Martes, 15 septiembre 2020

La psicología cognitiva: ¿cuál es su implicación en la Psicopedagogía?

La Psicología Cognitiva es la rama que estudia los procesos mentales que intervienen en nuestra capacidad para razonar y pensar, asimilar nuevos conocimientos y resolver problemas. Estos procesos cognitivos son determinantes tanto del aprendizaje informal como del escolar o académico. De ahí que gran parte de las aportaciones de la Psicología a la Psicopedagogía procedan de esta disciplina y de sus investigaciones. ¿Quieres conocer más en profundidad la Psicología Cognitiva y su relación con la Psicopedagogía? En UNIR abordamos sus objetivos y orientación.

Procesos cognitivos vinculados al aprendizaje

Mientras que la Psicología Conductista se ha centrado en el estudio del comportamiento humano y las variables externas que lo determinan, la Psicología Cognitiva ha investigado los mecanismos subyacentes a ese comportamiento: qué procesos y estructuras internas desencadenan la respuesta humana. Por lo tanto, el modelo cognitivo aplicado al ámbito educativo explicaría cuáles son los procesos que intervienen en el aprendizaje de los alumnos y en su ritmo de maduración cognitiva. Estos procesos serían:

La percepción

Es la capacidad que nos permite detectar un estímulo para después analizarlo y atribuirle un significado.

 

 

La atención

Es el mecanismo que pone en alerta a nuestro cerebro, ante la presencia de uno o varios estímulos o tareas que estamos realizando. Además, nos ayuda a seleccionar la información, a concentrarnos y aislar el resto de los estímulos distractores. Aprender a mantener la atención (metaatención) es signo de maduración cognitiva y, además, nos ayuda a regular la conducta. Un ejemplo de la relación entre atención y autocontrol del comportamiento lo tenemos con los alumnos de TDAH: sus conductas disruptivas o los problemas para finalizar una tarea se deben principalmente a su nivel de activación y baja capacidad de mantener la atención.

Memoria

Es la capacidad que nos permite almacenar la información, organizarla y recuperarla. Según su funcionalidad se diferencian varios tipos: la sensorial, a corto y a largo plazo, y la de trabajo. Esta última —memoria de trabajo u operativa– hace referencia a la habilidad para retener en la memoria a corto plazo aquellos ítems de información que necesitamos para la ejecución de la tarea que estamos haciendo en ese momento. También la que permite relacionar conocimientos anteriores con los nuevos aprendidos.

Lenguaje

Además de su función claramente comunicativa, el lenguaje es un gran instrumento de autorregulación cognitiva. Nos ayuda a controlar nuestra atención, a sintetizar la información en nuestra mente y pautar la estrategia a seguir a la hora de resolver una tarea o un problema.

 

 

Razonamiento

El proceso mental superior por el que somos capaces de extraer una hipótesis —prever los acontecimientos y consecuencias— partiendo de una serie de premisas.

Aportaciones de la psicología cognitiva en Psicopedagogía

Una de las teorías cognitivas más influyentes en los últimos años dentro del campo de la Psicopedagogía y de la Educación es la teoría del aprendizaje significativo de Ausubel. Este modelo ha tenido una gran repercusión en el mundo de la enseñanza y la instrucción. En la antigua escuela se potenciaba el aprendizaje receptivo y memorístico. Sin embargo, Ausubel hizo hincapié en la relevancia del aprendizaje significativo: aquel que es capaz de modificar las estructuras mentales del alumno y ayudar a su maduración cognitiva.

Se produce aprendizaje significativo cuando el alumno relaciona e interioriza los conocimientos recién aprendidos con sus conocimientos previos. Para Ausubel la presentación de los contenidos es primordial para que el niño pueda otorgarles significación, sea capaz de asimilarlos. Estos contenidos deben estar organizados y relacionados con los conocimientos previos del alumno. Además, es importante que el educador motive al estudiante para que mantenga una actitud activa en el proceso de aprendizaje, que sea capaz de despertar en él o ella la curiosidad por aprender, las ganas de descubrir y de experimentar.

 

 

De Ausubel también es el concepto de organizadores previos, un recurso pedagógico para que el maestro introduzca un adelanto de los contenidos y conceptos clave para tratar posteriormente el tema que impartirá en las clases. Estos organizadores previos pueden ser expositivos: con el objetivo de que el alumno vaya familiarizándose con la información nueva; y/o comparativos para que relacione el nuevo material con lo que ya sabe sobre el tema.

Un segundo modelo cognitivo del aprendizaje destacable para el ámbito de la instrucción educativa es el basado en los mapas conceptuales de Gowin. Estos mapas son organizadores gráficos de la información que muestran de manera visual los nuevos conceptos a aprender y sus relaciones. Son una herramienta didáctica que permite al alumno estructurar los nuevos contenidos, mejorando así la comprensión y asimilación de estos. Por otro lado, también es una buena estrategia para potenciar la metacognición. Si se le pide al alumno que realice estos esquemas una vez finalizado el tema en el que se ha trabajado en clase, la propia tarea en sí le ayudará a dar significado a lo aprendido y a autoevaluarse.

Como vemos, las investigaciones y teorías dentro del marco de la Psicología Cognitiva han contribuido en diferentes áreas de la Psicopedagogía. En primer lugar, a la conceptualización de los procesos cognitivos que intervienen en el proceso de aprendizaje y a potenciarlos en el trabajo de aula. También a la hora de elaborar pruebas y test para detectar los potenciales y dificultades en el aprendizaje y desarrollo cognitivo de los alumnos, así como para diseñar programas y recursos didácticos enfocados a la mejora de la calidad de las enseñanzas.