Viernes, 16 noviembre 2018

La íntima conexión del Compliance y el propósito corporativo, un modelo al que toda empresa aspira

Desde que se produjo la reforma del Código Penal operada por la Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio, con la entrada en vigor de la posible imputación de la responsabilidad penal a las personas jurídicas, se ha ido analizando la figura de los llamados programas de Compliance, y las enormes consecuencias prácticas de su correcta implementación en el seno de las empresas.

Una de las consecuencias prácticas que sin duda alguna está adquiriendo cada vez mayor relevancia en el mercado, es la íntima conexión del programa de Compliance con el llamado propósito corporativo, entendido como el modelo de negocio al que toda compañía aspira, y cuyo patrón a seguir, forma parte ya de múltiples Códigos de Conducta, y, por ende, de los programas de Compliance de las grandes compañías.

Las sociedades orientadas a un propósito obtendrán una mayor lealtad de los clientes, una mayor retención del talento y más innovación

El propósito corporativo se ha convertido así en una definición de la ambición a largo plazo de las compañías. De esta forma, las sociedades orientadas a un propósito obtendrán una mayor lealtad de los clientes, una mayor retención del talento, más innovación y un balance final mucho más atractivo para potenciales inversores.

Las compañías con un mayor nivel de crecimiento en los últimos años tienen un denominador común, que se traduce en un propósito corporativo claramente definido por los accionistas, a modo de leitmotiv corporativo.

Apple, una de las máximas referencias

El caso de Apple es uno de los ejemplos más nítidos. Bajo el eslogan “Juntamos a personas increíbles para hacer lo increíble realidad”, la multinacional de la manzana ha conseguido en poco más de una década, crecer de manera vertiginosa hasta convertirse en la primera compañía del mundo, con más de un billón de dólares en su capitalización bursátil.

Dicho crecimiento se debe en gran medida al propósito corporativo perseguido desde su fundación por Steve Jobs, consistente en ofrecer soluciones y servicios basados principalmente en la innovación, tecnología avanzada, y calidad, ofreciendo la mejor experiencia posible en el manejo de los dispositivos móviles e informáticos a través de sus innovadoras soluciones que han venido a revolucionar, sin duda alguna, el mercado de la tecnología.

Dicha visión societaria o propósito corporativo está estrechamente vinculada al modelo de Compliance de la compañía, en el que expresamente se indica: “Y compartimos nuestra visión, procesos y resultados abiertamente, porque creemos que la transparencia nos hace responsables ante nosotros mismos y el mundo, al tiempo que permitimos que otros aprendan y se beneficien de nuestra experiencia”.

Otro caso mundialmente conocido es el de Google: al igual que Apple, el gigante de los buscadores ha mantenido desde sus comienzos una clara visión de lo que ha de ser su modelo de negocio: “ser el más prestigioso motor de búsqueda y el más importante del mundo”.

Así, su Código de Conducta comienza diciendo que “The Google Code of Conduct is one of the ways we put Google’s values into practice” (El Código de conducta de Google es una de las formas en que ponemos en práctica los valores de Google).

Inditex y su ‘revolución’ del mercado

Los mismos conceptos se pueden predicar del caso de Inditex, cuyo propósito corporativo consiste en “ser una empresa líder en la confección, comercialización y distribución de prendas de vestir que puedan llegar a cualquier zona donde exista un nicho de clientes”.

Qué duda cabe que ese ha sido uno de los éxitos de Zara, al revolucionar el mercado de la venta online, haciendo posible la compra de sus productos en cualquier rincón del mundo, a precios claramente competitivos.

Dicho propósito corporativo se encuentra presente en todos los documentos que integran el modelo de Compliance de la sociedad, entre los que cabe destacar su Código de Conducta, que expresamente afirma: “El Código de Conducta y Prácticas Responsables reflejan la cultura empresarial de Inditex y establece los criterios de actuación éticos que deben ser observados por todos los empleados del Grupo Inditex en el desempeño de sus actividades profesionales.”

El diseño y planificación de un buen propósito corporativo puede redundar de manera notable en el crecimiento exponencial de cualquier sociedad.

Los tres casos expuestos constituyen una clara manifestación de cómo el diseño y planificación de un buen propósito corporativo puede redundar de manera notable en el crecimiento exponencial de cualquier sociedad. Para el éxito pretendido, dicho propósito ha de estar presente en todas las áreas de negocio de la compañía y reflejarse tanto en sus Códigos de Conducta como en los programas de Compliance.