Solicita información

Sociología criminal: ¿en qué consiste y qué estudia?

La sociología criminal ha ido evolucionando para aportar su explicación y previsión del delito desde diferentes paradigmas. En UNIR analizamos los más destacados y cómo se aplican.

La sociología criminal es la rama de la sociología general que estudia el delito como una conducta desviada, sus causas, formas, desarrollo, efectos y su relación con otros hechos sociales para poder detectar conductas que pueden ser delictivas. Es decir, la sociología criminal analiza el fenómeno de la criminalidad como fenómeno social de forma integral: desde su origen y evolución hasta su impacto y relación con otros fenómenos sociales.

El sociólogo y jurista italiano Enrico Ferri (1856-1929), representante de la escuela positivista del derecho penal, es el padre o fundador de la sociología criminal. Fue quien acuñó la teoría de la defensa social y su postulado es que «el delito surge como resultado de la combinación de factores biológicos, físicos y sociales». Ferri sistematizó y agrupó su trabajo e ideas en su obra Sociología Criminal y en ella aborda su visión de la criminología y del derecho penal tomando como punto de partida un fenómeno apreciado en ese momento: el aumento de la delincuencia.

Ante tal situación, el jurista italiano considera que es necesario estudiar al delincuente desde un punto de vista antropológico y psicológico. La sociología criminal tiene como objetivo estudiar los factores sociales, las interacciones entre las personas y sus dinámicas para comprender su sentido y conexiones con un hecho delictivo.

Sociología criminal

Funciones de la sociología criminal

La sociología criminal persigue una doble función:

  • Ofrecer una teoría capaz de explicar la delincuencia basada en el estudio de los fenómenos criminales y apoyado en los aspectos psicológicos de los casos concretos y su relación con factores criminógenos.
  • Desarrollar una ciencia aplicada capaz de prevenir los delitos, ofrecer medidas apropiadas para atenuar los factores que impulsan a delinquir y reducir en lo posible su impacto negativo.

La criminología social analiza la medida en que los sentimientos, pensamientos y acciones de una persona se ven afectados por los de su grupo de interacción. Estudia cómo afectan esas dinámicas de grupo para comprender los motivos que llevan a una persona hacia la agresividad, la violencia o la inadaptación social. Un ejemplo de sentimientos o pensamientos que deriven en acciones delictivas pueden ser la exclusión social, la situación económica, el abandono, la delincuencia organizada, la situación familiar o las adicciones, entre otras.

Como herramienta en la lucha contra el crimen, la sociología criminal aboga por atacar las causas que favorecen el desarrollo de la criminalidad a través de políticas sociales preventivas. Para Ferri esto son los sustitutivos penales, es decir, medios de prevención social que abarcan medidas políticas, económicas, administrativas, educativas y domésticas y que los gobiernos deben activar para disminuir la tasa de criminalidad.

Sociología criminal

Relevancia de la sociología criminal

Los postulados positivistas en el estudio del delito y el delincuente fueron durante décadas las teorías más relevantes a nivel global. Los autores de esta escuela veían al delincuente como un humano afectado por algún tipo de patología o condicionante que le llevaba a delinquir. Recordemos, por ejemplo, que Cesare Lombroso defendía que el delito es consecuencia de impulsos y que la criminalidad está ligada a causas físicas y biológicas.

Con su teoría, Ferri introdujo el componente sociológico en el estudio de la criminalidad, visualizándolo como un fenómeno complejo tanto en su origen como en su evolución y en cómo impacta en el entorno del delincuente. A mediados de los años 60 del siglo XX, las concepciones positivistas se ven superadas y empieza a reconocerse la influencia de factores sociales junto a las predisposiciones individuales del delito, como planteaba Ferri, dejando de lado que el crimen sea una patología y concibiéndolo como resultado de la estructura social.

El estudio del hecho social del crimen se ha realizado a lo largo de la historia desde varias disciplinas que, con frecuencia, se solapan o contradicen en su búsqueda del esclarecimiento de la criminalidad, la motivación del delincuente y los mecanismos de control social. La sociología criminal ha evolucionado para aportar su explicación y previsión del delito desde diferentes paradigmas, añadiendo conceptos como las características sociodemográficas de las víctimas y victimarios o la necesidad de intervenir en ámbitos como el hogar o la escuela para abordar el origen de la criminalidad.

Sociología criminal

El Grado en Criminología online de UNIR ofrece un plan de estudios que permite comprender de forma global el hecho delictivo a través de cada una de sus piezas: el delito, el delincuente, la víctima y el control social. El programa aborda materias clave para este objetivo como la antropología social, las teorías criminológicas y la sociología criminal, una formación integral que garantiza a sus estudiantes la capacitación necesaria para acceder al mercado laboral en posiciones públicas y privadas.

    Títulos que te pueden interesar

    Noticias relacionadas

    ¿Qué es la fiscalidad internacional?

    El incremento de las transacciones en el ámbito internacional sumado a que surgen nuevas formas de hacer negocios en todo el mundo requiere de una regulación fiscal común.

    Docencia 100% online

    Nuestra metodología te permite estudiar sin desplazarte mediante un modelo de aprendizaje personalizado

    Clases en directo

    Nuestros profesores imparten 1.600 horas de clases online a la semana. Puedes asistir en directo o verlas en otro momento.

    Tutor personal

    En UNIR nunca estarás solo. Un tutor realizará un seguimiento individualizado y te ayudará en todo lo que necesites.

    La recompensa al esfuerzo

    Nuestra vida académica y social

    Acompañamiento personalizado