuro de la movilidad urbana en España, elaborado por Free Now y la firma de consultoría PwC.

El ritmo de cambio de la movilidad se está acelerando con nuevos paradigmas.

No obstante, el ritmo de cambio de la movilidad se está acelerando con nuevos paradigmas como el de la ‘economía colaborativa’. El concepto proviene de la expresión inglesa ‘sharing economy’. Hace referencia a aquellos modelos que promueven el intercambio entre particulares de bienes o servicios bajo un marco que busca proporcionar un beneficio mutuo y ahorro.

Este modelo está revolucionando, entre otros, el transporte de las ciudades puesto que permite gastos compartidos, pero también reducir la congestión y la contaminación. Por todo ello, se espera que el negocio de compartir coche ascienda en 2025 hasta los 218.000 millones de dólares, una cifra que en 2018 se posicionó en los 61.300 millones. En definitiva, otra tendencia que puede traer consigo nuevos modelos de negocios de mucha prosperidad e impacto social.

Hacia la cura de lo incurable

Cada año mueren 9,8 millones de personas en el mundo por cáncer, en gran medida porque no hay dos cánceres iguales, lo que explica por qué un medicamento que funciona muy bien en una persona en otra puede no tener resultados o incluso empeorar el curso de la enfermedad. Por suerte, los avances de la medicina personalizada permitirán conocer el mejor tratamiento para luchar contra una enfermedad sin tener que exponer el cuerpo del paciente.

La medicina personalizada aún está en una fase incipiente, pero ya muestra resultados espectaculares.

Y, aunque desgraciadamente el avance de la medicina personalizada aún está en una fase incipiente, ya muestra resultados espectaculares frente al gran desafío para el día a día de los médicos y de las farmacéuticas: la medicina no es una ciencia exacta. Ahora, gracias a proyectos como Body-on-a-Chip, este problema podría pasar a engrosar las páginas de la historia.

Body-on-a-Chip es una plataforma de cultivo celular fabricada a escala micrométrica capaz de simular (o mimetizar) la complejidad de órganos vivos en su microambiente y fisiología. Este dispositivo permite estudiar en un chip de microfluidos la interacción y conexión entre los distintos órganos de un cuerpo, pudiendo conocer la eficacia de un fármaco con antelación para un paciente en concreto y también definir la mejor dosis. En definitiva, un paso más cerca de la cura de lo que hoy es, para algunos, incurable, personas que sueñan con que algún día llegue un medicamento que funcione con la máxima eficacia y seguridad sobre su cuerpo.

Un paso más cerca de resolver los problemas de las aulas

El sistema educativo necesita transformarse, pero la resistencia al cambio de muchos padres y profesores no lo está poniendo nada fácil. En estos momentos de cambio e incertidumbre algunos no terminan de ver con buenos ojos la introducción de tanta tecnología disruptiva en los colegios. Apuestan por defender a ultranza la educación de toda la vida, entre otros, por problemas como las adiciones a la tecnología. Se aferran a argumentos como estos:

¡Qué sentido tiene tanta tecnología cuando hay un profesor en clase! ¡Para qué enseñar más tecnología en los colegios si son nativos digitales! ¡No les hace falta! ¡Es otra generación…!

Pensamientos así son un error y una barrera enorme para avanzar en el cambio que necesita la educación.

La tecnología no compite con el profesor, sino que le permite aumentar su eficiencia y productividad Clic para tuitear

No es lo mismo saber utilizar con gran agilidad y destreza un dispositivo móvil que ser digital o saber programar. Por esa razón, habrá que establecer medidas correctivas si en su vida personal lo usan en exceso, pero esto no justifica que se les deje de formar en estas competencias y conocimientos que en el futuro determinarán su empleabilidad.

La tecnología no compite con el profesor, sino que le permite aumentar su eficiencia y productividad.

La tecnología no compite con el profesor, sino que le permite aumentar su eficiencia y productividad para que pueda sacar el máximo potencial de cada uno de sus alumnos dedicando a cada estudiante el tiempo que necesita sin tener que restárselo a los compañeros, y se trata de algo tan evidente, cada día en más colegios, que me atrevo a soñar con que esta sea también una de las tendencias del año que acaba de comenzar…

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto