Select Page

Cómo negociar una buena financiación para estudiar un MBA

Por Carles M. Canals | Management Content Specialist 09-05-2019

¿Quieres estudiar un MBA pero te echa para atrás el dinero? Financiarlo es una opción cada vez más rentable. En este artículo te explicamos qué aspectos debes tener en cuenta para costear los gastos de un MBA.

Financiar un MBA no resulta barato, en términos absolutos. Sin embargo, está comprobado que puede convertirse en una inversión muy rentable en la vida de un profesional. Estudiar un MBA reporta claros beneficios a corto, medio y largo plazo. El 75% de los alumnos del MBA online de UNIR, por ejemplo, mejora su posición y salario a los meses de terminar, según un informe de GAD3.

Un estudio de la consultora de mercados Hamilton Global Intelligence realizado entre 120 centros de EE.UU, Latinoamérica y España pone de manifiesto el impacto de la transformación digital también en el campo de la formación: el 93% de los alumnos que optan por cursar un MBA online encuentran trabajo.

El MBA es una formación rentable porque favorece el desarrollo profesional. Lógicamente, esto se reflejará en un aumento de la retribución económica. Pero además, estudiar un MBA potencia el liderazgo de sus alumnos y mejora sus competencias y conocimientos.

Préstamo para financiar el MBA

Esa expectativa de progreso es el principal activo para solicitar un préstamo para financiar el MBA. Hay que pagar matrícula, desplazamientos, eventuales gastos de vivienda y manutención. Desde este punto de vista, los MBA online resultan menos onerosos.

Pero antes de ir a un banco compensa investigar otras posibilidades. Los padres con suficientes recursos suelen hacerse cargo de esos costes (total o parcialmente). Están convencidos de que destinar dinero a los estudios es la mejor inversión para el futuro de sus hijos.

Los MBA online resultan menos onerosos porque evitan los desplazamientos y los eventuales gastos de vivienda y manutención Clic para tuitear

No todos tienen esta suerte. Hay personas que han conseguido acumular unos ahorros pensando en sus estudios. Pero es frecuente tener que acudir a la financiación externa.

Financiación total o parcial

Algunas compañías posan su mirada en empleados apreciados y con potencial directivo. A ellos les ofrecen financiar parte o todo el coste de la matrícula de un máster compatible con su trabajo, como un MBA online. Suelen exigir al estudiante el compromiso de permanecer en esa empresa varios años.

A cambio,  éstos se beneficiarán de sus nuevos conocimientos y habilidades. Hay compañías con ‘bolsa de estudios’: un dinero (poco) a disposición del empleado que quiere mejorar su formación.

financiacion MBA

Hay escuelas de dirección de empresas que ofrecen ayudas a estudiantes con necesidades específicas: se encuentran en su web. En España hay bastantes entidades que ofrecen becas para estudios de postgrado en otros países, pero poquísimas para seguirlos en el propio país.

Estudiar un MBA no suele ser barato en términos absolutos, pero está demostrado que puede ser una de las inversiones más rentables en la vida de un profesional Clic para tuitear

Bastantes bancos ofrecen préstamos educativos para estudios de postgrado, incluido el MBA. Hay business schools que han firmado un convenio con alguna entidad financiera. Vale la pena disponer de varias alternativas. Visitar la web de distintas entidades financieras proporciona una información inicial valiosa. Sin comprometerse de momento a nada, acudir a una oficina a obtener más datos y aclarar posibles dudas. Los elementos que se deben considerar son:

1. Importe 

A esta cifra se le denomina ‘principal’ del crédito. Si se puede, no solicitar al banco todo el importe del MBA y costes adicionales. El crédito hay que devolverlo independientemente de cuál será la situación económica personal del beneficiario.

2. Tipos de intereses

Es el porcentaje que aplica el banco sobre el ‘principal’ del crédito para obtener un beneficio económico además de recuperar el importe prestado. Hay que distinguir entre el Tipo de Interés Nominal (TIN) y la Tasa Anual Equivalente (TAE).

  • Tipo de Interés Nominal, TIN

Es el tanto por ciento que se pacta como precio a pagar por recibir el ‘principal’. Suele ser el euríbor más un diferencial (el % que marca el banco). El euríbor es una cifra que proporciona el Banco Central Europeo y equivale a lo que le cuesta a un banco obtener dinero si lo pide a otra entidad financiera durante 12 meses.

Ejemplo de TIN variable. En octubre de 2018 el euríbor era negativo: -0,158%; si el banco añade un diferencial de 5%, el TIN es 4,842. Si dentro de dos años el euríbor se situase en +1,78, el TIN sería 6,78%. Es una diferencia importante en la cuota mensual

Es importante averiguar si el TIN que ofrecen es fijo (se mantendrá el mismo porcentaje a lo largo de toda la vigencia del crédito) o variable. Ésta es hoy la práctica habitual: el TIN irá adecuándose a la evolución del euríbor, y por tanto la cuota a pagar por el cliente cambiará en función de lo que oscile este índice cada año.

  • Tasa Anual Equivalente, TAE

La Tasa Anual Equivalente es el TIN más las comisiones como estudio, apertura y cancelación o amortización anticipada (pagar antes del plazo final establecido lo que queda de la deuda) y otros gastos en que incurre el cliente (en algunos casos, notaría, aval). Es variable si lo es el TIN.

La TAE refleja la realidad mejor que el TIN y permite hacer comparaciones homogéneas con las ofertas que hacen distintos bancos

La TAE depende también de otros factores del crédito como duración y frecuencia de los pagos (mensual, semestral…) Esta refleja mejor que el TIN la realidad y permite hacer comparaciones homogéneas con las ofertas que hacen distintos bancos. Sólo es válida la comparación si son idénticos el importe solicitado y el periodo de devolución.

Período de carencia

En los créditos para estudios largos, como el MBA, es frecuente que la entidad financiera conceda un periodo inicial durante el cual el cliente no ha de pagar. Esta ventaja tiene un coste financiero: el banco aplica un recargo. Además, como el préstamo se paga durante menos tiempo, las cuotas mensuales serán más elevadas.

¿A qué más me obligarán?

Hay averiguar si la entidad financiera pedirá al cliente que contrate otros productos, como un seguro, tarjeta de crédito o la compra de acciones de la entidad. Es una práctica habitual tener que abrir una cuenta corriente donde ir ingresando la devolución préstamo (preguntar qué comisiones comportará). Hay que enterarse de si exigen avales o garantías.

Pedir consejo

Una vez en casa, se debe leer con atención la letra pequeña del borrador de contrato de cada entidad. En esta fase de comparación de ofertas para financiar un MBA, a la hora de elegir la que más se adecúa a nuestras circunstancias, es aconsejable pedir asesoramiento a alguna persona de confianza con experiencia, por ejemplo, en obtener un crédito hipotecario.

Después, ir a negociar personalmente con dos o tres bancos. Cara a cara se puede conseguir alguna mejora comentando las ofertas de un competidor. Donde hay más margen de maniobra para financiar un MBA es en las comisiones. Una buena opción es proponer a la entidad bancaria quitarlas o al menos reducirlas.

Potencia tu carrera profesional con una visión estratégica de negocio. ¿Estás preparado? 

 

¿Qué formación necesito para mejorar en mi carrera profesional?

Descúbrelo

Contacta con nosotros

Contacto