Jueves, 24 octubre 2019

Examen acceso abogacía: en qué consiste, qué requisitos son necesarios, convocatorias

¿Sabes en qué consiste el examen de acceso a la Abogacía y cuáles son sus requisitos?  Descubre todos los detalles de la prueba del Ministerio de Justicia.

Un abogado es un profesional independiente que asesora y representa los derechos e intereses de su cliente frente a otras personas, a entidades privadas y a los organismos públicos. Su responsabilidad es definir la estrategia de defensa velando por los intereses de sus representados, facilitando la comprensión de las opciones y resolviendo cualquier duda legal que pueda surgir respecto al proceso.

Además de la licenciatura o grado en Derecho, el futuro abogado deberá realizar un máster oficial que le permitirá presentarse al examen de acceso a la Abogacía. El objetivo de esta prueba de evaluación es comprobar que el alumno dispone de la formación suficiente para el ejercicio de la profesión.

Deber demostrar que conoce las respectivas normas deontológicas y profesionales. Así como acreditar que cuenta con las competencias previstas en los cursos de formación impartidos por Universidades o Escuelas de práctica jurídica acreditadas.

Requisitos necesarios para realizar el examen de acceso a la abogacía

El Ministerio de Justicia es el encargado de convocar cada año al menos una prueba de acceso a la abogacía. De acuerdo con lo previsto legalmente, la convocatoria se realizará a través del BOE, sin límite alguno de plazas y quiénes deseen participar deberán cumplimentar el modelo de solicitud de inscripción dirigido a la Secretaría de Estado de Justicia.

Esta solicitud se puede presentar de forma telemática en la sede electrónica del Ministerio de Justicia o de cercanías o de forma presencial en el Registro General de dicho ministerio.

Los requisitos para realizar el examen de acceso a la abogacía son: 

—Estar en posesión del título de licenciatura o grado en Derecho.

—Haber superado los cursos de postgrado, como el Máster en Abogacía online de UNIR, que forman el conjunto de competencias necesarias para el ejercicio de la profesión de Abogado, y el periodo de prácticas externas tuteladas. Que están acreditados conjuntamente por el Ministerio de Justicia y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, e inscritos en el Registro Administrativo del Ministerio de Justicia.

Ser mayor de edad y no estar inhabilitado para el ejercicio de la profesión de Abogado.

En qué consiste el examen de acceso a la abogacía

El examen de acceso a la abogacía consistirá en una prueba escrita objetiva de contenido teórico-práctico con contestaciones o respuestas múltiples y tendrá una duración de cuatro horas.

El Ministerio de Justicia se encargará de fijar el contenido de cada convocatoria de acuerdo a la normativa vigente y junto a la convocatoria publicará las correspondientes bases para el examen.

 

El examen contiene preguntas sobre materias comunes y sobre una especialidad jurídica a elegir.

 

La finalidad de la prueba es medir los conocimientos teórico-prácticos de los participantes acerca del ejercicio de la profesión de Abogado, así como el conocimiento de las normas deontológicas y profesionales. El día de la prueba los aspirantes serán convocados en llamamiento único y serán excluidos de la prueba los que no comparezcan en la sede asignada.

 

Cada aspirante recibirá un cuaderno de examen que contendrá:

50 preguntas sobre ‘Materias comunes al ejercicio de la profesión de Abogado’.

25 preguntas sobre una especialidad jurídica a elegir entre las cuatro que configuren el apartado de ‘Materias específicas’ en cada convocatoria. En el último examen convocado en 2019 estas materias específicas fueron: civil y mercantil; penal; administrativa y contencioso-administrativa; y laboral.

 

Además, el cuestionario incluirá seis preguntas de reserva para el bloque de ‘Materias comunes’ y dos por cada especialidad que sólo puntuarán si se anula alguna de las cuestiones de ambos bloques.

Cada pregunta irá acompañada de 4 respuestas alternativas, siendo solo una de ellas la correcta. Junto con el cuaderno de examen, los aspirantes recibirán también una hoja de respuestas con las correspondientes instrucciones para su cumplimentación.

Solo se puede contestar un bloque de especialidad. Si el aspirante contesta a más de una o cumplimenta el cuaderno de respuestas de forma incorrecta, quedará eliminado automáticamente de la prueba.

El resultado y calificación del examen de acceso a la abogacía

El examen de acceso a la abogacía consta en total de 75 preguntas válidas. Para su calificación, la respuesta correcta se valorará con 1 punto y la incorrecta descontará 0,33 puntos. Las que queden en blanco no se tendrán en cuenta. La calificación se obtendrá mediante la suma de las puntuaciones de cada bloque.

La nota final de la evaluación será: apto o no apto. Esta calificación se calculará mediante la media ponderada obtenida entre dos valores: el 70% de la calificación obtenida en el examen de acceso a la abogacía y el 30% de la nota lograda en el máster.

No se requiere obtener una nota mínima en la prueba de evaluación para efectuar la media ponderada. Para ser considerado apto, el aspirante debe lograr una nota igual o superior al 50% de la media ponderada de ambas calificaciones en base 10, es decir, 5 puntos.

La calificación de no apto no impedirá la participación en futuras convocatorias.

El Ministerio de Justicia publica en el BOE la convocatoria con una anticipación de tres meses.

Tras superar esta etapa formativa se logrará el Título Profesional de Abogado y se podrá solicitar la inscripción en un Colegio Oficial de Abogados. Este trámite permitirá ejercer la profesión en España y en los países miembro de la Unión Europea.

Convocatorias del examen

En 2011 entró en vigor el Reglamento que desarrolla la Ley 34/2006 sobre el procedimiento de acreditación profesional. La primera convocatoria del examen de acceso a la abogacía se realizó en 2015 y, desde entonces, el Ministerio de Justicia ha convocado ocho exámenes, el último para el segundo semestre de 2019.

Aunque no hay un número concreto de convocatorias cada año, desde 2016 se han realizado dos anuales. El Ministerio de Justicia publica en el BOE la correspondiente convocatoria con una anticipación de tres meses.

Según los últimos datos disponibles, en 2018 se presentaron más de 7.200 aspirantes y la tasa de aprobados fue de un 76%. No obstante, un 97% de los aspirantes resultó apto para ejercer como abogado.