Jueves, 22 noviembre 2018

Prueba de la inexistencia de una plusvalía real y efectiva en la sentencia del Tribunal Supremo

La polémica en relación con el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía) ha girado en torno a la falta de realización del hecho imponible. Es decir, la obtención de un incremento de valor experimentado en los terrenos de naturaleza urbana que hasta ahora se asociaba al mero hecho de la enajenación. 

En el devengo del impuesto, la transmisión, así como el simple paso del tiempo, operaba como causa efecto, lo que no necesariamente se ajusta a la realidad. Ello se ha puesto de manifiesto con la crisis económica y la marcada disminución del valor de los inmuebles. Esto hizo que los órganos judiciales se hayan replanteado la situación anterior. 

Tras las sentencias del Tribunal Constitucional núm. 59/2017, de 11 de mayo, en la que se declaró la inconstitucionalidad de los artículos que regulan la plusvalía (arts 107.1, 107.2.a) y 110.4 TRLHL) y núm. 26/2017, de 16 de febrero, y 37/2017, de 1 de marzo, se han generado pronunciamientos contradictorios en los Tribunales de Justicia. 

La “tesis maximalista”, seguida entre otros, por el TSJ Madrid, entiende que la sentencia del TC expulsa ex origine los preceptos cuestionados del ordenamiento jurídico, impidiendo aplicarlos en ningún supuesto. Según la citada corriente interpretativa, los artículos 107.1, 107.2 a) y 110.4 del TRLHL son radicalmente nulos y han quedado definitivamente expulsados de nuestro ordenamiento jurídico, de manera que ante la inexistencia de norma válida aplicable que permita apreciar si existe o no plusvalía, no cabe aplicar el impuesto ni girar liquidación alguna por este concepto. 

Otros Tribunales, en cambio y hasta que el legislador no regule esta cuestión, aceptaban que fuera el juez ordinario quien valorase, a la vista de las pruebas aportadas, si había existido o no un incremento de valor en los terrenos. Esta tesis entiende que el IIVTNU es inconstitucional solo en aquellos casos de inexistencia de aumento del valor del terreno. Esto es cuando se vende por un precio inferior al de adquisición. 

Sentencia del Tribunal Supremo número 1163/2018

Como ha establecido el Tribunal Supremo los artículos 107.1 y 107.2 a) del TRLHL, adolecen solo de una inconstitucionalidad y nulidad parcial. En este sentido, son constitucionales y resultan, plenamente aplicables, en todos aquellos supuestos en los que no se acredita inexistencia de ganancia o pérdida patrimonial en la transmisión. 

Sin embargo, entiende que “el artículo 110.4 del TRLHL, es inconstitucional y nulo en todo caso (inconstitucionalidad total) porque, como señala la STC 59/2017, ‘impide a los sujetos pasivos que puedan acreditar la existencia de una situación inexpresiva de capacidad económica (SSTC 26/2017, FJ 7, y 37/2017, FJ 5)’” o pérdida patrimonial o inexistencia de un aumento del valor del terreno. 

En relación con la prueba de la inexistencia de una plusvalía real y efectiva obtenida en la transmisión del terrero, considera el TS:

– En primer lugar, que corresponde “al obligado tributario probar la inexistencia de incremento de valor del terreno onerosamente transmitido”;

– En segundo término, que para acreditar que no ha existido la plusvalía gravada por el IIVTNU “podrá el sujeto pasivo ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla” (como es, por ejemplo, la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicas);

– Y, en tercer lugar, que aportada “por el obligado tributario la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones para poder aplicar los preceptos del TRLHL que el fallo de la STC 59/2017 ha dejado en vigor en caso de plusvalía”. 

Como señala el TS, para acreditar que no ha existido la plusvalía gravada por el IIVTNU, el sujeto pasivo podrá: 

(a) ofrecer cualquier principio de prueba, que al menos indiciariamente permita apreciarla , como es la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión que se refleja en las correspondientes escrituras públicasasociado al incremento del valor susceptible de ser gravado por dicho impuesto con el concepto de ganancia patrimonial en IRPF;  

(b) optar por una prueba pericial que confirme tales indicios; o,  

(c) emplear cualquier otro medio probatorio ex artículo 106.1 LGT que ponga de manifiesto el decremento de valor del terreno transmitido y la consiguiente improcedencia de girar liquidación por el IIVTNU.  

Por tanto, aportada, por cualquier medio, por el obligado tributario la prueba de que el terreno no ha aumentado de valor, deberá ser la Administración la que pruebe en contra de dichas pretensiones.