Universidad Internacional de La Rioja

¿Por qué hablamos de educación física y no de gimnasia?

Sirva este post inicial en la comunidad UNIR como un punto de encuentro, reflexión y debate en torno a la actividad física, el deporte y la educación física.

 

La pregunta resume bien el sentir de muchos profesionales formados en la ciencias de la actividad física y el deporte. ¿Por qué siempre hemos escuchado hablar de la asignatura: gimnasia; cuando en realidad la materia se debe denominar: educación física? Años atrás, dentro del sistema educativo español había un espacio reservado para la práctica física, o dicho de otro modo, para la gimnasia “actividad destinada a desarrollar, fortalecer y mantener en buen estado físico el cuerpo por medio de una serie de ejercicios y movimientos reglados” (RAE, 23ª Edición). Es decir, la gimnasia es una asignatura instrumental que pretende incrementar las prestaciones a nivel físico de todo sujeto que la lleve a cabo. La repetición de éstos movimientos gimnásticos traerá beneficios fundamentalmente a nivel físico (capacidades físicas básicas) y mecánico.

 imagen1

Fuente: http://memoriadecadiz.es/2008/06/08/gimnasia-sueca-en-los-salesianos/ (Consulta realizada 25/10/2016)

 

Sin embargo, hoy en día la orientación de la asignatura está lejos de una simple instrumentalización del movimiento. Favorecer el desarrollo integral del alumnado es uno de los principios básicos de los últimos sistemas educativos. Y éste principio básico no se puede lograr únicamente mejorando la eficacia del movimiento, sino que necesitamos integrar los diferentes elementos de la conducta del alumnado, a saber: ámbito cognitivo, afectivo-social y motriz. Desarrollar hábitos saludables, concienciarse de la importancia de la práctica de actividad física como base fundamental para la mejorara de la calidad de vida y la salud, vivenciar las capacidades intrapersonales a través del movimiento (Blakemore y Frith, 2011) y la acción; mejorar el desarrollo cognitivo a través de la resolución de problemas motores o incrementar la competencia emocional a través del juego. Y es que el juego es el arma más poderosa para estimular el aprendizaje, una verdadera combinación de curiosidad y placer que multiplica la motivación y el aprendizaje (Mora, 2013). Todos éstos y algunos más, son postulados de una educación física moderna, atractiva y multidisciplinar. Y es por eso que nuestra asignatura se llama educación física y no gimnasia.

 

Os esperamos en este rincón de encuentro la próxima semana, tratando temas de actualidad e interés; aportando certidumbre a la educación física de hoy.

imagen3

Fuente: http://www.elvalordelaeducacionfisica.com/1301-2 (Consulta realizada 26/10/2016)

 

Referencias bibliográficas:

 

Mora, F. (2013). Neuroeducación: sólo se puede aprender aquello que se ama. Alianza Editorial. Barcelona

Blakemore, S. y Frith, U. (2011). Cómo aprende el cerebro: las claves para la educación. Ed. Ariel. Barcelona.