Lunes, 21 octubre 2019

Diferencias entre ser abogado y procurador: salidas y recomendaciones

En un proceso judicial son imprescindibles varios profesionales del Derecho entre los que se encuentran abogados y procuradores, dos perfiles con competencias y funciones diferentes e incompatibles entre sí pero que no siempre se saben distinguir. Repasamos las diferencias entre abogado y procurador.

Funciones de los abogados

Los abogados son profesionales del Derecho encargados de la defensa de personas físicas o jurídicas para preservar sus derechos/intereses frente a otras personas, entidades públicas o privadas. Son los responsables de definir la estrategia de defensa teniendo en cuenta los intereses de sus representados, asesorándolos sobre posibles opciones y resolviendo las cuestiones de tipo legal.

Las funciones de los abogados van más allá del ámbito judicial; se trata de un profesional polivalente que también interviene en:

–Asesoramiento en operaciones inmobiliarias, compraventa de viviendas, alquiler de locales o fincas…

–Redacción de contratos privados o públicos de índole muy diversa: obras, trabajo, compraventas…

–Elaboración de recursos en procedimientos administrativos como expropiaciones forzosas.

–Negociación de derechos laborales, incapacidades, jubilaciones…

–Redacción de testamentos, particiones hereditarias y procesos judiciales de ámbito hereditario. 

–Ámbito empresarial: registro de empresas, cierres por quiebra, problemas legales entre sociedades, reorganización de accionistas…  

–En caso de accidentes, reclamación a las compañías de seguros las indemnizaciones correspondientes. 

–Gestión de derechos de propiedad industrial e intelectual. 

Para poder ejercer como abogado es necesario contar con una licenciatura o grado en Derecho y realizar un postgrado o máster en alguna especialidad (laboral, fiscal, administrativo…). En caso de contar con un grado universitario los estudios hay que completarlos con un máster oficial de acceso a la Abogacía y superar un examen de acceso del Ministerio de Justicia. En todos los casos hay que inscribirse en un Colegio Oficial de Abogados. 

Funciones de los procuradores

Los procuradores son licenciados en Derecho especializados en el procedimiento procesal cuyo papel está relacionado con la gestión para agilizar los procesos judiciales. Por eso es el encargado de recibir las comunicaciones del Juzgado para entregárselas a los abogados y viceversa.

La función principal de los procuradores es representar a las personas físicas o jurídicas que acudan a los Tribunales; hacer de puente entre la ciudadanía y el sistema judicial.

La función principal de los procuradores es representar a las personas físicas o jurídicas que acudan a los Tribunales; hacer de puente entre la ciudadanía y el sistema judicial. Su firma en los escritos que presente en dependencias judiciales equivale a la rúbrica de la parte que lo designe. Para ello la persona a la que representa debe otorgarle un poder de representación ante un notario o un secretario judicial, lo que se denomina apud acta. 

A diferencia de los abogados, los procuradores no pueden cobrar lo que quieran ya que sus honorarios están regulados por el Real Decreto 1373/2003 de 7 de noviembre que establece las retribuciones máximas y mínimas. Estos aranceles permiten un margen del 12% sobre lo estipulado por cada servicio. 

Diferencias entre abogados y procuradores

En términos generales y de forma muy esquemática, la principal diferencia entre abogados y procuradores estaría en que los primeros asesoran y defienden al cliente mientras que los segundos los representan. Son dos profesiones incompatibles cuyas funciones no se pueden intercambiar (un abogado no puede sustituir a un procurador ni viceversa). 

–Defensa. El abogado se encarga de la defensa de los clientes, un cometido que nunca puede asumir el procurador. 

–Interrogatorio. Las preguntas a los testigos y a los implicados en un proceso judicial las realiza siempre un letrado, así como las conclusiones finales. 

–Asesoramiento. También recae sobre los abogados. De este modo serán los encargados de conocer los pormenores de cada caso asesorando a la parte sobre aspectos legales y jurídicos, enfocando la estrategia de defensa y velando por los intereses de sus representados.

La representación es la principal función de los procuradores.

–Representación. Es la principal función de los procuradores. Como experto en Derecho Procesal representa legalmente a los ciudadanos en los procesos judiciales tras otorgarle un poder de representación.

–Notificaciones del juzgado y documentación. Se encarga siempre el procurador ya que es el responsable de gestionar la documentación, tramitar oficios y exhortos. Es la vía de comunicación entre el Juzgado y el abogado para agilizar los trámites y el procedimiento judicial. Esto incluye la presentación de los escritos que redacten los abogados ante los órganos judiciales pertinentes. 

–Plazos. La gestión de los plazos y control de vencimientos recae sobre los procuradores, que deberán velar sobre el cumplimiento de los mismos e informar de ellos a los letrados. En caso de errores lo comunicará a los abogados, el juzgado o el cliente para ser subsanados. 

Si ya has terminado Derecho y quieres ejercer como abogado recuerda que la especialización es clave, así como tener claras las diferencias entre las diferentes salidas profesionales: abogado, procurador, notario, juez o incluso registrador.