Miércoles, 22 enero 2020

Máster después de Pedagogía: la importancia de la especialización

¿Por qué hacer un máster después de Pedagogía? ¿Es tan necesaria la especialización en el ámbito de la Educación? Analizamos las distintas alternativas.

Después de obtener una titulación universitaria, la especialización profesional posterior es sinónimo de oportunidad y garantía; más oportunidades de conseguir un trabajo y la garantía de un buen ejercicio profesional. No es diferente en el ámbito de la Pedagogía. Los centros educativos y de formación exigen en sus filas perfiles profesionales con competencias multidisciplinares. De ahí que muchos alumnos, después de cursar el grado en Pedagogía, decidan completar su currículum con un postgrado de carácter oficial como el máster especializado en Psicopedagogía.

Máster Oficial en Psicopedagogía

Este postgrado es uno de los más completos en formación teórico-práctica para cualquier pedagogo, psicólogo o educador. El psicopedagogo se ha convertido en los últimos años en un perfil profesional muy demandado en centros educativos públicos, concertados y privados. Otro plus a contemplar es la aparición de un nuevo mercado laboral: los centros de atención a discapacitados, centro de mayores, empresas dedicadas a la formación y orientación o servicios comunitarios.

El plan de estudios del máster UNIR ofrece dos itinerarios formativos: uno enfocado al ámbito escolar y otro a la Psicopedagogía Social y Laboral. No obstante, la duración del máster no excede del año académico y su metodología online permite al alumno conciliar sus estudios con su vida laboral y personal.

Competencias del especialista en Psicopedagogía

El psicopedagogo es el experto en los procesos de aprendizaje en un marco formal y las dificultades que presentan algunos individuos durante ese proceso. El máster oficial en Psicopedagogía forma al futuro profesional no solo en estos principios psicológicos del aprendizaje humano y el desarrollo, también le entrena en las herramientas didácticas y las competencias que tendrá que poner en práctica durante su ejercicio laboral. Veamos algunas de ellas: 

  • – Aprender y aplicar con rigurosidad las pruebas de evaluación y de intervención psicoeducativa. A partir del diagnóstico, el futuro psicopedagogo podrá diseñar un plan de tratamiento efectivo que en muchas ocasiones requiere la intervención de un equipo multidisciplinar.
  • – Conocer las bases científicas de la medición, investigación e innovación educativa.
  • – Atender las necesidades educativas especiales de los alumnos, así como conocer el marco normativo para responder a la diversidad existente en las escuelas.
  • – Orientación educativa y asesoramiento a familias en riesgo social.
  • – Intervención psicoeducativa en otros ámbitos: en servicios sanitarios, sociales y comunitarios.
  • – Promoción de la inserción laboral. A través de una evaluación de las competencias personales del demandante, el psicopedagogo podrá orientarle tanto en formación complementaria como con estrategias para acceder a puestos de empleo que encajen con su perfil.
  • – Atención psicopedagógica a la tercera edad. Recordemos que vivimos en una sociedad donde el 19,1% de la población superan los 65 años de edad (según los datos del INE). El sector dedicado a la tercera edad también necesita la intervención de expertos especializados que puedan atender las necesidades socioeducativas de nuestros mayores.

Otras posibilidades para complementar la formación en Psicopedagogía 

Área de educación

Los egresados en Pedagogía también pueden especializarse en otras áreas relacionadas con la Educación, como Lengua de Signos, Educación Inclusiva, Innovación Educativa, Atención Temprana, Educación Especial, Neuropsicología o en Métodos de Enseñanza en Educación Personalizada. Además, hay que tener en cuenta que entre las funciones de un pedagogo está la orientación educativa o familiar, por lo que másteres como Dirección y Liderazgo de centros o en Orientación Educativa Familiar aportan una capacitación para la resolución de conflictos, asesorar a las familias, mejorar el rendimiento escolar, detectar posibles necesidades educativas especiales…

Área social

Lo social es otro ámbito en el que especializarse con postgrados como Intervención Social, Juventud y Sociedad, Igualdad y Violencia de Género… Este tipo de másteres están enfocados a perfiles que quieran trabajar en desarrollo comunitario o con personas en situaciones de vulnerabilidad, desempeñando su labor en ONGs, diferentes asociaciones, servicios sociales…

Área cultural

Las salidas profesionales de los pedagogos también se asocian al área de lo cultural con funciones multidisciplinares como asesores en museos, editoriales o bibliotecas. Por eso, postgrados como el de Dirección y Gestión de Museos, Patrimonio Cultural o Mediación Cultural son posibles opciones en las que matricularse después de finalizar el grado en Pedagogía.