Jueves, 27 agosto 2020

El plan de acción tutorial (PAT): ¿en qué consiste y cuál es su importancia?

El tutor no es solo el docente que se encarga de un grupo de alumnos, sino que es una pieza clave en la comunidad escolar, pues se ocupa de orientar y guiar a los estudiantes durante el curso y de ser el eslabón que une el trabajo del centro y las familias. En este post de UNIR abordamos qué es el plan de acción tutorial (PAT), qué partes lo componen y su importancia para los estudiantes.

¿Qué es un plan de acción tutorial?

El plan de acción tutorial es un documento que traza, a medio y largo plazo, el conjunto de acciones que se desarrollarán en el centro educativo con la finalidad de guiar, acompañar y orientar al alumnado. Este documento forma parte del proyecto educativo de centro (PEC), que es la hoja de ruta pedagógica de cada centro educativo y recoge su identidad, objetivos y organización.

La concepción del plan de acción tutorial se apoya en que la educación va más allá de la transmisión de conocimientos a los alumnos. La labor del centro es también ayudar y orientar a sus estudiantes, atender a sus necesidades educativas y personales con el objetivo de ayudarles a alcanzar el éxito académico. Por eso, tal como reconoce la normativa educativa vigente, los centros escolares deberán desarrollar un plan de acción tutorial y ese documento debe ser accesible para los alumnos y sus familias.

 

 

Importancia del plan de acción tutorial

La labor como tutor será guiar al alumnado en el proceso de aprendizaje, tanto académico como profesional, impulsando su capacidad para elegir entre las opciones que mejor se acomoden con sus intereses, capacidades y situación personal. La finalidad de su trabajo es que los alumnos desarrollen las competencias necesarias para tomar decisiones de una forma autónoma.

El PAT no es un documento aislado, realizado de forma independiente por los tutores, sino una planificación desarrollada y alineada con los objetivos y valores del centro educativo en cuya elaboración se implica toda la comunidad educativa. Además, su contenido y objetivos están en estrecha relación con el currículo de cada etapa educativa, para garantizar así que se trata de una herramienta diseñada tanto para apoyar a los alumnos en su aprendizaje como en dificultades concretas que puedan surgir.

Para la elaboración del PAT, el claustro tendrá en cuenta que su labor debe apuntar hacia dos esferas: la orientación educativa y la acción tutorial. En la primera, se espera que el maestro sea capaz de ayudar a sus estudiantes en coordinación con los demás miembros de la comunidad educativa. En la segunda, se abordarán las actividades concretas para potenciar las capacidades de cada alumno.

 

 

El plan de acción tutorial, por tanto, buscará tener impacto a tres niveles:

  • Personal. Contribuir al desarrollo individual y al mejor conocimiento de las propias capacidades, intereses y aptitudes para ser capaz de resolver de forma autónoma los conflictos que surjan en el plano académico y en el personal.
  • – Académico. Apoyo para la mejora del rendimiento escolar.
  •  Profesional. Impulso del desarrollo de capacidades y destrezas que ayuden al estudiante a desarrollarse y formarse para un futuro mercado laboral.

¿Cómo se elabora un plan de acción tutorial?

Para elaborar esta hoja de ruta para la labor del tutor será necesario distinguir tres fases:

Análisis

Como documento que forma parte del PEC, este plan de acción se hace eco de las circunstancias sociales y de las necesidades del alumnado a las que el centro educativo debe dar respuesta. En este caso, se bajará a un nivel más concreto evaluando la situación de los estudiantes a los que va dirigido el plan de forma concreta, con el objetivo de determinar sus necesidades y elegir la respuesta más adecuada.

 

 

Diseño del plan

Una vez definidas las necesidades, los docentes deberán priorizar objetivos y diseñar las acciones que se pondrán en marcha para dar respuesta y alcanzar esas metas, incluidas las acciones de evaluación con las que se controlará la ejecución del plan.

Implementación y evaluación de las acciones

La ejecución de las actividades concretas planificadas y la verificación, a través de instrumentos de control, de que se está logrando el efecto esperado entre el alumnado.

La importancia de un cuerpo docente bien preparado

Contar con docentes altamente capacitados que sepan responder a las necesidades de sus alumnos será clave para lograr no solo los objetivos establecidos en el proyecto educativo de centro, sino también para obtener la satisfacción de cumplir con la labor encomendada de la mejor manera posible. Planificar, impulsar y evaluar las medidas adecuadas para cada comunidad escolar dependerá de la experiencia y de la formación de cada profesional.

Aquellos docentes que quieran dar un paso más en su carrera y prepararse para asumir desafíos encontrarán de gran utilidad programas de postgrado como el Máster universitario en Liderazgo y Dirección de Centros Educativos. Este plan formativo ofrece las herramientas necesarias para dar respuesta a situaciones reales que se dan cada día en los colegios e institutos y a guiar con liderazgo a la comunidad escolar.