Select Page

La nube: un mercado que crecerá un 21,9% hasta 2020 y moverá 345.000 millones

Por Silvia Leal | Experta en transformación digital y divulgadora científica 17-10-19

El crecimiento y cifras del negocio que el mercado mundial del cloud computing genera son colosales. Microsoft, Amazon y otros gigantes globales están implementando una línea estratégica. En España (y a nivel mundial) la tendencia se expande.

En uno de mis anteriores post de este blog, Cloud computing: por qué la nube ofrece ahorro, flexibilidad y reducir costes a las empresas, me he referido a la importancia que tiene este nuevo modelo en el mundo digital.

Ahora quiero ampliar la idea, para centrarme en el crecimiento y cifras del negocio que el mercado mundial de la nube genera. Además, es interesante observar cómo gigantes globales están implementando esta línea estratégica.

¿Cómo el cloud computing impacta en términos de beneficios cuantitativos y cualitativos en determinadas empresas?

Beneficios cualitativos

Ponerlo en práctica en una empresa de diversa magnitud (ya sea grande o pyme) explica que, aunque no siempre sea fácil calcular el ROI (retorno de la inversión), el business case acabe saliendo. De hecho, el 88% de las compañías no se lanzan sin haberlo calculado antes, puesto que los beneficios cualitativos son tan altos que cuantificar el retorno de forma rigurosa puede llegar a ser una tarea más que complicada.

Todo esto explica que, según las previsiones de la consultora Gartner, estemos frente a un negocio que podría llegar a mover en 2020 385.000 millones de dólares (más de 345.000 millones de euros). El mercado crecerá en España un 21,9% hasta el 2020.

El cloud computing moverá en 2020 385.000 millones de dólares .

Dicho esto, muchos se estarán preguntando: ¿y después qué? ¿será ese su tope? Porque no son muchos los negocios con esas cifras de crecimiento. Por ello, para entender su futuro, nada mejor que explorar cuáles son las últimas decisiones tomadas por los gigantes en este terreno. En particular, centraremos la atención en las decisiones de quienes son sus líderes: Amazon y Microsoft.

Amazon es la empresa más valiosa del planeta, y su CEO Jeff Bezos, una de las personas más ricas. Fundada en 1994, tiene una facturación que ya supera los 200.000 millones de dólares, un negocio que empezó en la venta de libros, hasta que en 1998 decidió diversificarse.

Amazon Web Services: un gigante en la nube

Fue así como en 2002 pasó de vender productos físicos a vender también servicios en la nube con Amazon Web Services, un negocio que le proporciona un margen que puede llegar hasta el 25% y más de 23.000 millones de dólares al año. Para ellos fue una apuesta estratégica y hoy tienen el liderazgo .

Para Microsoft la nube supone el 38% del negocio, habiendo generado durante el último año un total de 9.600 millones de dólares.

El segundo puesto es para Microsoft, para quien la nube supone el 38% del negocio, habiendo generado durante el último año un total de 9.600 millones de dólares en ingresos. Sin embargo, lo más importante de esta apuesta es que con ella han conseguido subirse a la senda del crecimiento en ventas y también del valor bursátil, lo que ha posicionado a la compañía por delante de gigantes como Apple y Google en bolsa.

Por esa razón, decisiones como las de Google no son de extrañar. Acaban de anunciar que dedicarán a la nube más de 13.000 millones, porque ellos también quieren este liderazgo. Millones que se suman a los 9.000 millones que dedicaron el año pasado, porque para ellos la nube también se ha convertido en una obsesión y están apostando por montar la infraestructura necesaria para poder prestar este servicio sin tener que depender de nadie.

Las cifras del negocio que el mercado mundial de la nube genera realmente impacran

Pero que nadie piense que aquí es todo un camino de rosas. El jarro de agua fría llegó en marzo pasado, de la mano de Warren Buffett, famoso inversor y empresario estadounidense, conocido por muchos como el Oráculo de Obama. Tras invertir 21.000 millones en acciones de Oracle declaró que no entiende su modelo de negocio y ha decidido dar marcha atrás.

¿Hacia dónde va el juego?

Y es obvio que entiende la estrategia, pero detrás de sus palabras hay mucho más. Su mensaje real es que no tiene claro que vaya a funcionar y que, por lo tanto, sea el sitio adecuado para su dinero. Todo un jarro de agua fría que llegaba con estas palabras: “Creo que no entiendo hacia donde se dirige la nube. Me impresiona lo que ha hecho Amazon y ahora Microsoft. No sé hacia dónde va ese juego”.

Me gusta pensar que el futuro nos lo tenemos que inventar, por lo que nadie puede saber con toda certeza qué es lo que pasará, y menos tratándose de los gigantes. Eso sí, de lo que no hay ninguna duda es de que este juego se ha puesto francamente interesante y merece la pena seguirle la pista.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto