Martes, 18 agosto 2020

Internet en la educación: ¿cómo ha influido en la enseñanza?

Internet ha sido un auténtico terremoto para nuestra forma de vivir. La tecnología ha cambiado la forma en que nos relacionamos, cómo compramos y también cómo estudiamos. Si eres profesor o estás estudiando para serlo y te interesa cómo influencia Internet en la educación y en los procesos de aprendizaje, en este post de UNIR abordamos la relación entre la educación e Internet, su influencia en el aula y sus ventajas e inconvenientes.

El papel de internet en la educación actual

El uso de Internet en la educación permite intercambiar información, reforzar la comunicación, debatir y expandir las fronteras del conocimiento. A través de plataformas que conectan a docentes y alumnos, cualquier persona con una mínima motivación por aprender sobre nuevas materias encontrará una comunidad dispuesta a compartir materiales de aprendizaje, colaborar, analizar y crear debates con los que avanzar hacia nuevos caminos. Internet es el puente capaz de conectar el conocimiento de personas que en la vida “offline” quizá no tendrían la manera de conocerse y establecer esos vínculos educativos.

 

 

Esta potente herramienta tecnológica ayuda a reducir la distancia geográfica y temporal de las personas y ofrece un acceso a oportunidades de aprendizaje de gran relevancia para los estudiantes. Su influencia en los procesos de enseñanza se aprecia en aspectos como la introducción de distintas herramientas tecnológicas en los diversos programas educativos: desde los ordenadores de sobremesa con los que hace algunas décadas se impartían las primeras asignaturas de informática durante la Educación Secundaria, hasta la llegada de las tabletas a las aulas de materias como Tecnología para que los alumnos aprendan los primeros conceptos sobre programación.

Pero la huella de Internet en la educación va más allá de los aparatos electrónicos: el acceso a diversas fuentes de información online ha transformado la forma en que los alumnos disponen de recursos formativos. La información para preparar sus proyectos o exámenes ya no se limita a los materiales que ofrecen los profesores o en las tradicionales enciclopedias, ahora el límite lo pone el tiempo que deseen estar navegando online en busca de respuestas.

 

 

Ventajas e inconvenientes de Internet en la educación

El uso correcto de la tecnología puede ser un motor que impulse el aprendizaje. Esta es la razón por la que poco a poco se han ido introduciendo en los centros educativos distintas herramientas digitales que han brindado a los alumnos y profesores un mayor acceso a la información y que han servido para motivar e incentivar el desarrollo de los estudiantes, tanto en el plano escolar como en el personal.

Los expertos en educación destacan entre las ventajas de aplicar Internet en el aula:

  • – Ayuda a desarrollar la autonomía, la iniciativa, la creatividad y la motivación: Internet ofrece un mayor acceso a la información, tanto complementaria sobre las lecciones que se abordan en clase como enfoques y temas nuevos con los que el alumno puede seguir aprendiendo sobre una materia de forma autónoma.
  • – Favorece la interactividad y la cooperación: fomenta la comunicación entre los miembros de la comunidad escolar y crea entornos de debate que sirven para enriquecer el aprendizaje.
  • – Es una vía para facilitar la enseñanza no presencial, bien porque los alumnos viven lejos de los centros educativos o porque puntualmente no pueden acudir.

A pesar de sus amplias ventajas, Internet también presenta varios inconvenientes para la educación:

  • – Ese mayor acceso a la información puede llevar a los alumnos a fuentes poco fiables o con datos que no se pueden verificar, lo que puede derivar en un aprendizaje erróneo de la materia si no se apoyan en los profesores para verificar los contenidos.
  • – La capacidad de interaccionar con otras personas también puede verse afectado por el uso excesivo de la Red, frenando el desarrollo de las habilidades sociales y provocando el aislamiento de la persona si no se sabe detectar a tiempo y guiarle de forma apropiada en este aspecto.
  • – Brecha digital: una parte significativa de los alumnos aún no pueden acceder a Internet desde su hogar bien porque no cuentan con un dispositivo apropiado o porque no pueden permitirse pagar una conexión, por lo que quedarán desplazados de todas las iniciativas que se desarrollen en este canal si no se ponen soluciones a su alcance.

 

 

Ante estos inconvenientes, los centros educativos que apuestan por la inclusión de la tecnología entre sus herramientas didácticas deben cerciorar que no generan exclusión a una parte de sus estudiantes y que realizan un seguimiento individualizado del aprendizaje para asegurarse de que sacan partido a la tecnología “sin perderse por el camino” y crean desigualdades.

La mejor vía para sacar el mayor partido posible a las herramientas tecnológicas y a Internet en la educación es que los docentes sean profesionales expertos en Tecnología Educativa y Competencias Digitales. La especialización en este campo asegurará la implementación de recursos tecnológicos en el aula acordes al nivel educativo y a las necesidades del grupo escolar, siendo capaces de elegir e integrar los recursos más adecuados para cada materia y garantizar así los objetivos educativos marcados para el curso.