Miércoles, 04 diciembre 2019

Inspectores de Trabajo: requisitos y proceso de acceso

¿Sabes cuáles son los requisitos para ser inspector de trabajo? En UNIR repasamos qué estudiar y todas las claves para opositar a esta especialidad.

Funciones y competencias de los inspectores de Trabajo

Los inspectores de Trabajo pertenecen al Cuerpo Superior de Inspectores de Trabajo, dependiente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Su principal competencia es vigilar y asesorar a las empresas para que cumplan las leyes laborales y de seguridad en el trabajo, así como garantizar los derechos de los trabajadores. 

–Vigilar y asegurar que se cumplan las normas laborales y de seguridad vigentes y acordes a las características de cada empresa.

Asesorar a las empresas sobre seguridad social, riesgos laborales, higiene en el trabajo, derechos de los trabajadores o relaciones laborales. 

–Realizar informes técnico-laborales si se lo solicitan los órganos judiciales laborales. 

Visitas a empresas: es una de las principales funciones de los inspectores de Trabajo para poder comprobar las condiciones reales en las que se trabaja en una determinada empresa. Estas visitas pueden ser de diferentes formas:

  1-Visitas rutinarias: se realizan sin aviso previo con el fin de verificar si se cumple la normativa correspondiente respecto a las diferentes cuestiones de seguridad laboral. En algunas ocasiones se avisa antes y se da un plazo al empresario para que recabe la información requerida o adopte las medidas correctivas oportunas.

  2-Visitas por requerimiento: cuando se presenta alguna queja el inspector visitará el centro de trabajo para comprobar si realmente hay alguna infracción. Si se detectan anomalías se iniciará el procedimiento sancionador (puede ser leve, grave o muy grave).

  3-Visitas de emergencia: cuando se produce un accidente laboral el inspector de Trabajo debe presentarse lo antes posible para investigar sus causas, posibles responsabilidades y medidas a adoptar para evitar que se repita. 

–En caso de huelgas o conflictos laborales, como la negociación de expedientes de regulación de empleo (ERE), pueden intervenir como servicio de conciliación, arbitraje y mediación. Para ello es imprescindible que las partes afectadas estén de acuerdo. 

Requisitos y procedimiento para ser inspector de Trabajo

Los inspectores de Trabajo pertenecen al grupo A1 de la Administración. El acceso a estos puestos se realiza por dos sistemas: concurso-oposición para plazas reservadas a promoción interna u oposición libre. Entre los requisitos para presentarse figuran:

–Disponer de una titulación universitaria (graduado, licenciado, doctor, ingeniero o arquitecto). 

–Tener la nacionalidad española.

Oposición libre: hay que superar un proceso selectivo con cuatro fases -todas eliminatorias- en un período máximo de nueve meses.

  1- Primer ejercicio: prueba por escrito dividida en dos partes. La primera se centra en un temario sobre Organización de las Administraciones Públicas, Derecho de la Unión Europea y Derecho Administrativo. En la segunda los aspirantes pueden optar entre Prevención de Riesgos Laborales o Derecho Civil, Derecho Mercantil, Derecho Penal, Derecho Tributario y Economía y Contabilidad.

  2- Segundo ejercicio: exposición oral en un máximo de 50 minutos de cuatro temas (dos de Derecho del Trabajo, Relaciones laborales individuales y colectivas y Derecho Sindical y otros dos sobre Seguridad Social).

  3- Tercer ejercicio: prueba por escrito en cuatro horas sobre Prevención de Riesgos Laborales (el programa son 36 temas) e Inspección de Trabajo y Procedimiento (27 temas). 

  4- Cuarto ejercicio: en la primera parte hay que realizar un informe o resolver un supuesto práctico sobre tareas propias de la inspección mientras que en la segunda superar una prueba escrita de idioma. El aspirante puede elegir entre inglés, francés o alemán. 

 

Las personas que superen la fase de oposición son nombrados funcionarios en prácticas. A continuación deben realizar un curso selectivo en la Escuela de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social con una duración máxima de 400 horas distribuidas en cinco meses. Su carácter es eminentemente práctico y, en una primera fase, se abordan cuestiones sobre Economía y Contabilidad, Derecho Sindical, Procedimiento Sancionador, Prevención de Riesgos Laborales…

Los aspirantes que superen esta prueba pasarán a la segunda parte del curso selectivo en la que tendrán que abordar un supuesto práctico. La calificación final se fijará sumando la puntuaciones del curso selectivo y la fase previa de oposición. 

El acceso a la inspección de Trabajo es un proceso duro por el temario y pruebas selectivas que hay que superar. Contar con una titulación de la rama jurídica, como el Grado en Derecho, el Grado en Recursos Humanos y Relaciones Laborales o el máster en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, contribuirá a tener una base y conocimientos para aprobar la oposición más fácilmente